Ventajas e inconvenientes de la espuma de poliuretano

La espuma de poliuretano se utiliza para aislar edificios desde hace más de 50 años. En la actualidad, suele utilizarse para aislar grandes superficies, como los muros de los cimientos, pero también puede emplearse a menor escala, por ejemplo, para aislar el perímetro de puertas y ventanas.

Si está familiarizado con el aislamiento de edificios, probablemente haya oído hablar del valor R. El valor R es una unidad de medida que se refiere a la capacidad de un determinado tipo de aislamiento para evitar la transferencia de calor. El cálculo se basa en el grosor y la conductividad térmica del material en cuestión. Cuanto mayor sea el valor R, mejor será el rendimiento del aislamiento.

Se sabe que el aislamiento de espuma de poliuretano tiene un valor R más alto que la mayoría de los demás tipos de aislamiento. Por ejemplo, Adfoam pro 1875 (un tipo de espuma aislante diseñada específicamente para puertas y ventanas) tiene un valor R5 por pulgada cuadrada, mientras que el aislamiento de lana mineral suele estar entre 3,5 y 4.

El uso de espuma aislante puede suponer un importante ahorro de costes: la calefacción y el aire acondicionado del edificio requerirán menos energía, y no será necesario instalar un revestimiento para la casa entre los paneles de yeso y las paredes exteriores.

Desventajas de la espuma de poliuretano

La espuma de poliuretano, o espuma en spray, es una espuma aislante de dos componentes que se instala mediante un reactor especial, ya sea por pulverización, inyección o fundición. La espuma de poliuretano se forma por la mezcla y expansión de dos componentes líquidos.

Quizá te interese  ¿Cuáles son las herramientas para cortar?

La espuma de poliuretano es el aislante más eficaz hoy en día por su baja conductividad térmica y su durabilidad. Cuando se aplica por pulverización, la espuma se adhiere directamente al sustrato y proporciona un aislamiento continuo y sin juntas y una completa estanqueidad al aire. El aislamiento se mantiene estable a lo largo del tiempo, no se hunde, ni se encoge, ni se desplaza.

La espuma de poliuretano es completamente segura para la salud humana. No contiene partículas volátiles ni emite gases tóxicos, lo que garantiza un entorno seguro y saludable para los alérgicos. Si se instala correctamente, la espuma de poliuretano permanecerá inerte durante toda su vida útil y no provocará emisiones nocivas. Además, mejora el clima interior de los hogares, ya que no crece en exceso, no se pudre ni permite que vivan en su interior diversas bacterias u hongos. En cuanto a la gestión de residuos, las espumas de poliuretano se caracterizan por generar un mínimo de residuos durante su aplicación.

Desventajas del poliuretano

Este artículo sobre las ventajas y desventajas de un producto comercial puede estar desequilibrado hacia ciertos puntos de vista. Por favor, mejore el artículo añadiendo información sobre puntos de vista descuidados, o discuta el tema en la página de discusión. (Agosto de 2016)

La espuma en spray es un producto químico creado por dos materiales, el isocianato y la resina de poliol, que reaccionan cuando se mezclan entre sí y se expanden hasta 30-60 veces su volumen líquido después de ser rociado en el lugar. Esta expansión lo hace útil como material de envasado especial que se adapta a la forma del producto que se envasa y produce un alto valor de aislamiento térmico sin prácticamente ninguna infiltración de aire.

Quizá te interese  ¿Cuánto cuesta una puerta corredera para el baño?

A Otto Bayer (1902-1982) se le atribuye la invención del poliuretano en 1937. Consiguió sintetizar la espuma de poliuretano explorando su idea básica de que la mezcla de pequeños volúmenes de sustancias químicas podía crear materiales de espuma seca[1].

El poliuretano se siguió desarrollando para diferentes aplicaciones, desde suelas de zapatos y cojines hasta usos industriales. En la década de 1940, la espuma rígida se aplicó a los aviones,[2] y en 1979 el poliuretano comenzó a utilizarse como aislante en la construcción[3].

Espuma de poliuretano en spray

El SPF, un plástico celular aplicado por pulverización, se fabrica mezclando productos químicos para crear espuma. Estos productos químicos reaccionan rápidamente y se expanden al entrar en contacto para crear una espuma que aísla, sella el aire y proporciona una barrera contra la humedad. Cuando se instala correctamente, el SPF forma una barrera continua en las paredes, en las esquinas y en las superficies contorneadas. Resiste muy bien la transferencia de calor y es una solución eficaz para reducir las infiltraciones de aire no deseadas a través de grietas, costuras y juntas.

El aislamiento SPF aplicado por los profesionales suele describirse como una espuma de alta o baja presión y está disponible como de célula abierta o cerrada. Cada tipo tiene ventajas y desventajas en función de los requisitos de la aplicación. La tabla comparativa que aparece a continuación puede ser útil para explicar o comprender qué tipo de aislamiento SPF es el más adecuado para una aplicación específica.

Dos líquidos se combinan durante una reacción química para formar el SPF. Los dos líquidos vienen en bidones o contenedores diferentes, y los profesionales suelen referirse a un contenedor como el lado “A” y al otro como el lado “B”.

Quizá te interese  ¿Cómo saber la medida de un fitting?