¿Deben los jóvenes ver la televisión?

La tecnología forma parte de la vida. Y los padres pueden hacer que la tecnología sea una parte saludable de la infancia enseñando a usar los medios de forma inteligente. Los niños en edad preescolar pueden aprender el alfabeto en la televisión pública, los niños en edad escolar pueden jugar con aplicaciones y juegos educativos, y los adolescentes pueden investigar en Internet.

El niño estadounidense medio verá 200.000 actos violentos en la televisión antes de los 18 años. Muchos actos violentos son realizados por los “buenos”, a los que se enseña a los niños a admirar. De hecho, a menudo el héroe gana luchando con los “malos” o matándolos.

Esto puede confundir a los niños que tratan de entender la diferencia entre el bien y el mal. Los niños pequeños se asustan fácilmente con las imágenes violentas. Como todavía no entienden lo que es real y lo que es de mentira, decirles simplemente que la violencia no es real no les ayudará. Los problemas de comportamiento, las pesadillas y los problemas para dormir pueden ocurrir después de que los niños vean violencia en la pantalla.

Los niños mayores también pueden asustarse con imágenes violentas. Hablar con los niños de esta edad les ayudará, por lo que es importante consolarles y explicarles lo que ven para aliviar sus miedos. Pero es aún mejor no dejar que tus hijos vean programas o jueguen a juegos que puedan darles miedo.

Quizá te interese  ¿Cuánto cobra un Yesista por metro cuadrado?

Impacto de la televisión en la sociedad

La exposición de los niños y adolescentes estadounidenses a la televisión sigue superando el tiempo que pasan en las aulas: 15 000 horas frente a 12 000 horas cuando se gradúan.1 Según datos recientes de Nielsen, el niño y/o adolescente medio ve una media de casi tres horas de televisión al día.2 Estas cifras no han disminuido significativamente en los últimos 10 años.3 Cuando un niño termina la escuela secundaria, habrá pasado casi tres años viendo la televisión.1 Esta cifra no incluye el tiempo que pasa viendo cintas de vídeo o jugando a videojuegos.4

Según las encuestas sobre lo que ven los niños, un niño medio ve anualmente unos 12.000 actos violentos5 , 14.000 referencias e insinuaciones sexuales6 y 20.000 anuncios.7 Los niños y los adolescentes son especialmente vulnerables a los mensajes que se transmiten a través de la televisión y que influyen en sus percepciones y comportamientos.8 Muchos niños pequeños no pueden discriminar entre lo que ven y lo que es real. Aunque hay estudios que documentan algunos beneficios prosociales y educativos de ver la televisión,9

Los peligros de la televisión

Los niños estadounidenses ven una media de cuatro horas diarias de televisión. La televisión puede ser una poderosa influencia en el desarrollo de sistemas de valores y en la formación del comportamiento. Por desgracia, gran parte de la programación televisiva actual es violenta. Cientos de estudios sobre los efectos de la violencia televisiva en los niños y adolescentes han descubierto que los niños pueden:

El visionado extensivo de violencia televisiva por parte de los niños provoca una mayor agresividad. A veces, ver un solo programa violento puede aumentar la agresividad. Los niños que ven programas en los que la violencia es muy realista, se repite con frecuencia o es impune, son más propensos a imitar lo que ven. Los niños con problemas emocionales, de comportamiento, de aprendizaje o de control de los impulsos pueden verse influidos más fácilmente por la violencia televisiva. El impacto de la violencia televisiva puede manifestarse inmediatamente en el comportamiento del niño o salir a la luz años después. Los jóvenes pueden verse afectados incluso cuando su vida familiar no muestra ninguna tendencia a la violencia.

Quizá te interese  ¿Cuánto peso aguanta un cajón de cocina?

Los padres también pueden utilizar estas medidas para prevenir los efectos nocivos de la televisión en otros ámbitos, como los estereotipos raciales o sexuales. Hay que moderar la cantidad de tiempo que los niños ven la televisión, independientemente del contenido, porque disminuye el tiempo que dedican a actividades más beneficiosas, como leer, jugar con los amigos y desarrollar aficiones. Si los padres tienen serias dificultades para establecer límites, o están preocupados por el comportamiento de sus hijos, deben ponerse en contacto con un psiquiatra de niños y adolescentes o con un profesional de la salud mental para que les consulte y les ayude.

Cosas positivas de la televisión

A medida que los niños crecen y se desarrollan, pueden ser fácilmente influenciados por lo que ven y escuchan, especialmente de los medios digitales. Los medios digitales pueden incluir la televisión, Internet y los dispositivos inteligentes. Algunos programas pueden ser educativos. Pero muchos niños ven demasiados medios digitales. Muchos programas pueden mostrar a los niños comportamientos violentos que no se desea que imiten, o que pueden causar miedo. Los medios digitales también pueden mostrar a los niños malos hábitos alimenticios a través de anuncios de alimentos con muchas calorías y pocos nutrientes. Demasiado tiempo frente a la pantalla también puede restarle tiempo a la lectura, el estudio, las actividades de aprendizaje, el juego y el ejercicio. Los medios digitales también pueden mostrar el consumo de alcohol y drogas, el tabaquismo y el comportamiento sexual. Su hijo puede ver estas cosas antes de estar emocionalmente preparado para entender estos temas. Y antes de que puedan tomar buenas decisiones.

Como padre, puedes ayudar a disminuir los efectos nocivos de los medios digitales. Puede supervisar el tipo de programación y limitar el tiempo de pantalla de su hijo. Estos son algunos consejos para establecer buenos hábitos de visualización:

Quizá te interese  ¿Cómo se pegan los azulejos adhesivos?