Cómo evitar la contaminación de los ríos por aguas residuales

El hombre que pasa la serpiente por nuestra alcantarilla parece muy serio. Nuestro alcantarillado se ha desbordado. Justo al lado de la tubería que conecta nuestra casa con la línea de alcantarillado que pasa por nuestra calle se encuentra un roble de 70 años, y me preocupa que las raíces del árbol se hayan colado en nuestra línea durante el último año de sequía. Se encoge de hombros: Tal vez sean las raíces del árbol, tal vez sea una tubería colapsada, tal vez sea un yo-yo. La serpiente se adentró sólo una docena de metros y encontró un atasco, y ahora la pequeña garra en el extremo está girando. Una vez que la saque, sabremos mejor lo que está pasando. Le dejo con sus asuntos, aunque lanzo una mirada molesta al roble. Las tuberías del alcantarillado encajan de forma sencilla, con una junta de campana, y los diminutos pelos de las raíces se abren camino hacia el flujo rico en nutrientes, y luego crecen, llegando a ser lo suficientemente grandes como para destrozar la tubería de arcilla vítrea que forma tantas líneas de servicio o desprender una junta si las tuberías son de hierro fundido. Nadie sabe de qué están hechas nuestras tuberías, que tienen 70 años, pero me temo que estamos a punto de descubrirlo.

Quizá te interese  ¿Cuánto peso aguanta un mueble alto de cocina?

Cómo se puede mejorar el sistema de alcantarillado

La mayoría de los hogares y empresas envían sus aguas residuales a una planta de tratamiento donde se eliminan muchos contaminantes del agua. Las instalaciones de tratamiento de aguas residuales de Estados Unidos procesan cada día aproximadamente 34.000 millones de galones de aguas residuales. Las aguas residuales contienen nitrógeno y fósforo procedentes de los desechos humanos, los alimentos y ciertos jabones y detergentes. Una vez que el agua se limpia de acuerdo con las normas establecidas y supervisadas por los funcionarios estatales y federales, suele verterse en una masa de agua local, donde puede convertirse en una fuente de contaminación por nitrógeno y fósforo.

Algunas plantas de tratamiento de aguas residuales son capaces de eliminar más nitrógeno y fósforo de sus vertidos que otras, dependiendo de su equipo y de cómo traten las aguas residuales. Los sistemas de tratamiento mejorados permiten a algunas plantas de aguas residuales producir vertidos que contienen menos nitrógeno que las plantas que utilizan métodos de tratamiento convencionales. La mejora de los sistemas de tratamiento de aguas residuales suele ser costosa para los municipios y los contribuyentes, pero las mejoras pueden amortizarse o acabar ahorrando dinero a la planta. Otras plantas de tratamiento pueden ajustar las operaciones y reutilizar los equipos existentes para eliminar más nutrientes. Este enfoque, que suele denominarse optimización, suele ser mucho menos costoso que las mejoras y, en muchas plantas, puede suponer un ahorro de costes al reducir la demanda de energía y de productos químicos de tratamiento. En algunos casos, la optimización junto con otras mejoras tecnológicas pueden ser necesarias para alcanzar los objetivos de reducción de nutrientes de la planta. En todo el país se están aplicando diversas estrategias para reducir las cargas de nitrógeno y fósforo de las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Quizá te interese  ¿Qué es la junta tórica?

Soluciones para las aguas residuales

Algunas plantas de tratamiento siguen con un filtro de arena, para eliminar contaminantes adicionales. A continuación, el agua se desinfecta con cloro, ozono o luz ultravioleta y se vierte. Para obtener más información sobre cualquiera de las etapas del proceso de tratamiento del agua, consulte la hoja informativa sobre la cloración.Los lodos que se eliminan de los tanques de sedimentación y la espuma que se retira de la parte superior durante las etapas primarias se tratan por separado del agua. Las bacterias anaeróbicas (las bacterias anaeróbicas no necesitan oxígeno) se alimentan de los lodos durante 10 a 20 días a temperaturas de unos 38 grados centígrados. Este proceso disminuye el olor y la materia orgánica de los lodos, y crea un gas altamente combustible de metano y dióxido de carbono, que puede utilizarse como combustible para calentar la planta de tratamiento. Por último, los lodos se envían a una centrifugadora, como la que se muestra en la imagen inferior. Una centrifugadora es una máquina que gira muy rápidamente, forzando al líquido a separarse del sólido. El líquido puede entonces procesarse con las aguas residuales y el sólido se utiliza como abono en los campos.

Tratamiento primario de aguas residuales

La planta de control de la contaminación del agua del Distrito Sanitario de Oro Loma/Distrito Sanitario de Castro Valley trata las aguas residuales de San Lorenzo, Ashland, Fairview, Cherryland, Castro Valley y partes de Hayward y San Leandro mediante un tratamiento primario y secundario. El tratamiento primario es un proceso mecánico sencillo que utiliza tamices de barras, desarenadores y tanques de sedimentación para eliminar la basura y los sólidos sedimentables de las aguas residuales. El tratamiento secundario es un proceso biológico complejo que utiliza bacterias para convertir la materia orgánica disuelta en materia en suspensión que puede ser sedimentada como lodo. Las aguas residuales restantes se desinfectan y se descargan, mientras que los sólidos se estabilizan, se deshidratan y se transportan. En Oro Loma, la energía necesaria para el funcionamiento de la planta de tratamiento se genera in situ a partir de dos fuentes renovables. La primera es el gas metano, que se genera en el proceso de estabilización de los sólidos y se utiliza para producir calor y energía para el funcionamiento de la planta de tratamiento. La segunda fuente es la energía solar, generada por paneles solares in situ. Juntos, estos recursos energéticos permiten a Oro Loma ser autosuficiente ahora y en el futuro.

Quizá te interese  ¿Cómo quitar estampas de una puerta?