El sistema de justicia de Japón está corrupto

La JMA cuenta con dos sistemas de alerta temprana: uno para el público en general y otro para los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales[7][8] Cuando se detecta una onda P en dos (o más) de los 4.235 sismómetros instalados en todo Japón, la JMA analiza y predice la ubicación aproximada del epicentro del terremoto. Esto permite a la JMA notificar a los habitantes de las prefecturas afectadas por televisión y radio si se espera un fuerte terremoto[8].

Se emite una Alerta Temprana de Terremoto para advertir al público en general cuando se espera un terremoto de 5 o más en la escala sísmica de Japón. [9] Se emite una previsión de AEE (緊急地震速報(予報)) a los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales cuando se espera un terremoto de 3 o más en la escala sísmica de Japón (o de 3,5 o más en la escala de magnitud de Richter), o cuando la amplitud de las ondas P o S mide más de 100 galones[9].

El sistema se desarrolló para minimizar los daños causados por los terremotos y permitir que la gente se refugie o evacue las zonas peligrosas antes de la llegada de sus fuertes ondas superficiales. Es utilizado por los ferrocarriles para frenar los trenes y por las fábricas para detener las líneas de montaje antes de que se produzca el terremoto[1].

Sistema judicial de Japón

Un shoji (障子, pronunciación japonesa: [ɕo:ʑi]) es una puerta, ventana o separador de ambientes utilizado en la arquitectura tradicional japonesa, que consiste en láminas translúcidas (o transparentes) sobre un marco de celosía. Cuando no se necesita la transmisión de la luz, se utiliza el fusuma, similar pero opaco[1] (oshiire/puertas de armarios, por ejemplo[2]). Los shoji suelen ser deslizantes, pero en ocasiones pueden ser colgantes o abatibles, sobre todo en los estilos más rústicos[3].

Los shoji son muy ligeros, por lo que se deslizan fácilmente hacia un lado, o se sacan de sus rieles y se guardan en un armario, abriendo la habitación a otras estancias o al exterior[4][5][6] Los edificios totalmente tradicionales pueden tener una sola habitación grande, bajo un tejado sostenido por una estructura de postes y dinteles, con pocas o ninguna pared interior o exterior permanente; el espacio se subdivide de forma flexible según sea necesario mediante los paneles de pared deslizantes extraíbles. [7] Los postes suelen estar colocados a una distancia de un tatami (unos 2 m o 6 pies), y los shoji se deslizan en dos carriles paralelos con ranuras de madera entre ellos [8] En las construcciones modernas, los shoji no suelen formar la superficie exterior del edificio, sino que se sitúan dentro de una puerta o ventana corredera de cristal [5].

Tribunal de Japón

Cuando me mudé por primera vez a Japón a finales de la década de 1990, los logros tecnológicos de este país eran envidiados. En 2001, en la presentación de un libro en Nueva York, grabé un vídeo de los compañeros de juerga con mi teléfono móvil japonés. El modelo acababa de salir al mercado: una concha cuadrada de plástico brillante y granate, con una impresionante pantalla en color y gráficos tipo emoji. Envié el vídeo por correo electrónico al instante a unos amigos editores de Tokio, que por aquel entonces tenía la segunda velocidad de Internet más rápida del mundo. Me respondieron unos minutos más tarde, mostrando signos de victoria. Mis amigos de Nueva York se lamentaron como si acabáramos de ver un nuevo alunizaje.

Pero casi exactamente veinte años después, vastas regiones del universo digital japonés están estancadas en los primeros años de la década de los ochenta. La banca en línea, las reservas de las aerolíneas, los principales periódicos, lo que sea: Los servicios que la revolución digital ha agilizado en gran parte del mundo están, en Japón, todavía plagados de enrevesados menús desplegables que conducen a callejones sin salida, y de detallados formularios que hay que imprimir, rellenar a bolígrafo e incluso devolver por fax. En un país que se enorgullece justificadamente de su excelente servicio al cliente, algo sucede cuando se trata de transmitir información a través de una interfaz de usuario que se muestra en una pantalla plana.

Sistema de justicia penal de Japón

Las tiendas de conveniencia japonesas son conocidas por su comodidad, pero ahora van a serlo aún más, gracias a una nueva prueba de cajas registradoras sin contacto que llegará a determinadas tiendas 7-Eleven el mes que viene.

Bautizadas como “Digi POS”, las nuevas cajas registradoras cuentan con la “primera tecnología del mundo” de visualización sin contacto/aérea para cajas registradoras. El 28 de enero, 7-Eleven compartió un primer vistazo a las nuevas cajas registradoras de hologramas con un vídeo que muestra su funcionamiento, que puede ver a continuación.

Las pantallas aéreas son todavía relativamente raras, y se utilizan principalmente para los servicios de recepción en hoteles y oficinas, o como señalización digital. Sin embargo, según Toshiba Tec, que ha dirigido el proyecto de seis empresas, es la primera vez que se utiliza esta tecnología en un sistema de punto de venta.

El usuario puede seguir escaneando otros productos o seleccionar algunos artículos adicionales, como una bebida caliente o fría, de la sección “Seven Cafe”, que es la máquina de autoservicio de bebidas situada en el mostrador.

Las cajas registradoras con panel táctil flotante se han desarrollado como un proyecto conjunto de seis empresas diferentes:  Toshiba Tec, que ha creado el sistema de pago en el punto de venta y es responsable de su instalación y montaje en las tiendas; 7-Eleven, que equipará sus tiendas con el producto y ayudará a los clientes a utilizarlo, al tiempo que verificará su eficacia; Asukanet Development, que fabrica y vende placas para pantallas aéreas;  Kanda Kogyo Development, que fabrica y vende módulos de visualización aérea; Mitsui Chemicals Development, que fabrica y vende el adhesivo “Structbond” utilizado para las placas de visualización aérea; y Mitsui Bussan Plastic, que participa en la venta y desarrollo de módulos de visualización aérea.