Valores óptimos del agua potable

Un buen desayuno saludable ayuda al organismo proporcionándole la energía que necesita y mejorando su nivel de concentración; también ayuda a regular el consumo de calorías del día, el equilibrio glucémico y facilita el control del peso. “El desayuno”, explica la dietista, “debe considerarse de hecho una comida como el almuerzo y la cena, en la que deben estar presentes los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas para satisfacer nuestras necesidades nutricionales”.

Por último, veamos lo que la dietista sugiere comer por la mañana para tomar un desayuno sano y equilibrado. “Como hay que pensar que es una comida completa “en miniatura” con una selección de hidratos de carbono, proteínas y grasas, recomiendo que nunca falten los hidratos de carbono complejos como, por ejemplo, el pan integral, las galletas secas, los cereales o los biscotes elaborados con harina integral.”

El mejor agua para la retención de líquidos

Las aguas minerales también pueden clasificarse por el predominio de una de las sales sobre las demás. En el mercado existen aguas bicarbonatadas (bicarbonato superior a 600 mg/litro), sulfatadas (sulfatos superiores a 200 mg/litro), cloradas, cálcicas, magnésicas, fluoradas, ferruginosas, aciduladas y sódicas.

Las sales minerales son tan importantes para el organismo humano que se definen como elementos esenciales. Se clasifican en micronutrientes (calcio, magnesio, sodio, potasio, fósforo, azufre y cloro) y oligoelementos (hierro, cobre, cobalto, manganeso, molibdeno, yodo, selenio y zinc).

La mejor agua italiana

Cambios que reflejan una condición caracterizada por un descenso de las hormonas femeninas que, si somos capaces de gestionar, no impide que ninguna de nosotras mantenga o recupere su peso “ideal”, al tiempo que favorece su bienestar psicofísico.

Quizá te interese  ¿Qué tomar para que la diarrea se corte?

También es aconsejable, además de controlar la ingesta de calorías, evitar los alimentos ricos en ácidos grasos saturados y colesterol, como los embutidos, los fritos y los quesos grasos, favoreciendo en cambio el uso de aceite de oliva virgen extra rico en omega 9, que protege el sistema cardiovascular.

Diferencias entre las aguas minerales

“Estas propuestas, que son sólo ejemplos, son desayunos nutricionalmente ricos, ya que contienen proteínas (requesón, yogur, huevos, pescado), cereales de bajo IG (cereales integrales o pan integral), grasas buenas (frutos secos, semillas, aceite de oliva) y muchas vitaminas y fibra”.

Mientras esperamos los próximos artículos sobre desayunos saludables para los enfermos de diabetes, colesterol y trastornos gastrointestinales, sólo nos queda ponernos manos a la obra para preparar nuestros alimentos ligeros: recomendamos este pastel de manzana de trigo sarraceno. Si, por el contrario, quieres aprovechar un momento de relax, te recomendamos 5 libros para leer a la hora del desayuno.