Ahí papel de aluminio es uno de esos objetos que cada uno de nosotros tiene en casa y que solemos utilizar para la preparación de muchos platos, para cocinar en el horno en papel de aluminio o para guardar comida y transporte.

Sin embargo, hay varios usos alternativos del papel de aluminio, que podrá ayudarnos en muchas situaciones diferentes, ayudándonos a resolver problemas más o menos simples de forma rápida y sobre todo económica.

Así que veamos los 5 usos alternativos del papel de aluminio.

Confiar las tijeras

Tinfoil es perfecto para poder afila la hoja de tus tijeras. Todo lo que tienes que hacer es tomar un papel de aluminio y doblarlo varias veces. Córtalo bien con unas tijeras y durante esta misma operación las cuchillas volverán a estar bien afiladas. Luego, use un paño húmedo o una toalla de papel para pulir bien la cuchilla.

Limpiar las macetas

Todos los que participan en la preparación de comidas y, en consecuencia, en la limpieza de platos, ollas y vasos saben lo rebelde que puede ser su suciedad. La hojalata puede acudir una vez más en nuestra ayuda.

Basta con arrugarlo y formar una bola con él lo suficientemente grande como para usarlo para limpiar las ollas, especialmente cuando quedan manchas de comida o cuando te enfrentas a una olla quemada.

Ejecutar las baterías

A menudo, y de buena gana, algunos electrodomésticos, controles remotos o juguetes que funcionan con baterías dejan de funcionar porque un lado de la batería ya no hace contacto ni se deforma. Para solucionar este problema en unos minutos y con un gasto mínimo de dinero, al seguir usando su dispositivo, puede utilizar un pequeño trozo de papel de aluminio.

Bastará con doblarlo varias veces para darle el tamaño correcto para poder solucionar el problema. De hecho, el trozo de papel de aluminio se colocará donde la pila debe hacer contacto. Asegúrese de que la tarjeta se ajuste perfectamente y de que pueda utilizar su dispositivo de forma segura.

Haz brillar la plata

La hojalata también puede ayudarte mucho en la limpieza de platos plateados. Cubre el fondo de una olla con papel de aluminio, vierte agua caliente, 2 cucharadas de bicarbonato de sodio y 4 cucharadas de bicarbonato de sodio y luego coloca los cubiertos en la mezcla que se habrá formado. Tú haces descansa todo por unos minutos y en este punto, frotando con un paño de algodón, notarás platos perfectamente relucientes.

Consejo

Será igualmente interesante ver los usos alternativos del bicarbonato de sodio, otro ingrediente que solemos tener en casa pero del que no aprovechamos todo su potencial. También en este caso hay muchas soluciones a problemas a menudo simples pero muy molestos.