Fruta rica en minerales

El hierro, el cobre, el zinc, el flúor, el yodo, el selenio, el cromo, el cobalto, el manganeso, el silicio, el níquel y el vanadio se conocen como “microelementos” (u oligoelementos) porque sólo están presentes en el organismo en cantidades mínimas, pero son esenciales para el correcto desempeño de muchas funciones y reacciones bioquímicas básicas. Fuentes alimentarias

Todas las sustancias que necesita el organismo pueden obtenerse de forma natural a partir de una dieta diaria sana, variada y equilibrada, compuesta principalmente por alimentos frescos, crudos o ligeramente cocinados, y por cantidades adecuadas de bebidas que contengan diversos porcentajes y tipos de sales minerales.

Por ejemplo, una dieta rica en minerales incluye la leche y los productos lácteos, las legumbres y el pescado, que son ricos en calcio y fósforo, y todas las verduras verdes, las nueces, las avellanas, el cacao amargo y el chocolate negro, el trigo blando y las judías, que son ricos en magnesio.

El pescado de agua salada (como el atún, la caballa, el salmón, el bacalao, etc.), así como los mariscos y crustáceos y las algas son ricos en yodo y cloro, mientras que la carne es una buena fuente de azufre y fósforo.

Sales minerales naturales

Dónde se encuentran las sales minerales y para qué se utilizan Todo lo que quería saber sobre las sales minerales y nunca se atrevió a preguntar. Qué son, qué alimentos los contienen, por qué son útiles y, sobre todo, qué beneficios aportan al organismo.

Intentemos explicarlo con una metáfora. Pensemos en el organismo humano como un reloj preciso y complejo: las sales minerales son como los tornillos microscópicos que permiten que los engranajes de nuestro reloj giren y lo hagan funcionar.

Las sales minerales, junto con los hidratos de carbono, los lípidos, las proteínas y las vitaminas, son elementos fundamentales para la vida celular, ya que participan en procesos celulares esenciales para el desarrollo de tejidos y órganos, como los huesos y los dientes, y regulan el equilibrio salino y el intercambio celular.    Además, aunque las sales minerales son sustancias inorgánicas y no energéticas, participan en numerosas reacciones esenciales para las funciones energéticas del individuo.

Mesa de sal mineral

Las sales minerales son un tema que sin duda merece la pena explorar: son vitales, ya que desempeñan muchas funciones en el organismo, y sin embargo no son producidas por el cuerpo, sino que deben ser ingeridas a través de los alimentos.

Además de las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas y las vitaminas, los minerales, que entran en la categoría de micronutrientes, también son vitales para el organismo, incluso vitales. Cada una de estas sustancias tiene una tarea específica y nuestro cuerpo las necesita para funcionar correctamente y regular los procesos metabólicos.

Síntomas de carencia de minerales

Existen opiniones encontradas sobre la suplementación de agua durante las comidas principales, ya que algunos sostienen que es preferible beber lejos de la comida y la cena, mientras que otros apoyan el hecho de que el agua contribuye a la correcta absorción de todos los nutrientes de nuestra dieta cuando se suplementa durante las comidas.

En general, la mayoría de las personas tienden a beber menos durante las horas de trabajo debido a una rutina laboral a menudo agitada y a la atención a los clientes y a los compañeros de trabajo, olvidando hidratarse regularmente o simplemente no teniendo tiempo para beber un vaso de agua.

Para no experimentar los efectos y daños de la deshidratación, es útil tratar de adoptar algunos hábitos saludables que nos permitan integrar adecuadamente el agua que necesita nuestro cuerpo, tratando de seguir un estilo de vida saludable y manteniéndonos alerta y eficientes a lo largo del día.

La cantidad total de líquidos que necesita el organismo no se calcula sumando sólo los vasos de agua consumidos durante el día, sino también teniendo en cuenta los líquidos complementados durante las comidas mediante el consumo de otras bebidas y alimentos sólidos que contienen diferentes porcentajes de agua.