Receta de zumo de apio

Para más información sobre los zumos, puedes consultar el capítulo 12: Preparación de alimentos y zumos del libro Curación con el Método Gerson o ver la página de Recetas en nuestra página web en el siguiente enlace:

La terapia Gerson incluye un protocolo modificado para pacientes con diabetes tipo II. Tienen que evitar ciertos alimentos en las primeras etapas. Puede consultar el protocolo especial para pacientes con diabetes tipo II en el siguiente enlace:

Sin embargo, las infusiones de hierbas como la menta y la manzanilla están permitidas y los pacientes pueden beberlas libremente, especialmente en caso de trastornos digestivos, ya que son muy útiles para resolver los problemas estomacales.

Zumo de apio del supermercado

Por supuesto, tiene sentido probar la cura de zumos si a) no estás en una época emocionalmente estresante (exámenes, mucho trabajo, etc.), b) si tienes tiempo para preparar zumos y también para experimentar con nuevas recetas. Para ver si su cuerpo tolera la cura de zumos y cómo reacciona, tiene sentido preparar un plan de dieta por adelantado y probarlo, si no tiene otras obligaciones, durante un fin de semana largo o unas vacaciones fuera del trabajo.

Los profesionales experimentados en el cuidado de los zumos pueden conciliar fácilmente su dieta con su vida laboral o su deporte diario. Si se siente en forma, le recomendamos que combine su dieta de zumos con un deporte ligero, como el yoga o los paseos al aire libre. Si decides seguir una cura de zumos hecha por ti mismo, debes tener cuidado de evitar no sólo los alimentos, especialmente los preparados, sino también endulzar tus zumos con alcohol, cafeína y azúcar refinado.

Quizá te interese  ¿Cuáles son las frutas que no engordan?

Zumo detox para adelgazar

Empecemos diciendo que si queremos asimilar la mayor cantidad posible de nutrientes (antioxidantes, enzimas, vitaminas, minerales), los zumos de frutas y verduras vivas deben beberse en cuanto se extraen.

Cada momento que pasa deteriora su contenido y reduce su eficacia, porque con la extracción rompemos las fibras vegetales que contiene el zumo y lo privamos de su protección natural contra la oxidación.

Para ello, puede utilizar un simple cortador de manzanas que corta la fruta en un instante, sin necesidad de apagar el extractor. Aunque puedes empezar, por ejemplo, con cítricos o verduras de hoja que se oxidan mucho menos.

Con un sencillo aparato, puede producir agua hidrogenada directamente en casa y utilizarla no sólo para lavar sus frutas y verduras, sino también para beberla y aprovechar los beneficios del hidrógeno molecular diatómico (h2) para el bienestar de su organismo.

Además, la adición de vitamina C tiene un importante efecto secundario. De hecho, esta vitamina interviene en muchos procesos fundamentales del organismo, como la biosíntesis del colágeno; favorece la absorción intestinal del hierro; junto con la vitamina E, activa un sistema de protección contra el daño oxidativo causado por los radicales libres; realiza una eficaz función inmunitaria; etc.

Recetas de zumos de desintoxicación

Nota: Por definición, el zumo de manzana, el extracto de manzana y el centrifugado de manzana serían tres productos diferentes. Sin embargo, con respecto a las pocas diferencias químicas y nutricionales que los distinguen, en este artículo hablaremos en general del líquido no concentrado obtenido (independientemente del sistema) de la pulpa de manzana.

Las fibras alimentarias, además de ser excelentes prebióticos -es decir, el “alimento” de la microbiota, encargada de nutrir y defender las mucosas-, son factores nutricionales necesarios para la salud intestinal al favorecer el peristaltismo (función antiestreñimiento) y mantener el intestino limpio de toxinas (factores predisponentes de ciertos tipos de cáncer).

Quizá te interese  ¿Cuándo es mejor tomar probióticos?

Fresco, crudo y bien conservado, el zumo de manzana es ideal para la nutrición durante el embarazo por su riqueza en ácido fólico. Sin embargo, no hay que olvidar que, en el caso de la diabetes gestacional, las concentraciones significativas de fructosa podrían contribuir a agravar el cuadro clínico al aumentar los riesgos asociados para el feto (malformaciones) y la madre (desarrollo de una diabetes mellitus de tipo 2).