Vaciar los intestinos rápidamente

¿Cómo limpiar el colon y mantenerlo limpio? Lo único que hay que hacer es tomar al menos 10-12 vasos de agua al día para que el cuerpo tenga la cantidad adecuada de agua y para estimular la eliminación de toxinas y materiales de desecho.

Todo lo que tienes que hacer es mezclar un poco de zumo de limón, una pizca de sal y una cucharadita de miel en un vaso de agua tibia y beber la solución antes del desayuno. Esta es una forma natural de limpiar el colon.

El consumo de alimentos ricos en fibra ayuda a mantener las heces blandas y estimula el peristaltismo para expulsar las toxinas y los productos de desecho. Actúa como una especie de desintoxicación intestinal.

Té de hierbas para la limpieza del colon

Cada técnica de purificación involucra diferentes partes del cuerpo y la limpieza de colon es una de las prácticas dedicadas al sistema digestivo. Jihwa Dhauti, la limpieza de la lengua con el limpiador lingual, también forma parte de estas prácticas digestivas llamadas Dhauti. Las prácticas de purificación del Hatha Yoga también incluyen el Jala Neti, la limpieza de las fosas nasales con el uso de la lota y el agua y la sal.

La limpieza de los intestinos según esta técnica consiste en la ingesta de agua y sal y la práctica de ejercicios específicos que pueden favorecer los movimientos intestinales para favorecer la eliminación de las toxinas acumuladas en el organismo. Esta técnica se considera muy eficaz en este sentido, y no debe improvisarse, sino practicarse bajo la dirección de un experto.

Quizá te interese  ¿que reemplaza el psyllium?

La imagen y el vídeo siguientes le permitirán comprender mejor la secuencia de asanas y ejercicios que se suelen recomendar para favorecer el tránsito intestinal. Para aprender esta técnica en detalle sugerimos la lectura del libro “Asana, pranayama, mudra, bandha” de Swami Satyananda Saraswati, del cual hemos tomado la lista de las cinco asanas indicadas a seguir para la limpieza intestinal.

Limpiar el intestino con agua y sal

El enema laxante utilizado para la limpieza intestinal consiste en la inserción local -en el recto y en el colon- de soluciones líquidas capaces de favorecer el vaciado de este tracto entérico. Estas soluciones suelen consistir en agua tibia en la que se disuelven principios activos con acción laxante, como la glicerina o el sorbitol (en las farmacias se pueden encontrar medicamentos listos para usar a base de estos principios activos).

El agua utilizada para lavar el intestino debe estar libre de microorganismos, purificada y debidamente filtrada. Además, para evitar molestias y complicaciones, debe introducirse en el tracto entérico a una temperatura y presión controladas. Por ello, la terapia de hidrocolon se realiza con máquinas específicas y sólo y exclusivamente por personal médico especializado.

Batidos para limpiar el colon

Hay muchos tratamientos que se pueden utilizar para limpiar los intestinos.  Puedes comprar un producto para la limpieza del colon, o también puedes realizar una irrigación del colon o un enema.

Un estudio de 2010 demostró que el agua salada podía ayudar a limpiar los intestinos cuando se combinaba con ciertas posturas de yoga. Antes de comer por la mañana, mezcla 2 cucharaditas de sal con agua tibia.  Recomendamos utilizar sal marina o sal del Himalaya. Beba el agua rápidamente con el estómago vacío y en pocos minutos probablemente sentirá la necesidad de ir al baño.

Quizá te interese  ¿cuáles son los efectos secundarios del omega 3?

Las plantas contienen celulosa y fibra que ayudan a la evacuación del exceso de materia fecal en el colon.  También regulan el estreñimiento y el intestino hiperactivo, y estimulan las bacterias beneficiosas naturales de nuestro intestino equilibrando la flora bacteriana buena, como los prebióticos.

Los almidones resistentes son similares a la fibra.  También se encuentran en alimentos vegetales como las patatas, el arroz, las legumbres, los plátanos verdes y los cereales. Estos promueven un colon saludable al aumentar la microflora intestinal.  Una revisión de un estudio de 2013 sobre los almidones resistentes también descubrió que reducen el riesgo de cáncer de colon.