Bultos en las mamas: cómo reconocerlos

El descubrimiento de bultos en las mamas en la autoexploración desencadena inevitablemente el miedo de la mujer a los tumores malignos: desencadena la ansiedad de un examen urgente y la sombra del tratamiento. Esto es absolutamente comprensible desde el punto de vista psicológico. Pero, ¿tiene esta preocupación siempre una base científica?

La aparición de un nuevo bulto en la mama requiere un examen de la misma. Afortunadamente, esto no siempre corresponde a un tumor maligno. Los bultos en las mamas también pueden ser la expresión de condiciones fisiológicas o patologías benignas (lesiones benignas).

Hay que tener en cuenta que desgraciadamente, aunque rara vez, existe la posibilidad de que se produzca un tumor mamario maligno durante el embarazo y en el primer año después del parto; por lo tanto, si se detecta un bulto durante la lactancia, siempre hay que remitirlo a su senólogo de referencia.

Cómo reconocer un bulto en el pecho de una glándula

Con la llegada de la menopausia, la mama sufre un nuevo cambio y el componente adiposo prevalece sobre el componente glandular, que se atrofia progresivamente (debido al cambio en el patrón hormonal de los estrógenos).

Durante la inspección, el médico observa, con la paciente sentada, la simetría de las mamas, su tamaño y su forma. También se evalúa la posible secreción del pezón o la presencia de un proceso inflamatorio con enrojecimiento, hinchazón y dolor (signos característicos de la mastitis).

Quizá te interese  ¿qué aceite esencial sirve para los pulmones?

La palpación se realiza con la paciente sentada y tumbada: con la palma de la mano y las yemas de los dedos, se palpan las dos mamas (incluida la areola y el pezón) en secuencia, sin olvidar la extensión axilar de cada glándula.

Cáncer de mama benigno: síntomas

Los bultos en la mama son un signo que no debe subestimarse, pero que no debe causar excesiva preocupación, ya que el 90% de los casos son formaciones nodulares benignas, como fibroadenomas y quistes.

Los bultos en la mama pueden dividirse en lesiones benignas y tumores malignos. Estas formaciones pueden detectarse a la palpación o al autoexamen de la mama y, en algunos casos, son visibles a simple vista.

En cualquier caso, los bultos en las mamas no deben descuidarse y su presencia requiere una vigilancia periódica a través de la autopalpación y el control ecográfico/mamográfico.

Nódulo mamario de 6 mm

Un bulto en la mama es un signo que no debe subestimarse, pero que no debe causar excesiva preocupación. El 90% de los bultos en la mama son formaciones nodulares benignas, como fibroadenomas y quistes.

Los bultos en la mama pueden dividirse en lesiones benignas y tumores malignos. Estas formaciones pueden detectarse a la palpación o al autoexamen de la mama y, en algunos casos, son visibles a simple vista.

En cualquier caso, los bultos en las mamas no deben pasarse por alto y su presencia requiere una vigilancia periódica a través de la autopalpación y el control por ecografía/mamografía.