Tasa de supervivencia de la leucemia linfoblástica aguda en adultos

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es la forma más común de cáncer infantil. Aunque las tasas de cáncer infantil han aumentado, la tasa de mortalidad ha disminuido. El Instituto Nacional del Cáncer calcula que este año se diagnosticarán 6.150 nuevos casos de LLA en Estados Unidos. Este artículo repasa lo que debe saber sobre la leucemia linfoblástica aguda: qué es, quiénes están en riesgo y cómo se puede diagnosticar y tratar.

La leucemia linfoblástica aguda es un cáncer que afecta a los glóbulos blancos (WBC). Los huesos tienen un tejido esponjoso en su interior que se llama médula ósea. En la médula ósea se forman células sanguíneas. Estas células pueden convertirse en células madre mieloides o en células madre linfoides.

La LLA puede ser el resultado de un crecimiento descontrolado de estas células. La LLA se clasifica según el tipo de glóbulo afectado y las anomalías genéticas que se producen. Este cáncer infantil, también conocido como leucemia linfocítica aguda, también puede afectar a los adultos.

En 1976, un grupo de expertos franceses, estadounidenses y británicos (FAB) en investigación sobre el cáncer de leucemia se reunieron para dividir la LLA en subtipos en función del aspecto de las células al microscopio tras una tinción rutinaria. Este sistema de clasificación FAB divide los tipos de leucemia linfoblástica aguda en:

¿Cuál es la tasa de supervivencia de la leucemia linfoblástica aguda en adultos?

Aunque la leucemia linfoblástica aguda en niños es más común que otros tipos de cáncer, tiene altas tasas de curación. Las tasas de supervivencia son menores en los adultos, pero están mejorando. La tasa de supervivencia relativa a 5 años para la LLA es del 68,8%. Las estadísticas se desglosan en un 90% en niños y un 30-40% en adultos.

Quizá te interese  ¿cuál es la dieta para adelgazar más rápido?

¿Es curable la leucemia linfoblástica aguda en adultos?

En general, entre el 80% y el 90% de los adultos presentan remisiones completas en algún momento de estos tratamientos. Esto significa que ya no se ven células leucémicas en la médula ósea. Desgraciadamente, alrededor de la mitad de estos pacientes sufren una recaída, por lo que la tasa global de curación se sitúa en torno al 40%.

¿Cuánto tiempo puede vivir una persona con leucemia linfoblástica aguda?

La tasa media de supervivencia a cinco años de la leucemia es del 60-65%. La tasa de supervivencia de la leucemia linfoblástica aguda (LLA) depende de la edad del paciente y de la respuesta a la quimioterapia. La supervivencia media a cinco años en la LLA es del 68,1%. Las tasas de supervivencia siguen mejorando con las nuevas y mejores modalidades de tratamiento.

Leucemia del linfoma linfoblástico agudo

La leucemia es un término que designa los cánceres de las células sanguíneas. La leucemia comienza en los tejidos que forman la sangre, como la médula ósea. La médula ósea produce las células que se convertirán en glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Cada tipo de célula tiene una función diferente:

Cuando se tiene leucemia, la médula ósea produce un gran número de células anormales. Este problema ocurre con mayor frecuencia con los glóbulos blancos. Estas células anormales se acumulan en la médula ósea y en la sangre. Desplazan a las células sanguíneas sanas y dificultan el trabajo de las células y la sangre.

La leucemia linfocítica aguda es un tipo de leucemia aguda. También se llama LLA y leucemia linfoblástica aguda. “Aguda” significa que suele empeorar rápidamente si no se trata. La LLA es el tipo de cáncer más frecuente en los niños. También puede afectar a los adultos.

En la LLA, la médula ósea produce demasiados linfocitos, un tipo de glóbulos blancos. Estas células normalmente ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Pero en la LLA, son anormales y no pueden luchar muy bien contra las infecciones. Además, desplazan a las células sanas, lo que puede provocar infecciones, anemia y hemorragias fáciles. Estas células anormales también pueden extenderse a otras partes del cuerpo, como el cerebro y la médula espinal.

Quizá te interese  ¿qué fruta contiene cianuro?

¿Qué gravedad tiene la leucemia linfoblástica aguda?

Complicaciones de la leucemia linfoblástica aguda

extremadamente vulnerables a las infecciones mortales (porque no tienen suficientes glóbulos blancos sanos para combatir las infecciones) propensos a hemorragias graves e incontroladas (porque no hay suficientes plaquetas en la sangre)

¿Se puede vivir mucho después de una leucemia linfoblástica aguda?

En general, para todas las personas con LLA:

más de 65 de cada 100 personas (más del 65%) sobrevivirán a su leucemia durante 5 años o más después del diagnóstico.

¿Se puede vivir una vida plena con leucemia?

La leucemia linfocítica crónica (LLC) rara vez puede curarse. Aun así, la mayoría de las personas viven con la enfermedad durante muchos años. Algunas personas con LLC pueden vivir durante años sin tratamiento, pero con el tiempo, la mayoría necesitará ser tratada.

Leucemia linfoblástica aguda infantil

Los síntomas de la leucemia linfoblástica aguda suelen comenzar lentamente antes de agravarse rápidamente a medida que aumenta el número de glóbulos blancos inmaduros en la sangre (véase más abajo la explicación de este punto). Los síntomas incluyen:

La médula ósea suele producir células madre que se desarrollan completamente antes de ser liberadas en la sangre. Pero en la leucemia aguda, la médula ósea empieza a liberar un gran número de glóbulos blancos inmaduros conocidos como blastos.

A medida que aumenta el número de blastos, disminuye el número de glóbulos rojos y plaquetas. Este descenso provoca los síntomas de la anemia, como el cansancio, y aumenta el riesgo de hemorragias excesivas.

A pesar de ser poco común en general, la leucemia linfoblástica aguda es el tipo de cáncer más común que afecta a los niños. Aproximadamente uno de cada 2.000 niños la desarrollará. Alrededor del 85% de los casos se dan en niños menores de 15 años, sobre todo entre los dos y los cinco años de edad.

El pronóstico para los niños con leucemia linfoblástica aguda suele ser bueno. Casi todos los niños alcanzan la remisión (un periodo de tiempo en el que no presentan síntomas) de sus síntomas, y el 85% se curan por completo.

Quizá te interese  ¿qué es mejor la avena con agua o con leche?

¿Cuántas rondas de quimioterapia se necesitan para la leucemia?

Normalmente se le administrará una combinación de 2 o más fármacos de quimioterapia. La mayoría de las personas reciben 2 rondas de quimioterapia de inducción. El tratamiento se llevará a cabo en el hospital o en un centro especializado, ya que necesitará una estrecha supervisión médica y de enfermería. Es posible que pueda volver a casa entre las rondas de tratamiento.

¿Qué ocurre si la leucemia linfoblástica aguda no se trata?

Estas células anormales se acumulan en la médula ósea y pasan a la sangre. Las células de la leucemia pueden acumularse en los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo y, a veces, hacerlos más grandes. Si no se trata, la leucemia aguda puede causar la muerte en pocas semanas o meses.

¿Es la leucemia linfoblástica aguda agresiva?

La LLA (también llamada leucemia linfocítica aguda) es un tipo de leucemia agresiva que se caracteriza por la presencia de demasiados linfoblastos o linfocitos en la médula ósea y la sangre periférica. Puede extenderse a los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado, el sistema nervioso central (SNC), los testículos y otros órganos.

Tipos de leucemia

La quimioterapia citotóxica convencional utilizada para tratar la leucemia linfoblástica aguda (LLA) da lugar a altas tasas de curación en pacientes pediátricos, pero no es óptima en el tratamiento de pacientes adultos. La supervivencia global a 5 años es de aproximadamente el 90% en niños y del 30% al 40% en adultos y pacientes de edad avanzada. Los adultos con LLA tienden a tener mayores factores de riesgo en el momento del diagnóstico, más comorbilidades y una edad creciente que a menudo requiere reducciones de dosis. Se han realizado importantes avances en la redefinición de la clasificación patológica de la LLA, la identificación de nuevas anomalías citogenéticas-moleculares y el desarrollo de nuevos agentes dirigidos para mejorar la supervivencia. La adición de nuevos anticuerpos monoclonales e inhibidores de la tirosina quinasa a la quimioterapia convencional en el entorno de primera línea ha dado lugar a un aumento de las tasas de remisión completa y supervivencia global. Estos nuevos avances están cambiando el tratamiento de la LLA en adultos, pasando de un enfoque de “una terapia para todos” a un tratamiento individualizado basado en el perfil citogenético y molecular del paciente.