Trastornos alimentarios en el deporte

Trastorno alimentario grave y potencialmente mortal que se caracteriza por un ciclo de atracones seguido de comportamientos compensatorios, como el vómito autoinducido, diseñados para deshacer o compensar los efectos de los atracones.

La mayoría de las personas con trastornos alimentarios no se ajustan a las pautas de la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón y se clasifican como OSFED. Para ser diagnosticado como OSFED una persona debe presentar una alimentación o conductas alimentarias que causen un malestar clínicamente significativo y un deterioro en las áreas de funcionamiento, pero que no cumplan con todos los criterios de ninguno de los otros trastornos de la alimentación.

A continuación, se puede asignar un diagnóstico que especifique una razón concreta por la que la presentación no cumple los criterios específicos de otro trastorno (por ejemplo, Bulimia Nerviosa – baja frecuencia). A continuación se presentan otros ejemplos para el OSFED:

Esta categoría se aplica a los casos en los que los comportamientos causan un malestar clínicamente significativo o un deterioro del funcionamiento, pero no cumplen los criterios completos de ninguno de los criterios de los Trastornos de la Alimentación. Esta categoría puede ser utilizada por los clínicos cuando un clínico decide no especificar por qué no se cumplen los criterios, incluyendo las presentaciones en las que puede haber información insuficiente para hacer un diagnóstico más específico (por ejemplo, en las salas de emergencia).

¿Qué se considera un trastorno alimentario?

El trastorno alimentario es una enfermedad mental grave que se caracteriza porque la alimentación, el ejercicio y el peso o la forma del cuerpo se convierten en una preocupación insana de la vida de una persona.

Quizá te interese  ¿cuánto tiempo puede vivir una persona con cáncer en los huesos?

¿Qué es una picca?

La pica es un trastorno alimentario compulsivo en el que las personas comen elementos no alimentarios. La suciedad, la arcilla y la pintura descascarillada son los elementos más comunes que se comen. Otros elementos menos comunes son el pegamento, el pelo, la ceniza de los cigarrillos y las heces. El trastorno es más común en los niños, afectando a entre el 10% y el 30% de los niños pequeños de 1 a 6 años.

¿Se puede tener un trastorno alimentario accidentalmente?

También es posible que estés predispuesto a padecer trastornos alimentarios, ya sea por la genética o por enfermedades mentales como la depresión. Sea cual sea la causa, no es culpa tuya, y puedes ganar control mediante una intervención temprana. Si te preocupa que tus hábitos alimentarios sean desordenados, no dudes en buscar ayuda.

Trastornos de la alimentación en la mediana edad y más allá

Los trastornos alimentarios son enfermedades graves y a veces mortales que provocan graves alteraciones en la conducta alimentaria de una persona. Las obsesiones con la comida, el peso y la forma del cuerpo también pueden indicar un trastorno alimentario. Los trastornos alimentarios más comunes son el trastorno por atracón, la bulimia nerviosa y, menos común pero muy grave, la anorexia nerviosa.

Según los datos de las entrevistas de diagnóstico de la National Comorbidity Survey Replication (NCS-R), la edad media de inicio fue de 21 años para el trastorno por atracón y de 18 años para la bulimia nerviosa y la anorexia nerviosa.1

¿Qué es el trastorno de bigorexia?

La bigorexia está definida por el Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM-5) como un trastorno dismórfico corporal que desencadena una preocupación por la idea de que tu cuerpo es demasiado pequeño o no lo suficientemente musculoso. Cuando se padece bigorexia, se tiene una fijación con la idea de que hay algo malo en el aspecto del cuerpo.

¿Qué significa neofobia alimentaria?

La neofobia alimentaria suele considerarse como la reticencia a comer o la evitación de nuevos alimentos. Por el contrario, los comedores “quisquillosos” suelen definirse como niños que consumen una variedad inadecuada de alimentos mediante el rechazo de una cantidad considerable de alimentos que les resultan familiares (además de desconocidos).

Quizá te interese  ¿qué hace el agua de avena en ayunas?

¿Cuál es la tasa de mortalidad de los trastornos alimentarios?

Sin tratamiento, hasta el 20% de los casos de trastornos alimentarios acaban en muerte.

Trastornos alimentarios 101: Todo sobre la anorexia nerviosa

Los trastornos alimentarios no son una elección de estilo de vida, una dieta que sale mal o una llamada de atención. Los trastornos alimentarios pueden adoptar muchas formas diferentes e interferir en la vida cotidiana de una persona. El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) reconoce cuatro trastornos alimentarios:

A continuación se enumeran los signos o cambios conductuales, físicos y psicológicos que suelen acompañar a un trastorno alimentario. Si usted, o alguien que conoce, experimenta varios de los siguientes síntomas, es importante buscar ayuda inmediatamente para determinar si usted o ellos tienen un problema.

También es importante tener en cuenta que estas señales de alarma pueden no ser tan fáciles de detectar como parecen. La persona que padece el trastorno alimentario suele sentir vergüenza o culpa por su comportamiento y tratará de ocultarlo. Muchas personas con trastornos alimentarios no se dan cuenta de que tienen un problema, o incluso si lo saben, puede que no quieran abandonar su comportamiento al principio, porque es su mecanismo para hacer frente a un problema. Por lo tanto, harán todo lo posible para ocultar los signos de su comportamiento a las personas que se preocupan por ellos.

¿Qué grupo de edad tiene más probabilidades de sufrir un trastorno alimentario?

Los trastornos alimentarios anorexia nerviosa y bulimia nerviosa, respectivamente, afectan al 0,5% y al 2-3% de las mujeres a lo largo de su vida. La edad más común de aparición es entre los 12 y los 25 años. Aunque es mucho más frecuente en las mujeres, el 10 por ciento de los casos detectados son en varones.

¿Quiénes son más propensos a padecer un trastorno alimentario?

Las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes tienen más probabilidades de sufrir anorexia o bulimia que los chicos adolescentes y los hombres jóvenes, pero los varones también pueden sufrir trastornos alimentarios. Aunque los trastornos alimentarios pueden darse en un amplio rango de edad, suelen desarrollarse en la adolescencia y a principios de los 20 años.

Quizá te interese  ¿Qué pasa después de la primera sesión de láser?

¿Es la ortorexia una Osfed?

La ortorexia nerviosa es otra categoría de síntomas que puede calificarse como OSFED. La Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios la define como la fijación por comer sólo los alimentos más saludables y las porciones adecuadas. Esto puede parecer inofensivo, pero puede convertirse fácilmente en anorexia, bulimia o ambas.

6

Los trastornos alimentarios son enfermedades médicas graves, con influencia biológica, que se caracterizan por alteraciones graves de la conducta alimentaria. Aunque muchas personas pueden estar preocupadas por su salud, su peso o su aspecto físico de vez en cuando, algunas se obsesionan con la pérdida de peso, el peso o la forma del cuerpo y el control de la ingesta de alimentos. Estos pueden ser signos de un trastorno alimentario.

Los trastornos alimentarios no son una elección. Estos trastornos pueden afectar a la salud física y mental de una persona. En algunos casos, pueden poner en peligro la vida. Sin embargo, con tratamiento, las personas pueden recuperarse completamente de los trastornos alimentarios.

Los trastornos alimentarios pueden afectar a personas de todas las edades, orígenes raciales/étnicos, pesos corporales y géneros. Aunque los trastornos alimentarios suelen aparecer durante la adolescencia o la juventud, también pueden desarrollarse durante la infancia o más adelante (a partir de los 40 años).

Entre los trastornos alimentarios más comunes se encuentran la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón y el trastorno restrictivo por evitación de la ingesta de alimentos. Cada uno de estos trastornos se asocia con síntomas diferentes, pero a veces superpuestos. Las personas que presentan cualquier combinación de estos síntomas pueden tener un trastorno alimentario y deben ser evaluadas por un médico.