El mejor multivitamínico para mayores de 50 años

Entre los diversos, los más implicados son: la vitamina C o ácido ascórbico, la vitamina E o alfa tocoferol, las provitaminas A como los carotenoides (por ejemplo, luteína, zeaxantina, licopeno, betacaroteno, etc.), el zinc, el selenio, la coenzima Q10 (coQ10), las antocianinas (flavonoides, polifenoles secundarios) y/o los extractos naturales que los contienen. Entre ellos están: la semilla de uva, el jengibre, el espino y el arándano.

Las vitaminas en cuestión son las del grupo B, es decir, la tiamina (vit B1), la riboflavina (vit B2), la niacina (vit PP), el ácido pantoténico (vit B5), la piridoxina (vit B6), la biotina (vit H), el ácido fólico y la cobalamina (vit B12).

Mérito al 50

NUESTRO CONSEJO EN BREVE Es a partir de los 50 años cuando se sientan las bases para los años prósperos que vienen. La estrategia para envejecer bien consiste en llevar un estilo de vida activo, una dieta equilibrada y abandonar (o limitar) los malos hábitos, como el alcohol, el tabaco y los ascensores. Los hombres y las mujeres tienen necesidades diferentes, por lo que hemos formulado complementos alimenticios multivitamínicos y multiminerales completos diseñados para apoyar las necesidades nutricionales masculinas y otros para apoyar las femeninas.

El mejor multivitamínico altroconsumo

A partir de los 50 años, comienza a aparecer un problema específico relacionado con el aumento de la homocisteína. Los niveles elevados de esta sustancia en la sangre se consideran los principales factores de riesgo de la aterosclerosis. Por ello, merece la pena estudiar cómo ayudar a nuestro cuerpo…

Además de ser necesaria para la formación de glóbulos rojos, esta vitamina desempeña otras funciones que a menudo se pasan por alto. Por ejemplo, es necesaria para el funcionamiento del sistema nervioso central y para varias enzimas útiles para el metabolismo de los aminoácidos.

Qué vitaminas tomar

Además de desempeñar un papel importante en el sistema óseo, los estudios científicos han demostrado que la ingesta de magnesio y calcio favorece una menor incidencia de problemas cardiovasculares. Por último, la vitamina K y el zinc también contribuyen al mantenimiento de unos huesos normales.

Las vitaminas B2, B3 y B8, junto con el zinc, contribuyen al mantenimiento de una piel normal, junto con la vitamina C, que contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los vasos sanguíneos, los huesos, los cartílagos, las encías, la piel y los dientes.