A menudo sucede que no nos damos cuenta de que la solución a los distintos pequeños problemas domésticos que surgen todos los días es mucho más simple de lo que insistimos en pensar. De hecho, existen unos pequeños trucos y trucos que te permiten solucionar esos pequeños inconvenientes que parecen insuperables en muy poco tiempo.

Estos son los llamados remedios de la abuela que se transmiten de generación en generación y que siempre han permitido facilitar la vida de las amas de casa o de quienes se ocupan generalmente de las tareas del hogar.

Por ejemplo, ¿sabías que por revivir flores cortadas simplemente ponerlos en un jarrón con agua caliente y dejarlos hasta que se enfríen?

En 1910 el Gallaher Ltd. Compañía tabacalera publicó hasta 100 postales que reportaban muchos consejos sobre cómo lidiar con las tareas del hogar, resolver pequeños inconvenientes, cómo cocinar ciertos platos y cómo remediar y aliviar algunos dolores sin ir al médico.

Entre estos consejos, había uno que permitiría limpiar eficazmente el interior de una botella. De hecho, basta con colocar agua y arena dentro del recipiente y agitar con fuerza. De esta forma la botella quedará perfectamente limpia.

Es extraordinario pensar que estos remedios de la abuela inventados hace más de un siglo, aún hoy logran tener cierta utilidad y por eso son aplicados a diario por muchas amas de casa.

Uno de los trucos más utilizados por quienes tienen hijos que asisten a las primeras clases de primaria, es el que brinda quitar la tinta de la ropa. De hecho, basta con dejar la ropa en remojo en un poco de leche y proceder al enjuague: el resultado está garantizado.

Quizá te interese  ¿Cuánto cuesta la mano de obra para colocar una puerta?