Los 10 alimentos más saludables para el ser humano

El brócoli también debe incluirse entre los alimentos saludables. Son bajas en calorías y ricas en fibra, minerales, betacaroteno y antioxidantes, enzimas que ayudan a prevenir muchas enfermedades. Son especialmente buenos para las mujeres embarazadas.

Ricas en proteínas, las judías son también un alimento saludable. Son ricos en omega-3, magnesio, hierro, potasio y fibra. Combaten el colesterol malo, que siempre debe ser controlado, incluso en las pruebas de tiroides.

Los boniatos deberían estar definitivamente en la lista de alimentos saludables. Contienen mucho potasio -bueno para combatir la presión arterial- y son ricos en vitamina A. Tienen un bajo contenido glucémico. Tienen un bajo contenido glucémico, lo que las convierte en un alimento especialmente bueno para las personas que sufren de diabetes.

Lista de alimentos saludables

¿Qué significa estar sano? ¿Se trata sólo de la salud física o también del bienestar y el equilibrio mental? La nutrición desempeña un papel muy importante en la salud general del organismo, tanto física como mental. Descubre qué comer para sentirte bien y cómo sentirte mejor con un estilo de vida regular.

Los cereales, las legumbres, las verduras y las frutas son alimentos importantes porque aportan hidratos de carbono (sobre todo almidón y fibra), pero también vitaminas, minerales y ácidos orgánicos. Además, los cereales y las legumbres son también buenas fuentes vegetales de proteínas.

El omega 6, en cambio, se encuentra en el aceite de colza, maíz, soja, semillas de algodón y girasol, en los frutos oleaginosos (como los cacahuetes, las nueces y los pistachos) y en alimentos como los cereales, las legumbres secas y la yema de huevo.

Estas grasas son componentes esenciales del organismo (forman las membranas celulares), y son indispensables para el desarrollo y el crecimiento del niño, además de reducir el nivel de triglicéridos en la sangre.

Alimentos saludables para comer

Tienen un alto contenido en grasas y calorías, pero actualmente hay muchos estudios que demuestran su efecto beneficioso para la salud. Las nueces son sabrosas y ricas en nutrientes importantes, como el magnesio y la vitamina E. No necesitan ninguna preparación especial, por lo que son fáciles de incorporar a la dieta. No necesitan ninguna preparación especial, por lo que son fáciles de incorporar a la dieta. Su consumo, incluso diario, está bien, pero no hay que excederse para no ganar peso.

La almendra contiene vitamina E, antioxidantes, magnesio y fibra. Al igual que las nueces, las almendras tienen un alto contenido en calorías y grasas, pero consumirlas con moderación aporta nutrientes beneficiosos para la salud metabólica.

Las semillas de chía son un alimento especialmente nutritivo. Basta decir que en 30 gramos de semillas hay 11 gramos de fibra, y una gran proporción de la dosis recomendada de magnesio, manganeso, calcio y otros nutrientes diversos.

Es una hierba que ha ido ganando popularidad en los últimos años. Especialmente rica en hidratos de carbono, proteínas vegetales, fibra alimentaria y magnesio, no contiene gluten, por lo que es apta para celíacos. Cuidado con la carga calórica, 100 gramos aportan 350 calorías.

Alimentos para comer

es decir, todos los condimentos que son extremadamente calóricos y contienen demasiadas grasas saturadas, que son perjudiciales para la salud. Para enriquecer nuestros platos, optamos por un buen aceite de oliva virgen extra, rico en polifenoles antioxidantes.

Puede que sean cómodos de guardar en la nevera y que sacien la sed y sean sabrosos para el paladar, pero los zumos de fruta industriales suelen esconder mucho azúcar añadido y, de hecho, contienen muy poca fruta real. Las llamadas calorías líquidas son vacías y están infravaloradas, pero pueden tener un gran impacto en la pérdida de peso cuando se utilizan de forma regular y constante. Es mejor elegir una fruta fresca de temporada, un zumo recién exprimido o un extracto casero en el que los únicos azúcares ingeridos sean los presentes de forma natural en el alimento.