alimentos que hay que evitar para los ataques de pánico

Tanto los fármacos ansiolíticos como los antidepresivos se utilizan ampliamente en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, pero suelen tener problemas de habituación y/o efectos secundarios y no resuelven el problema de raíz.

Las personas que sufren de ansiedad, pánico, miedos, pensamientos catastróficos, cavilaciones se sienten frustradas, dañadas, limitadas y con expectativas catastróficas sobre su futuro. Está claro que todo esto lleva a las personas a intentar por todos los medios “liberarse” de la ansiedad.

ansiedad: qué evitar

Las pruebas científicas sobre los beneficios de una dieta sana y equilibrada como parte de una terapia personalizada del paciente para mejorar el estado de ánimo son abundantes. Los beneficios también se aprecian en la reducción de los niveles de ansiedad y en el aumento de los niveles de energía física y mental, esenciales para afrontar la vida diaria. Preguntamos al Dr. Francesco Cuniberti, psiquiatra del Centro de Ansiedad y Trastornos de Pánico de Humanitas San Pío X, qué alimentos elegir.

desayuno contra la ansiedad

Estrés: una palabra que ya forma parte del vocabulario de nuestra agitada vida. Este malestar del siglo socava no sólo nuestra psique, sino también nuestro cuerpo y nuestra salud.

Las vitaminas del grupo B, el ácido fólico, el omega 3, el zinc, el magnesio y la fibra contribuyen a mantener constantes los niveles de azúcar en sangre y aportan antioxidantes al organismo.

Las verduras crucíferas como el brócoli, la col, la col rizada, pero también los espárragos y las espinacas y, en general, todas las verduras de color verde oscuro-violeta contienen sustancias que neutralizan el estrés oxidativo y mejoran nuestro rendimiento mental.

Los espárragos también contienen folato, que ayuda a regular los niveles de homocisteína. En definitiva, la presencia de fibra es un elemento muy importante para mejorar la función intestinal.

Alimentos como las nueces, las almendras y los pistachos tienen un elemento importante, el magnesio, así como vitaminas B y E, útiles para reforzar el sistema inmunitario y contrarrestar la fatiga cerebral. ¡Adiós, estrés!

el chile y la ansiedad

“Las deficiencias nutricionales y los patrones dietéticos pueden influir y alterar la química del cerebro y, en particular, la formulación de los neurotransmisores químicos que pueden excitar o calmar”.  Melissa Reagan Brunetti, C.N.C

Además, los estudios demuestran que estos ácidos grasos tienen un potente efecto antiinflamatorio natural y ayudan a prevenir la disfunción de las células cerebrales que conduce al desarrollo de trastornos mentales como la ansiedad.

Los arándanos son una fuente muy importante de antioxidantes y vitamina C. La vitamina C parece ser un elemento importante para reducir la ansiedad, como han demostrado varios estudios. De hecho, un estudio realizado en 42 estudiantes de secundaria demostró que la vitamina C reducía los niveles de ansiedad en comparación con el placebo.

Otro estudio reciente realizado en ratones sugiere un aumento de los niveles de serotonina y un factor neuroprotector natural desempeñado por los arándanos, lo que podría ofrecer un remedio para quienes sufren de trastorno de estrés postraumático.