Curado eléctrico del hormigón

El curado es la protección del hormigón fresco contra la evaporación y las temperaturas extremas que podrían afectar negativamente a la hidratación del cemento. Para que el hormigón adquiera su resistencia potencial y su durabilidad, debe tener suficiente agua para la hidratación del cemento y una temperatura que permita mantener esta reacción química a un ritmo rápido y continuo. Para garantizar la existencia de estas condiciones, el hormigón debe estar protegido de las influencias nocivas del viento, el sol y la meteorología variable. Dado que se considera que 23°C es la temperatura ideal para la hidratación, es deseable mantener la temperatura del hormigón en esta cifra o en torno a ella mientras se produce el curado. Las técnicas de curado del hormigón se dividen en dos grupos: las diseñadas para evitar la pérdida de agua, como la aplicación de membranas impermeables, y las que aportan humedad durante las primeras fases del proceso de hidratación, como el encharcamiento o la aplicación de arena húmeda o arpillera. La selección del método de curado suele ser una cuestión de economía, pero otra consideración es que el método utilizado debe causar la menor interferencia con otras operaciones en la obra.

Curado del hormigón Aci

El curado desempeña un papel importante en el desarrollo de la resistencia y la durabilidad del hormigón. El curado tiene lugar inmediatamente después de la colocación y el acabado del hormigón, e implica el mantenimiento de las condiciones de humedad y temperatura deseadas, tanto en profundidad como cerca de la superficie, durante largos períodos de tiempo. El hormigón correctamente curado tiene una cantidad adecuada de humedad para la hidratación continua y el desarrollo de la resistencia, la estabilidad del volumen, la resistencia a la congelación y descongelación, y la resistencia a la abrasión y a la descamación.

Quizá te interese  ¿Cómo hacer un pegamento fuerte para metal?

El riego por goteo se utiliza normalmente para curar superficies planas en trabajos pequeños. Se debe tener cuidado de mantener la temperatura del agua de curado a no más de 20 grados Fahrenheit más fría que el hormigón para evitar el agrietamiento debido a las tensiones térmicas.  La inmersión se utiliza principalmente en el laboratorio para el curado de muestras de ensayo de hormigón. Pulverización y nebulización

La pulverización y la nebulización se utilizan cuando las temperaturas ambientales son muy superiores al punto de congelación y la humedad es baja. La nebulización puede minimizar el agrietamiento por contracción plástica hasta que el hormigón alcance el fraguado final. Recubrimientos húmedos saturados

¿Cuánto tiempo tarda en curar una calzada de hormigón?

El curado desempeña un papel importante en el desarrollo de la resistencia y la durabilidad del hormigón. El curado tiene lugar inmediatamente después de la colocación y el acabado del hormigón, e implica el mantenimiento de las condiciones de humedad y temperatura deseadas, tanto en profundidad como cerca de la superficie, durante largos períodos de tiempo. El hormigón correctamente curado tiene una cantidad adecuada de humedad para la hidratación continua y el desarrollo de la resistencia, la estabilidad del volumen, la resistencia a la congelación y descongelación, y la resistencia a la abrasión y a la descamación.

El riego por goteo se utiliza normalmente para curar superficies planas en trabajos pequeños. Se debe tener cuidado de mantener la temperatura del agua de curado a no más de 20 grados Fahrenheit más fría que el hormigón para evitar el agrietamiento debido a las tensiones térmicas.  La inmersión se utiliza principalmente en el laboratorio para el curado de muestras de ensayo de hormigón. Pulverización y nebulización

Quizá te interese  ¿Por qué es importante la lubricación de un motor?

La pulverización y la nebulización se utilizan cuando las temperaturas ambientales son muy superiores al punto de congelación y la humedad es baja. La nebulización puede minimizar el agrietamiento por contracción plástica hasta que el hormigón alcance el fraguado final. Recubrimientos húmedos saturados

¿Puede hacer demasiado calor o demasiado frío para colocar hormigón nuevo?

El proceso de curado del hormigón implica una reacción entre el cemento Portland y el agua que ayuda a liberar el calor del hormigón a un ritmo deseado y controlado. Sin el curado, la humedad se pierde demasiado rápido y no hay suficiente agua necesaria para que los cristales crezcan, lo que resulta en un hormigón más débil.

El hormigón debe colocarse idealmente en condiciones de entre 50 y 75 grados Fahrenheit, y esta temperatura debe mantenerse durante el curado del hormigón. Si hace demasiado calor o demasiado frío, el proceso de crecimiento de los cristales se ve interrumpido o acelerado, lo que da lugar a resultados débiles. El proceso de curado adecuado es vital para la calidad, la durabilidad, la fuerza, la estanqueidad y la resistencia a la congelación y descongelación.

El curado del hormigón con agua evita la pérdida excesiva de humedad, ya que el agua creará una capa durante un periodo de tiempo prolongado que puede controlar la evaporación de la humedad de la superficie. Al cabo de un tiempo, el hormigón iniciará la reacción química que acabará endureciendo el hormigón.

El curado del hormigón con una membrana o una lámina de plástico es la forma más práctica y eficaz de curar el hormigón en la industria de la construcción actual; a veces no se dispone de agua para el curado con agua o, si se hace de forma incorrecta, puede afectar a la resistencia o al acabado de la superficie del producto de hormigón.

Quizá te interese  ¿Cuánto cuesta insonorizar un piso de 70m2?