Comer ensalada por la noche es malo para la salud

Las ensaladas son estupendas para aportar vitaminas, antioxidantes, minerales, fibra y otros nutrientes esenciales para nuestro bienestar, pero no hay que abusar y hay que tener cuidado con el tipo de ensalada que se come para evitar problemas de colon.

En general, alimentos como las legumbres, las alcachofas, los espárragos, las cebollas y los ajos son menos digeribles, mientras que las verduras de fácil digestión recomendadas para todos son los calabacines, la lechuga, las patatas, las zanahorias, el hinojo y muchas otras.

Hay muchas ensaladas sabrosas e inofensivas que también se pueden consumir en el caso del síndrome del intestino irritable, y que son realmente eficaces para combatir los síntomas. Las ensaladas mixtas, como la de iceberg o achicoria y pollo, también son excelentes, al igual que las ensaladas de pasta, que pueden aderezarse con ingredientes ligeros y de hoja verde mezclados con pulpo o garbanzos.

Contraindicaciones de la ensalada

El tamaño de la ración significa, por ejemplo, una fruta entera (manzana, pera, naranja) o 2-3 pequeñas (albaricoques, ciruelas), un plato de ensalada (al menos 50 gramos), medio plato de verduras cocidas o crudas, un bol de macedonia o un vaso de zumo recién exprimido o centrifugado.

Periodista de profesión, es editora de la Revista de la Fundación Umberto Veronesi desde 2014. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación y tiene un máster en Comunicación. De 2003 a 2010 trabajó en la producción y edición de Sportello cancro (Corriere della Sera y Fondazione Veronesi). Junto con Roberto Boffi, escribió el manual “¡Spegnila!” (BUR Rizzoli), dedicado a los que quieren dejar de fumar.

Quizá te interese  ¿qué fer a malta?

Lechuga cocida

La simple ensalada que se encuentra en la naturaleza contiene una sustancia química llamada “lactucarium”, que tiene efectos calmantes y analgésicos y provoca una ligera sensación de euforia.

Además, recuerda que siempre que decidas añadir un nuevo alimento a su dieta debes hacerlo poco a poco y en pequeñas dosis. Comprueba cómo reacciona y si no muestra signos de malestar o dolor, entonces puedes seguir dándoselo.

Los rábanos son crujientes y tienen un sabor agradable, por lo que suelen ser muy populares entre la gente, que prefiere comerlos crudos en ensaladas. ¿Pero los conejos pueden comer rábanos?

Comer ensalada todos los días adelgaza

Es mejor no congelar las patatas ni crudas ni cocidas. Una vez sacados del congelador, estarán demasiado pastosos e incluso entonces perderán su textura crujiente. Por cierto, las patatas crudas se conservan muy bien durante mucho tiempo si se guardan en un lugar fresco y seco. Así que no hay grandes razones para congelarlas (Lee también: Cómo conservar correctamente las patatas, los ajos y las cebollas).

Por la misma razón, sería mejor evitar la congelación de los tomates crudos, que estarían demasiado blandos una vez sacados del congelador y llevados a temperatura ambiente. Si quiere meterlas en el congelador (por ejemplo, para no desperdiciarlas), deberá utilizarlas después de cocinarlas, por ejemplo, para hacer una salsa.

Incluso después de mucho tiempo a temperatura ambiente, los alimentos fritos pierden su carácter crujiente, imagina lo que ocurre si los congelas y luego intentas utilizarlos de nuevo. Si se da el gusto de probar este manjar, lo mejor es disfrutar de la comida frita mientras esté caliente.