Cómo reducir las proteínas en la orina de forma natural

Las proteínas son un nutriente esencial para regular la función celular, construir tejidos y ayudar a la sangre a transportar el oxígeno por todo el cuerpo. Sin embargo, es posible consumir demasiadas proteínas, lo que puede sobrecargar el hígado y los riñones y causar otros efectos secundarios menores, como mal aliento y pérdida de apetito.No consumir suficientes proteínas puede provocar fatiga, niebla cerebral, hambre y una recuperación más lenta de enfermedades y lesiones. También puede provocar la pérdida de masa muscular, sobre todo en las personas mayores.  Por otra parte, es posible experimentar efectos secundarios por consumir demasiadas proteínas, sobre todo si se tienen problemas renales.Es importante saber qué fuentes de proteínas son mejores que otras para evitar riesgos para la salud. Además, hay formas de saber si estás ingiriendo la cantidad adecuada de proteínas, cómo saber si estás ingiriendo demasiadas y cuándo acudir al médico.

¿Qué cantidad de proteínas necesita?  En general, una persona debe consumir al menos 0,36 gramos de proteínas por cada kilo de peso corporal al día. Sin embargo, las necesidades de proteínas varían en función de factores como la edad, el estilo de vida y el sexo: Por ejemplo, una mujer adulta moderadamente activa que hace ejercicio durante 2-3 horas a la semana y pesa 130 libras necesitaría entre 70 y 118 gramos de proteínas al día para estar sana.

Quizá te interese  ¿Por qué se forman los granos de pus?

Síntomas de un exceso de proteínas

Seguramente ya ha escuchado las afirmaciones: Esta es una dieta deliciosa, fácil de seguir y que le ayudará a perder peso sin esfuerzo. O tal vez se supone que puede aumentar la masa muscular, proteger las articulaciones o prevenir el Alzheimer. Sea cual sea la dieta y la afirmación, es muy probable que sea demasiado buena para ser verdad.

En los últimos años, las dietas ricas en proteínas se encuentran entre las más populares, tanto si se consumen como suplemento (batidos de proteínas para culturistas) o simplemente como una porción mayor de lo habitual de una dieta equilibrada (como las dietas de la Zona, Atkins o Paleo).

La proteína es esencial para la vida: es uno de los componentes básicos de todas las células humanas y participa en las funciones bioquímicas vitales del cuerpo humano. Es especialmente importante para el crecimiento, el desarrollo y la reparación de los tejidos. Las proteínas son uno de los tres principales “macronutrientes” (junto con los hidratos de carbono y las grasas).

Por lo tanto, es necesario consumir suficientes proteínas para evitar la desnutrición; también puede ser importante para preservar la masa muscular y la fuerza a medida que envejecemos. Y, en los últimos años, algunos han defendido una dieta más proteica para acelerar el metabolismo y facilitar la pérdida del exceso de peso, aunque el éxito en este sentido es muy variable.

Efectos secundarios del exceso de proteínas

A principios del siglo XX, el explorador del Ártico Vilhjalmur Stefansson pasó cinco años comiendo sólo carne. Esto significaba que su dieta consistía en un 80% de grasa y un 20% de proteínas. Veinte años después, hizo lo mismo como parte de un experimento de un año de duración en el Hospital Bellevue de Nueva York en 1928.

Quizá te interese  ¿Cuánto engorda el arroz blanco cocido?

Stefansson quería desmentir a quienes sostenían que el ser humano no puede sobrevivir si sólo come carne. Pero, por desgracia para él, en ambos escenarios enfermó rápidamente al comer carnes magras sin grasa. Desarrolló una “intoxicación proteica”, apodada “inanición de conejo”. Sus síntomas desaparecieron cuando redujo su consumo de proteínas y aumentó el de grasas. De hecho, después de regresar a Nueva York y a una dieta típica estadounidense con niveles más normales de proteínas, al parecer su salud se deterioró y volvió a una dieta baja en carbohidratos, alta en grasas y alta en proteínas hasta su muerte a los 83 años.

Sus primeros experimentos son algunos de los pocos casos registrados de ingesta elevada de proteínas con efectos adversos extremos, pero a pesar del aumento de las ventas de suplementos proteicos, muchos de nosotros seguimos sin saber cuántas proteínas necesitamos, cuál es la mejor manera de consumirlas y si un exceso o un defecto es peligroso.

Cómo reducir el exceso de proteínas en el cuerpo

“La proteína es insulinogénica, lo que significa que puede estimular una respuesta de la insulina, lo que pone al cuerpo en modo de almacenamiento”, explica Jackie Buell, Ph.D., C.S.S.D., profesora adjunta y dietista deportiva de la Universidad Estatal de Ohio.

Así que para ser claros: sí, tu cuerpo puede transformar las calorías del exceso de proteínas en grasa. Sin embargo, ningún estudio ha demostrado de forma concluyente cuánta proteína se puede comer antes de que el cuerpo empiece a transformar esa proteína en grasa. De hecho, sabemos que el umbral de transformación de proteína en grasa es bastante alto, porque varios estudios han investigado lo que sucede cuando la gente come mucha proteína, y ninguno de esos estudios reportó cambios en la composición de la grasa corporal.

Quizá te interese  ¿Qué alimentos contienen glucosa y fructosa?

Un estudio de 2016 en el Journal of Nutrition and Metabolism descubrió que cuando los chicos sanos consumieron 3,3 g de proteína por kilo de peso corporal al día (g/kg/d) durante cuatro meses, no ganaron nada de grasa en comparación con cuando comieron una dieta tradicionalmente saludable. (Por cierto, tampoco tuvieron cambios en sus lípidos sanguíneos ni en la función hepática y renal).