saponina tóxica de la quinoa

En cuanto a las vitaminas, hay bajas concentraciones de algunas vitaminas del complejo B hidrosolubles como la tiamina (vit B1), la riboflavina (vit B2), el ácido pantoténico (vit B5), la piridoxina (vit B6) y el folato. El contenido de vitamina E liposoluble (tocoferoles o tocotrienoles) es bajo pero no insignificante.

En su estado natural, las semillas de quinoa tienen un tegumento rico en saponinas que les da un sabor bastante amargo y desagradable, y estos compuestos son perjudiciales para el organismo. Por ambas razones, la mayoría de las semillas que se venden en el mercado se tratan mecánicamente para eliminar el componente amargo.

La quinoa no tiene implicaciones en la terapia dietética contra la hipertensión, aunque indirectamente, al ayudar a reducir el exceso de calorías, la carga y el índice glucémico-insulínico y aumentar la ingesta de fibra, puede prevenir o incluso ayudar a reducir el sobrepeso mejorando la hipertensión primaria.

cuántos gramos de quinoa a la dieta

La quinoa era muy valiosa para el pueblo inca, que la llamaba la “madre de todos los cereales” y la consideraba sagrada. Se consume desde hace miles de años en Sudamérica, aunque sólo se ha hecho famoso en los últimos años.

Numerosos estudios han demostrado que las fibras solubles pueden ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre, reducir el colesterol, aumentar la sensación de saciedad y ayudar a perder peso (lea los estudios 1, 2, 3 aquí).

Los estudios han demostrado que el uso de la quinoa en lugar de los ingredientes habituales sin gluten, como la tapioca refinada, la patata, el maíz y la harina de arroz, aumenta el contenido de antioxidantes de la dieta (Lea los estudios 1, 2 aquí).

la quinoa cruda es mala para la salud

Calentar un poco de aceite en una sartén 7 y añadir primero las cebollas. Dejar que se cuezan lentamente, añadiendo un poco de agua cuando empiecen a dorarse 8 y continuar la cocción unos minutos más hasta que estén muy tiernos. A continuación, añade los pimientos 9,

Añada los pimientos 9, mezcle y cocine durante un par de minutos antes de añadir los calabacines y los champiñones 10. Cocine durante otros 5 minutos, salpimiente 11 y sus verduras estarán listas y crujientes. Enjuague bien la quinoa para eliminar la capa de saponina que forma el revestimiento exterior, luego caliente un poco de aceite en una sartén y vierta la quinoa para tostarla 12.

100 g de quinoa cruda contienen unos 14 g de proteínas, mientras que 100 g de quinoa cocida contienen unos 4 g de proteínas. En la quinoa cruda, la proteína es de alrededor del 7%, con un 76% de carbohidratos y un 17% de grasa. En cambio, en la quinoa cocida, las proteínas son del 16%, con un 77% de hidratos de carbono y un 7% de grasas.

cómo cocinar la quinoa

Como ya se ha mencionado, la harina de quinoa tiene un buen contenido en proteínas y un excelente perfil de aminoácidos, proporcionando todos los aminoácidos esenciales para la síntesis de proteínas. En comparación con otras harinas, tiene un mayor contenido en grasa, sobre todo en ácidos grasos buenos.

Entre las sales minerales, este producto se caracteriza por un buen contenido de potasio, fósforo, magnesio, calcio y hierro. El contenido vitamínico es principalmente vitamina E, vitamina A y un pequeño porcentaje de vitaminas del grupo B. A continuación se indican los valores nutricionales por 100 g de harina de quinoa.

Como hemos visto anteriormente, la harina de quinoa tiene un contenido muy elevado de proteínas de alto valor biológico. En su composición están presentes varios aminoácidos esenciales, especialmente la lisina y la metionina. Esto hace que sea un alimento preferido en las dietas vegetarianas y veganas.

La harina de quinoa contiene quercetina, un antioxidante que contrarresta la acción negativa de los radicales libres y tiene importantes efectos antiinflamatorios que ayudan a prevenir muchas enfermedades. En particular, la acción de la quercetina parece ser eficaz para prevenir ciertos tipos de cáncer [3].