Diferencia entre el acero laminado en caliente y el acero laminado en frío

Para conocer la diferencia entre el acero laminado en frío y el laminado en caliente, hay que empezar por entender que el acero se clasifica según las aleaciones que lo componen. Por ejemplo, hay aleaciones de acero al carbono, níquel, cromo, cromo-vanadio, níquel-cromo, tungsteno, molibdeno, silicio-manganeso y níquel-cromo-molibdeno en varios tipos de acero.

Cada tipo de acero tiene unas propiedades determinadas que reaccionan al frío y al calor. Por ejemplo, el acero inoxidable es una aleación de cromo-carbono que permite temperaturas de 1700 deg. F. para las denominaciones inoxidables 304 y 316 y hasta 2000 deg. F. para el grado inoxidable de alta temperatura 309(S). Para el 310(S), el rango de temperatura es de hasta 2100 grados F. F.

En la fabricación de metales, la verdadera diferencia entre el acero laminado en frío y el laminado en caliente es el proceso utilizado para crear y formar ambos. Como sus nombres indican, para el acero laminado en frío se utiliza la temperatura ambiente y para el laminado en caliente el calor.

Las otras diferencias entre ambos radican en el coste. El acero laminado en caliente es menos costoso de producir, ya que puede fabricarse rápidamente y sin recalentamiento. El acero laminado en caliente es el preferido por las industrias de la construcción y la soldadura. Las calidades del acero laminado en caliente no son tan importantes como el proceso de fabricación.

Quizá te interese  ¿Cuál es el suelo más caro?

Laminado en caliente recocido estirado en frío

Acero laminado en caliente o acero laminado en frío: ¿qué elegir? Una de las partes cruciales del trabajo de un ingeniero es elegir los materiales adecuados para su aplicación. Ya hay muchos tipos de metal entre los que elegir. Cada uno con sus propias ventajas y usos. Algunos tipos de acero son excelentes para los electrodomésticos, otros para la industria automovilística o marina, los depósitos de gas, las construcciones, etc.

Aún así, hay que hacer una distinción más. Un grado de material con la misma composición química puede tener cualidades diferentes según el método de fabricación. Nuestros clientes nos han pedido la diferencia. Así que aquí está.

El material de partida suele ser palanquillas o planchas de acero. Primero se calientan por encima de la temperatura mencionada. El siguiente paso es introducirlos en la maquinaria de laminación. El laminado continuo da la forma final deseada: una chapa (a partir de 3 mm) o un perfil.

Como es fácil moldear el metal a altas temperaturas sin ningún tipo de retraso, es posible producirlo en mayores cantidades que el acero laminado en frío. Esto hace que el precio de mercado del acero laminado en caliente sea más bajo. El acero se enfría a temperatura ambiente. Esto se conoce como normalización. Cambia la microestructura del material de forma que aumenta la ductilidad y la tenacidad. La ductilidad es especialmente importante a la hora de conformar el material (por ejemplo, el doblado de chapa) para darle la forma requerida para sus necesidades.

Formado en frío frente a laminado en caliente

A menudo nos preguntan en qué se diferencian el acero laminado en caliente y el laminado en frío. En efecto, se trata de dos tipos de metal diferentes con variaciones fundamentales en la forma de fabricarlos, como se indica a continuación:

Quizá te interese  ¿Cuál es el funcionamiento de la lijadora de banda?

En este proceso, el acero se lamina a una temperatura normalmente superior a 1700F, que está por encima de la temperatura de recristalización del acero. Cuando el acero está a una temperatura superior a la de recristalización, se puede moldear y dar forma fácilmente, y el acero se puede fabricar en tamaños mucho mayores. El acero laminado en caliente suele ser más barato que el laminado en frío porque no hay retrasos en el proceso de fabricación. Esto significa que, a diferencia del acero laminado en frío, no hay que recalentarlo.    Cuando el acero se enfría, se produce una cierta contracción, lo que supone un menor control sobre la forma y el tamaño del producto final, en comparación con el laminado en frío.

Los productos laminados en caliente, como las barras de acero laminadas en caliente, se utilizan en la industria de la construcción y la soldadura para fabricar vigas en I y vías férreas, por ejemplo. En cualquier situación en la que la precisión de la forma y la tolerancia no sean importantes, se suele utilizar el acero laminado en caliente.

¿Cuál es la diferencia entre los perfiles laminados en caliente y los perfiles laminados en frío? del momento

Todos los días, los ingenieros de producto y los propietarios de talleres se enfrentan a un proyecto o a una pieza que debe fabricarse con acero. Si no está especificado en el diseño, tendrá que decidir si utiliza acero laminado en caliente o en frío. Hacer la elección correcta le ayudará a crear la mejor solución en cuanto a calidad y coste. Desglosemos la diferencia entre el acero laminado en caliente y el laminado en frío.

Quizá te interese  ¿qué se necesita para ser un decorador de interiores?

El acero laminado en caliente es un proceso de laminación que implica el laminado del acero a temperaturas muy altas, más de 1.700 grados Fahrenheit, lo que se denomina la etapa de recristalización. A estas altas temperaturas, es fácil moldear, formar y cambiar el área de la sección transversal del acero utilizando fuerzas de laminación de compresión.

Cuando el acero se enfría, se encoge y hay menos control sobre el tamaño y la forma finales. Esta es la razón por la que el acero laminado en caliente siempre costará menos que el laminado en frío del mismo tamaño y forma.

El acero laminado en frío es, básicamente, un acero laminado en caliente que ha sido sometido a un proceso adicional. Los procesos adicionales proporcionan mejores acabados y tolerancias dimensionales más estrechas. Otros términos utilizados para el acero laminado en frío son acabado en frío y acero estirado en frío.