¿Qué es la meditación?

Significa ser capaz de centrar la atención en la meditación misma, para luego pasar a la segunda etapa y desarrollar una visión clara de las sensaciones y fenómenos corporales que llaman a la mente, observándolos momento a momento, instante a instante. Sin aferrarse a nada.

La práctica consiste en sentarse en un cojín colocado en el suelo, con las piernas cruzadas y la columna vertebral erguida. Como alternativa, si no nos apetece poner las nalgas en el suelo, podemos utilizar una silla, pero la espalda no debe estar apoyada. Así, aunque la posición pueda resultar algo incómoda al principio, no tenemos que ayudarnos de ninguna manera para mantener la espalda erguida mediante un soporte, ni siquiera el respaldo de la silla. Hacemos como si no existiera y nos dejamos llevar, tratando de evitar pensar en la probable incomodidad de no estar acostumbrados a tener algo que no sostenga nuestro torso.

Ahora, al conseguir poner nuestra atención y concentración completa en la respiración, podemos empezar a sentir otras percepciones a las que antes no prestábamos atención: sonidos, sensaciones dentro de nuestro cuerpo, emociones, etc. Sólo hay que notar cómo estos fenómenos surgen en el campo de la conciencia y luego volver a tomar el control de la respiración.

Quizá te interese  ¿qué pasa si no medito un día?

¿Cuántos minutos al día para meditar?

Puedes empezar con 5 minutos al día en uno o en los 3 momentos sugeridos durante una semana. A continuación, puede aumentar de 5 a 10 minutos la semana siguiente, y así sucesivamente hasta llegar a 20, 30, 60 minutos. Elige el momento adecuado para ti.

¿En qué piensas cuando meditas?

Concentración y creatividad

La práctica del silencio influye positivamente en la concentración, la capacidad de tolerar el malestar, la creatividad, las emociones, la empatía y la relación del individuo con su cuerpo y su entorno.

¿Qué pasa si meditas todos los días?

Mejora la concentración

Gracias a la meditación podemos practicar la concentración todos los días y con el tiempo seremos capaces de hacer cualquier cosa sin distraernos fácil y continuamente.

Cómo meditar

Los estudios realizados sobre la meditación están confirmando que esta práctica ancestral ayuda a reducir el dolor físico. Según una investigación del Wake Forest Baptist Medical Center de Carolina del Norte (EE.UU.), publicada en el Journal of Neuroscience, la meditación no sólo tiene efectos beneficiosos para la mente y el cuerpo al reducir el estrés y la tensión en las rutinas diarias, sino que también ayuda a reducir la sensación de dolor físico. La percepción de dolor físico de los participantes en el estudio se redujo al seguir clases de meditación de 20 minutos cada una.

La meditación fomenta la empatía entre las personas, promueve mejores sentimientos y comportamientos virtuosos, sacándolos a la luz de la manta bajo la que pueden haber estado ocultos durante tanto tiempo debido a los constantes problemas de la vida cotidiana, el ajetreo y las convenciones sociales. Un estudio de la Universidad Northeastern de Boston lo confirma.

¿Con qué frecuencia haces mindfulness?

El momento de sentarse y practicar es tu elección, pero es mejor si intentas hacerlo regularmente. Puedes empezar con 15 minutos tres o cuatro veces por semana. Si te resulta demasiado desalentador o difícil dedicar tiempo a pararte a meditar, también puedes empezar con una vez a la semana.

¿Qué ocurre en el cerebro cuando se medita?

La meditación nos ayuda, por sí sola o en combinación con otras intervenciones terapéuticas más tradicionales, actuando sobre estas estructuras cerebrales, reequilibrando su funcionamiento, aumentando la capacidad de estar en el aquí y ahora, desarrollando la capacidad de atención, de regulación emocional y de autoconciencia.

¿Por qué me duermo cuando medito?

Muchas tensiones, tensiones y preocupaciones se reducen después de una sesión de meditación. Algunas técnicas conducen incluso a un estado hipo-metabólico del organismo, con una activación nerviosa parasimpática y una disminución de los parámetros fisiológicos. Por eso se siente un estado de relajación.

Hora de meditar

15 minutos estará bien, incluso recomiendo 10 minutos (hago un curso de meditación para gente ocupada donde sugiero meditar menos de 10 minutos pero con algunos trucos para beneficiarse mejor durante el día).

O poner una meditación de audio de esa duración. (aquí puedes encontrar meditaciones gratuitas de distintas duraciones “vacías”, es decir, con campanas al principio y al final y pequeñas campanadas a intervalos regulares: descárgalas gratis).

) Porque, no sólo te permite meditar tranquilamente sin tener que abrir los ojos constantemente para comprobar la hora, sino también porque puedes acabar no meditando. Con el temporizador acabas meditando incluso cuando nunca lo habrías hecho.

En cuanto al tema de la música, ¿crees que esas canciones que a veces se nos clavan en la mente desde la primera mañana y no nos abandonan en todo el día (a mí me pasa a menudo) también deberían considerarse pensamientos?

hola Claudio, acabo de descubrir tu blog. Es muy interesante. Estoy al principio de mi viaje con todo por aprender y tus sugerencias claramente escritas son de gran ayuda.

¿Para qué sirve la meditación?

La concentración obtenida mediante la práctica regular de la meditación mejora la memoria y la claridad mental. También es útil para contrarrestar el deterioro de la capacidad de memoria ligado al envejecimiento y a la demencia senil, una enfermedad cada vez más frecuente a partir de cierta edad.

¿A dónde lleva la meditación?

¿A dónde me lleva la práctica de la meditación? La meditación nos lleva a la verdadera espontaneidad, donde poco a poco acabamos con el diálogo interior sobre lo que debemos o no debemos hacer en cualquier ocasión y damos cabida al decir y al hacer correctos sin conflictos y sin miedo a equivocarnos con los demás y con nosotros mismos.

¿Por qué empezar a meditar?

Desde el punto de vista psíquico, meditar aumenta nuestras emociones positivas, genera un estado de calma y nos protege de la depresión. Una de las razones científicas para empezar a meditar es la capacidad de la meditación para crear una barrera contra la ansiedad. Los beneficios también se extienden a la capacidad de autocontrol.

Efectos negativos de la meditación

Suponga que ha conseguido sentarse cómodamente en un autobús después de un agotador día de trabajo. El autobús se está llenando y una persona te pisa el pie, sin siquiera decir lo siento….

Un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. ha demostrado que una predisposición frecuente a la ira aumenta entre dos y tres veces el riesgo de morir prematuramente de un ataque al corazón.

Mientras investigaba sobre los beneficios de la meditación, me encontré con un interesante documental de la BBC sobre un viaje realizado por un investigador para analizar los efectos y las implicaciones científicas de diferentes técnicas de meditación.

El viaje en busca de pruebas científicas sobre los beneficios reales de la meditación llevó a nuestro investigador a conocer al Dr. Herbert Benson, médico estadounidense, cardiólogo y profesor de Medicina Mental/Corporal en la Facultad de Medicina de Harvard.

El Dr. Benson ha estudiado muchos tipos de meditación y su efecto en el cuerpo. El médico cree que la meditación produce una relajación física llamada “respuesta de relajación”.