la mejor calefacción por suelo radiante

Por supuesto, toda regla tiene sus excepciones: nadie nos prohíbe crear combinaciones estilísticas y contrastes fascinantes, o elegir, por ejemplo, suelos modernos y sin juntas y completar el look con muebles clásicos y elegantes.

Al hacer las consultas, no olvide echar un vistazo también a los materiales menos populares, ya que pueden tener características que se adapten perfectamente a sus necesidades. Por ejemplo, si le gustan las superficies continuas y homogéneas, debería buscar suelos modernos sin juntas, como los de resina, microcemento o efecto metálico.

Una vez que haya adquirido un conocimiento general de los distintos tipos de suelos modernos, tendrá que empezar a acotar el campo: paradójicamente, tener demasiadas opciones disponibles genera caos e indecisión.

Ha “investigado” los mejores suelos modernos y ha encontrado los que se ajustan a su presupuesto. Ahora sólo queda determinar las características esenciales que busca en su suelo.

suelo laminado

Si queremos un aspecto industrial para nuestra casa debemos preferir materiales como el hormigón o el efecto metálico, que armonizan perfectamente con este estilo. En cambio, el estilo campestre exige inmediatamente madera o terracota. Un aspecto tradicional requiere el mármol en todas sus formas. Los interiores modernos van bien con suelos de resina o baldosas de gres de gran tamaño (120×120 o 75×150), preferiblemente en colores neutros como el negro, el beige, el arena o el gris antracita.

Una vez elegido el suelo para el interior, los fabricantes suelen ofrecer el mismo efecto para el exterior ofreciendo el material en una versión antideslizante con un mayor grado de resistencia que los suelos de interior. De este modo, puede asegurarse una hermosa vista con sólo abrir la ventana francesa.

El suelo de madera también ha sufrido cambios a lo largo del tiempo, tanto en términos estéticos como estructurales. Desde las originales planchas de 6×40 cm, colocadas en espiga, hasta las modernas planchas de 20×250 cm, que realzan la percepción del espacio y son, por tanto, ideales para enriquecer y caracterizar incluso los ambientes contemporáneos.

materiales para suelos interiores

Si queremos un aspecto industrial para nuestra casa, debemos preferir materiales como el hormigón o el efecto metálico, que armonizan perfectamente con este estilo. En cambio, el estilo campestre exige inmediatamente madera o terracota. Un aspecto tradicional requiere el mármol en todas sus formas. Los interiores modernos van bien con suelos de resina o baldosas de gres de gran tamaño (120×120 o 75×150), preferiblemente en colores neutros como el negro, el beige, el arena o el gris antracita.

Una vez elegido el suelo para el interior, los fabricantes suelen ofrecer el mismo efecto para el exterior ofreciendo el material en una versión antideslizante con un mayor grado de resistencia que los suelos de interior. De este modo, puede asegurarse una hermosa vista con sólo abrir la ventana francesa.

El suelo de madera también ha sufrido cambios a lo largo del tiempo, tanto en términos estéticos como estructurales. Desde las originales planchas de 6×40 cm, colocadas en espiga, hasta las modernas planchas de 20×250 cm, que realzan la percepción del espacio y son, por tanto, ideales para enriquecer y caracterizar incluso los ambientes contemporáneos.

suelo de mármol

En este artículo daremos una visión general de los precios y costes de instalación de todos estos suelos, daremos algunos consejos sobre cómo elegir el suelo adecuado para entornos “difíciles” y hablaremos de cómo conseguir un suelo resistente sin demoler el existente.

Si lo desea, puede solicitar presupuestos a contratistas de suelos de su zona a través de nuestro portal. Sólo tiene que rellenar una breve solicitud y en pocas horas recibirá tres presupuestos para su nuevo suelo de tres empresas especializadas cercanas a su domicilio.

Por ejemplo, existen en el mercado baldosas finas de gres porcelánico que pueden aplicarse directamente sobre el revestimiento anterior del suelo, en versión encajada o pegada. Son fáciles de cortar y pueden ser colocadas por uno mismo: muchas son incluso autofijables, ideales para el bricolaje.