¿qué verduras puede comer un diabético?

Todas las recomendaciones y consejos que aparecen en este artículo tienen un carácter educativo e informativo y se refieren al tema en general, pero no pueden considerarse como consejos o prescripciones adecuadas para el individuo cuyo cuadro clínico y estado de salud puede requerir una dieta diferente. La información, las recomendaciones y los consejos anteriores no pretenden ser una prescripción médica o dietética, por lo que el lector no debe, en ningún caso, considerarlos como un sustituto de las prescripciones o consejos de su propio médico.

Frutas y verduras para la diabetes que hay que evitar

Todas las recomendaciones y consejos que aparecen en este artículo tienen una finalidad exclusivamente educativa e informativa y se refieren al tema en general, por lo que no pueden considerarse como consejos o prescripciones adecuadas para el individuo cuyo cuadro clínico y condiciones de salud pueden requerir una dieta diferente. La información, las recomendaciones y los consejos anteriores no pretenden ser una prescripción médica o dietética, por lo que el lector no debe, en ningún caso, considerarlos como un sustituto de las prescripciones o consejos de su propio médico.

Fruta de bajo índice glucémico

Su contenido de azúcar es de 7,4 gramos por cada 100 gramos de producto 3, por lo que debe tomarse con moderación. Es un generoso portador de potasio, vitaminas y minerales en general. También tiene un excelente efecto sobre el estrés oxidativo.

Son ricas en fibra y vitaminas A, B1, B2, C y E, que ayudan a reducir el colesterol, fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la salud digestiva, además de regular los niveles de azúcar en la sangre. Las peras son bajas en calorías e hidratos de carbono y, de hecho, tienen un índice glucémico de 38, que se considera bajo.

Quizá te interese  ¿Qué hace el café en la celulitis?

Si has leído el artículo hasta ahora, ya sabes que las fresas, las naranjas, los limones, los arándanos, las sandías, los melones, las cerezas, las ciruelas, la guayaba, los kiwis, las manzanas, los aguacates, las peras y los pomelos no deberían faltar nunca en nuestra mesa.

Sin embargo, su alto índice glucémico (75 y 60, respectivamente) hace que la sandía y el melón sean dos alimentos que las personas con diabetes deben consumir con extrema precaución, ya que pueden elevar los niveles de azúcar en sangre con demasiada rapidez.

Albaricoques y diabetes

Si tiene diabetes de tipo 1 o de tipo 2, o corre el riesgo de padecerla, sabe que, además de hacer ejercicio con regularidad, debe prestar atención a su dieta. En particular, para saber qué comer y qué evitar, hay que entender la relación entre los alimentos y el azúcar en sangre.

Los diabéticos producen muy poca insulina: una hormona que regula la asimilación de la glucosa. Como resultado, los niveles de azúcar en sangre tienden a aumentar. Y un exceso de glucosa circulante provoca los trastornos cardiovasculares, neurológicos y renales típicos de esta enfermedad.