Peligros de la toma de corriente

Cuando empiece a abordar su próximo proyecto de bricolaje de entretenimiento en casa o planee actualizar la conectividad de su oficina, es posible que se centre en asegurarse de que tiene los cables, conectores, equipos y soluciones de almacenamiento HDMI correctos. Puede que no piense inmediatamente en el receptáculo de alimentación, aunque el discreto receptáculo de alimentación es un componente extremadamente importante y vital para cualquier proyecto eléctrico o de red.

El término “tomacorriente” se refiere básicamente a la toma de corriente. Son dispositivos que permiten conectar equipos eléctricos a la fuente de alimentación primaria de corriente alterna de un edificio.     Piense en todas las tomas de corriente de su casa que proporcionan la conexión eléctrica a su televisor, lámpara, tostadora, etc. Su funcionamiento es relativamente sencillo. El enchufe (el conector móvil unido al cable principal de un dispositivo eléctrico) se conecta a la toma de corriente (el objeto fijado en el equipo o en la estructura de un edificio y conectado a un circuito eléctrico energizado), y la energía se distribuye entonces desde la fuente principal al objeto. Los enchufes y las tomas de corriente eléctrica difieren en cuanto a la tensión y la corriente nominal, la forma, el tamaño y el tipo de conectores.    En Norteamérica, se utilizan conectores normalizados por la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos. Los dispositivos se denominan con el formato NEMA n-mmX, donde n es un identificador de la configuración de clavijas y cuchillas, mm es el amperaje máximo, y X es P para clavija o R para receptáculo. Por ejemplo, NEMA 5-15R es un receptáculo de configuración tipo 5 que soporta 15 amperios. Parece complicado, pero es un sistema que ayuda a los electricistas y a los consumidores a identificar correctamente la cantidad de potencia que puede soportar un determinado receptáculo.

Quizá te interese  ¿Qué diferencia hay entre suelo laminado y tarima flotante?

Plano de la toma de corriente

Una toma de corriente es siempre una toma de corriente, pero una toma de corriente no es sólo un receptáculo. Los ventiladores de techo, las luminarias y otras conexiones cableadas se conectan a las tomas de corriente. Una toma de corriente se define como “un punto del sistema de cableado en el que se toma la corriente para alimentar un equipo de utilización”.

Ahora, la definición de NEC 2017 de un receptáculo incluye “dispositivos para la conexión directa de equipos de utilización eléctrica diseñados para acoplarse con el dispositivo de contacto correspondiente”. Esto deja claro que otros productos, como los de la imagen, se consideran receptáculos aunque no se utilice una tapa de enchufe.

Receptáculo. Un receptáculo es un dispositivo de contacto instalado en la toma de corriente para la conexión de una clavija. Un receptáculo simple es un dispositivo de contacto único sin ningún otro dispositivo de contacto en el mismo yugo. Un receptáculo múltiple son dos o más dispositivos de contacto en el mismo yugo.

Receptáculo. Dispositivo de contacto instalado en la toma de corriente para la conexión de una clavija de fijación, o para la conexión directa de equipos de utilización eléctrica diseñados para acoplarse al dispositivo de contacto correspondiente. Un receptáculo simple es un dispositivo de contacto único sin ningún otro dispositivo de contacto en el mismo yugo. Un receptáculo múltiple es un dispositivo de contacto doble o más en el mismo yugo. (CMP-18)

Función de toma de corriente

Una toma de corriente es una abertura o una serie de aberturas conectadas a una fuente de alimentación por cable destinada a alimentar equipos y componentes eléctricos. Es uno de los elementos más utilizados en una casa o un edificio y puede encontrarse en casi todo el mundo, aunque muchos países tienen normas o voltajes diferentes. Por ello, no todas las tomas de corriente, ni los componentes a los que están destinadas, son compatibles entre sí.

Quizá te interese  ¿Qué papel pintado es lavable?

La mayoría de los componentes electrónicos domésticos obtienen su energía de un cable que se conecta a la toma de corriente. El enchufe del componente transfiere la energía de la toma de corriente al aparato que la necesita. A continuación, otro cable lleva la electricidad de vuelta a su ubicación original. Para simplificar, en un entorno doméstico, se trata del cuadro eléctrico. Debido a este recorrido de ida y vuelta, a menudo se denomina circuito eléctrico.

En Estados Unidos, la toma de corriente estándar tiene un par de ranuras verticales paralelas separadas por menos de 2,5 cm, además de una abertura redonda centrada debajo de las ranuras verticales. La abertura redonda es para el suelo, lo que ofrece cierta seguridad. El voltaje en Estados Unidos suele ser de 120 voltios. Además de en Estados Unidos, este enchufe estándar se utiliza a menudo en las zonas orientales de Sudamérica, en algunos países del Caribe y en algunos países de Oriente Medio.

Cableado de la toma de corriente

Las tomas de corriente (más propiamente conocidas como receptáculos) son los caballos de batalla del sistema eléctrico de su casa. Las tomas de corriente son el lugar donde las lámparas, los equipos electrónicos, los pequeños electrodomésticos, los calentadores y muchos otros dispositivos se conectan a los circuitos eléctricos de la casa para cumplir con sus funciones. Con el tiempo, un receptáculo de salida puede ver cómo se insertan y retiran los enchufes de los cables cientos de veces, y como cualquier otro dispositivo mecánico, con el tiempo se desgastan o se dañan. Los cambios en los requisitos del código eléctrico también pueden significar que, cuando se cambie o se trabaje en un receptáculo existente, puede ser necesario actualizarlo para que cumpla con el código.

Quizá te interese  ¿Cómo hacer instalación eléctrica en el exterior?

Aunque los receptáculos no tienen partes móviles, tienen puntos de contacto metálicos dentro del cuerpo del dispositivo, que están diseñados para agarrar firmemente las puntas caliente, neutra y de tierra de los enchufes de los cables. Con el tiempo, estos contactos comienzan a desgastarse y pierden su capacidad de agarre. A medida que los puntos de contacto expuestos pierden su capacidad de agarre al enchufe, se crea una mayor resistencia eléctrica y calor, lo que puede causar problemas en el cableado y puede hacer que se disparen los interruptores. También puede empezar a oírse un crujido en el receptáculo debido a las chispas, y los enchufes de los aparatos se sentirán sueltos dentro de las ranuras del receptáculo.