Seguridad del cable de cobre

Tanto el cobre como lo que es esencialmente vidrio, o fibra óptica, tienen sus ventajas y características únicas. El cobre ya existe en muchos lugares y es barato en la conexión de dispositivos de red. Sin embargo, con la drástica reducción del coste del despliegue óptico, el cable de fibra óptica con futuro muestra más ventajas que el cobre y tiene una mejor perspectiva en el mercado futuro.

Empecemos con la premisa general de que la transmisión de energía eléctrica a través del cobre es más barata que la transmisión de energía láser a través de la fibra, porque así ha sido hasta ahora, aunque esto está cambiando rápidamente. La mayoría de la gente pasa por alto el coste del armario de cableado en las redes de cobre, y no debería hacerlo. No olvidemos que un armario de cableado estándar incluye los costes de la alimentación SAI (fuente de alimentación ininterrumpida) acondicionada, la toma de tierra de datos, el HAVC (control automático de tensión híbrido) y el espacio en el suelo.

Estos costes integrales suelen superar el coste adicional de los equipos de fibra en una arquitectura de fibra centralizada, además de ocupar un espacio de trabajo significativamente mayor (que suele ser limitado). Por tanto, una LAN (red de área local) totalmente de fibra es realmente más económica y eficiente en cuanto a espacio que un entorno de red basado en el cobre para las nuevas construcciones y las renovaciones importantes.

Quizá te interese  ¿Cómo limpiar piso flotante con vapor?

Cable de cobre para Internet

La transmisión por fibra óptica existe desde hace más de 50 años y es la mejor opción para la mayoría de los proyectos informáticos. Puede ser muy valiosa para su próximo proyecto, si usted es un proveedor de servicios de Internet u otro tipo de empresa que necesita proporcionar a la gente acceso a Ethernet a través de largas distancias.

Los cables de fibra óptica superan al cobre en este apartado, y ni siquiera está cerca. Los cables de fibra óptica están hechos de pequeñas hebras de vidrio, cada una del tamaño de un cabello humano, y utilizan pulsos de luz. Por eso pueden transportar muchos datos -hasta 60 terabits por segundo- a velocidades apenas inferiores a la de la luz. Los cables de cobre, limitados por la velocidad a la que viajan los electrones, sólo pueden alcanzar unos 10 gigabits por segundo.

Los cables de fibra óptica son la mejor opción si necesitas enviar una señal a mayores distancias. Los cables de cobre sólo pueden transportar señales a unos 100 metros, mientras que algunos cables de fibra óptica monomodo pueden transportar más datos hasta 25 millas. El cable de fibra óptica también transporta los datos con menos atenuación o pérdida de señal -sólo un tres por ciento cada 100 metros- que el cobre, que pierde más del 90 por ciento en la misma distancia.

Internet de Cooper

Aunque el DSL y el cable se transmiten técnicamente por cables de cobre, nuestra definición de banda ancha de cobre se limita a las demás tecnologías que utilizan cables de cobre. Esto incluye las líneas tradicionales de T-carrier como T1 y T3, así como las nuevas tecnologías como Ethernet sobre cobre (EoC). Los T1 suelen utilizarse para líneas de voz multicanal, pero también pueden utilizarse para banda ancha simétrica dedicada. No tienen que conectarse necesariamente a Internet; también pueden utilizarse como conexión de red privada punto a punto a cualquier distancia.

Quizá te interese  ¿Qué pasa si se moja una placa de pladur?

Estas conexiones de cobre no suelen ser un servicio de tipo “ready-connect”. Pueden tardar semanas o meses en configurarse, dependiendo de la infraestructura existente. La ventaja es que pueden utilizarse en casos en los que no se dispone de otras opciones de banda ancha. Sin embargo, el coste suele ser bastante elevado. Por eso es raro que alguna de estas tecnologías se utilice para una conexión de banda ancha doméstica. Suelen ser las empresas más grandes las que pueden justificar el coste de estos servicios.

Precio del cable de cobre para Internet

Elegir un proveedor de Internet para tus necesidades personales y laborales puede ser un reto, sobre todo si no estás familiarizado con los distintos tipos de conexión. La conexión a Internet requiere que los datos viajen a través de ondas de radio, líneas telefónicas, redes de cable, antenas parabólicas o cableado eléctrico. La línea de abonado digital (DSL), el cable y la fibra óptica son las conexiones a Internet más habituales, y difieren en cuanto a velocidad de descarga y subida, precios y cantidad de ancho de banda. Se conocen como tecnologías de “última milla”, que sirven de puente entre la “red troncal” de Internet y las residencias de los usuarios.

El ancho de banda se define por el volumen de información que puede enviarse a través de una conexión en un tiempo medido: megabits por segundo (Mbps). Por otro lado, la velocidad es la rapidez con la que se recibe o descarga esa información. Ambas son medidas fiables de la calidad de la conexión a la hora de elegir un proveedor de Internet.

Quizá te interese  ¿Qué es una ingleteadora telescopica?

El Internet DSL en Estados Unidos funciona con líneas telefónicas locales para conectarse a Internet. Tiene un ancho de banda menor (consulta la calculadora de ancho de banda para ver cuántos datos necesitas) y es la opción más lenta, pero es suficiente para un solo usuario con un uso básico, como navegar por la web y hacer streaming en definición estándar. La DSL es la opción más disponible y barata de los tres tipos de conexión que tratamos aquí. Además, es fácil de configurar y no suele requerir instalación profesional ni cuotas. CenturyLink tiene un plan de DSL sin límite de datos, lo que siempre es ideal. DSL es la mejor alternativa para los usuarios que viven en zonas rurales y no quieren seguir con el Internet por satélite, que puede ser más lento y tener una alta latencia. Sin embargo, no está tan disponible en las zonas rurales como el Internet por satélite.