Vitaminas contra la ansiedad

Muchas mujeres se dejan absorber por un trabajo que no les gusta, o unos compromisos que no soportan, y sólo llegan a ser ellas mismas en vacaciones. Durante once meses del año están estresados, serios, ansiosos y fatigados. Como siempre, en la vida, estos cambios bruscos no son buenos.

Tanto si se trata de elecciones laborales, personales o de cualquier otra cosa a la que dediques tu tiempo, ten siempre presente que si no decides por ti, respetándote a ti mismo y a tu salud, serán otros los que decidan por ti.

Al comer de forma correcta, puedes reducir significativamente tus niveles de estrés y volver a sentirte bien contigo mismo. Y no necesitas suplementos ni otros productos “atajo”: sólo necesitas conocer los remedios adecuados que la alimentación te ofrece de forma natural para mejorar tu estilo de vida y tu relación con la salud.

¿Cuáles son? El alcohol y la cafeína, que provocan agitación o sólo una relajación momentánea. Y luego todos los alimentos ricos en azúcares, que parecen dar un confort momentáneo pero que luego generan un exceso de calorías y más estrés psicofísico.

Métodos para calmar la ansiedad

1 – Plátano. Rico en vitaminas del grupo B, minerales (especialmente potasio), probióticos y triptófano, el plátano aporta mucha energía y ayuda a aliviar el estrés, induciendo una sensación general de bienestar.

3 – Lentejas. Además de ácido fólico y magnesio, las lentejas contienen tirosina (un aminoácido que estimula la dopamina) y ácido gamma-aminobutírico (que reduce la ansiedad), por lo que, según certifica un estudio publicado en 2017 en el Journal of the Science of Food and Agriculture, nos generan buen humor.

Quizá te interese  ¿Qué es mejor el ibuprofeno o el naproxeno?

5 – Nueces. Las nueces son buenas para nuestro bienestar gracias a la presencia de neuroprotectores (vitamina E, folato, magnesio, melatonina y omega 3) que mejoran el rendimiento intelectual y, según un estudio de 2012 del British Journal of Nutrition, reducen la tensión emocional.

8 – Espinacas.    Según un estudio publicado en el Journal of Clinical Medicine en 2018, las espinacas son extremadamente ricas en nutrientes y son especialmente ricas en vitamina C y magnesio, que son sustancias valiosas para la producción de serotonina y dopamina, las hormonas responsables del buen humor.

Fruta contra la ansiedad

“Las deficiencias nutricionales y los patrones dietéticos pueden influir y alterar la química del cerebro y, en particular, la formulación de los neurotransmisores químicos que pueden excitar o calmar”.  Melissa Reagan Brunetti, C.N.C

Además, los estudios demuestran que estos ácidos grasos tienen un potente efecto antiinflamatorio natural y ayudan a prevenir la disfunción de las células cerebrales que conduce al desarrollo de trastornos mentales como la ansiedad.

Los arándanos son una fuente muy importante de antioxidantes y vitamina C. La vitamina C parece ser un elemento importante para reducir la ansiedad, como han demostrado varios estudios. De hecho, un estudio realizado en 42 estudiantes de secundaria demostró que la vitamina C reducía los niveles de ansiedad en comparación con el placebo.

Otro estudio reciente realizado en ratones sugiere un aumento de los niveles de serotonina y un factor neuroprotector natural desempeñado por los arándanos, lo que podría ofrecer un remedio para quienes sufren de trastorno de estrés postraumático.

Qué beber para la ansiedad

Los alimentos pueden actuar sobre el estrés y el estado de ánimo porque contienen moléculas que pueden influir en la producción de ciertos neurotransmisores, o mensajeros, que envían señales al cerebro que pueden mejorar el estado emocional, la ansiedad y el insomnio. En particular, las moléculas bioactivas presentes en los alimentos actúan principalmente en la producción de:

Quizá te interese  ¿Qué es la urticaria acuagénica?

Los pistachos son ricos en vitamina B6, una vitamina hidrosoluble que, además de su papel en el metabolismo de los nutrientes, parece ser eficaz para mejorar la síntesis de la melatonina, una hormona producida por el organismo que desempeña un papel esencial en la fisiología del sueño y en la regulación del ciclo sueño-vigilia. Otros grupos de alimentos que aportan vitamina B6 son la carne, el pescado, los cereales integrales, los huevos, la leche y el queso.

Los anacardos son una excelente fuente de zinc, un mineral esencial sobre todo cuando estamos estresados, ya que tiene un doble efecto: contrarresta el estrés oxidativo, evitando el envejecimiento prematuro, y actúa como transmisor en el sistema nervioso, mejorando la memoria. El cordero, las sardinas, el pulpo y los quesos curados también son ricos en zinc.