Ahorrar energía en el hogar y en la oficina es importante no solo para evitar el desperdicio económico sino también para evitar cargas innecesarias sobre el medio ambiente. Así que descubramos algunos consejos útiles para contener el consumo de energía.

Más o menos todo el mundo ha visto llegar facturas de luz muy elevadas, que en algunos casos pueden parecer injustificadas. Desafortunadamente, esto sucede a menudo porque no sabemos gestionar mejor nuestro consumo de energía.

Portada del artículo: 10 consejos para ahorrar energía en el hogar y la oficina

Hay muchas formas en las que, más o menos inadvertidamente, estamos acostumbrados a desperdicio de electricidad. ¿Algunos ejemplos? Olvídate de las luces encendidas o peor aún, abre el frigorífico, usa electrodomésticos y, una vez terminado, no los apagues por completo (incluido el stand-by), manejes mal la caldera o aire acondicionado y mucho más.

Nuestra hábitos incorrectos de consumo de energía, tanto en casa como en la oficina, hacen que desperdiciemos muchos recursos útiles y en consecuencia aumentan la factura. Un problema que, por tanto, en muchos casos se puede contener.

10 consejos para ahorrar energía en casa y en la oficina

¿Qué podemos hacer concretamente para mantener bajo el consumo de energía en el hogar y la oficina? Existen buenas prácticas y trucos sencillos que, si se convierten en hábitos cotidianos, pueden bajarnos la factura, e incluso mucho. Sobre todo, se trata de aprender a gestionar mejor tus electrodomésticos, sustituyendo paulatinamente los antiguos por productos de última generación pero también evitando desperdicios innecesarios. Esto es lo que debe buscar:

Quizá te interese  ¿Cómo deshacerse del ácido láctico? Consejos y remedios naturales

1 Electrodomésticos y bombillas de bajo consumo

Fundamental en el hogar, pero también en la oficina, uso exclusivo electrodomésticos y bombillas de bajo consumo. Tenga cuidado, por lo tanto, dentro de los límites de sus posibilidades, de reemplazar lentamente todos los electrodomésticos viejos por los de clase A +++ o A ++. Se trata de productos más costosos pero que permiten ahorrar en el tiempo y, por tanto, amortizar fácilmente el gasto inicial. También reemplace todas las bombillas con esas el ahorro de energía. El discurso es el mismo que para los electrodomésticos: el coste inicial es mayor pero duran más y consumen mucha menos energía.

2 Calefacción y caldera

En invierno no podemos evitar el uso de calefactores que, sin embargo, suelen pesar mucho en la factura. El primer consejo más útil para quienes tienen caldera es mantenerla siempre encendido a uno temperatura entre 18 ° y 20 °, posiblemente cerrando los radiadores de las habitaciones que no se utilicen. De hecho, encenderlo y apagarlo varias veces al día contribuye a aumentar las facturas. También recuerde no abrir las ventanas con demasiada frecuencia, de lo contrario, tendrá dificultades para mantenerse a la temperatura, lo que resultará en el derroche de energía.

3 Acondicionador

Quienes utilizan el aire acondicionado deben asegurarse de saber cómo aprovecharlo al máximo y, al mismo tiempo, contener el consumo. De hecho es un aparato que consume mucha energía, especialmente si no es de clase A. Primero está bien no lo coloques a temperaturas demasiado bajas, en teoría lo ideal es que entre el interior y el exterior la diferencia de temperatura no supere los 6 grados, esta elección también beneficiará a nuestra salud. Otros buenos consejos son limpiar los filtros con regularidad, evitar la dispersión (por ejemplo, manteniendo las ventanas abiertas), siempre apáguelos por la noche y no los deje puestos cuando salga o en habitaciones no utilizadas.

Quizá te interese  Cómo deshacerse del polvo de casa: trucos y remedios naturales

4 Mantenimiento de electrodomésticos

Para asegurarse de que los electrodomésticos, así como la caldera y el aire acondicionado, funcionen al máximo y consuman la cantidad correcta, recuerde: límpialos con frecuencia y someterlos periódicamente al mantenimiento necesario.

5 Presta atención a la nevera y a la plancha.

Entre electrodomésticos que consumen más energía ciertamente hay un refrigerador y una plancha, así que tenga cuidado de usarlos al máximo. No abras la nevera y el congelador con demasiada frecuencia y, sobre todo, asegúrate de no dejarlos abiertos sin querer. También comprueba que las juntas aún están en buenas condiciones y asegúrese de que la temperatura interna esté mejor regulada. En cuanto a la plancha, compra una de bajo consumo y con apagado automático tras cierto periodo de inactividad, recuerda también desenchufarla siempre después de usarla y eventualmente planchar solo lo necesario.

6 Momentos adecuados para la lavadora

Consulte con su proveedor de electricidad si tiene días y horas en que la electricidad cuesta menos (probablemente sí), por ejemplo después de las 19h u 20h o los sábados y más aún los domingos y festivos. En este caso, para ahorrar Es aconsejable programar el uso de la lavadora, posiblemente de la secadora y posiblemente también del resto de electrodomésticos, en las bandas de menor consumo.

7 No olvides las luces encendidas

Parece un consejo trivial pero no lo es: muchas personas olvidan regularmente algunas luces encendidas en la casa. Esto es obviamente un verdadero desperdicio. Si eres olvidadizo y tienes este mal hábito, intenta hacer un “cheque” de luces cada mañana antes de salir de casa, quizás poniendo una pequeña nota en la puerta.

8 Preste atención al stand-by

Un desperdicio que sin duda se puede evitar es dejarlos aparatos eléctricos en stand-by. Así que presta atención a esos luces rojas que permanecen encendidos en televisores, PC, equipos de sonido, enchufes múltiples eléctricos, etc. incluso cuando los dispositivos están realmente apagados. Estas consumen electricidad en diversos grados dependiendo del aparato pero sigue siendo energía desperdiciada. Por lo tanto, tenga cuidado de apagar siempre sus dispositivos por completo.

Quizá te interese  10 consejos para remediar quemaduras domésticas leves

9 Duchas más cortas

Ducharse y bañarse son tanto placeres como necesidades pero, lamentablemente, si los aprovechamos, además de desperdicio de agua también hay un alto uso actual. Así que trata de hacer duchas más cortas y limitar los baños al mínimo. Como buen hábito, cuando haga espuma o champú, también puede cerrar el agua.

10 Ordenador

Este punto afecta tanto a quienes trabajan en la oficina como a quienes usan el PC en casa. Este dispositivo, del que no podemos prescindir por ahora, consume energía a menudo de forma inesperada, especialmente si lo deja en espera durante mucho tiempo y usa el fijo. Si es posible, es mejor optar por una computadora portátil en la que configurar inmediatamente elopción de ahorro de energía. También puede desactivar el protector de pantalla y apagar la conexión a Internet siempre que no necesite usarlo. Si trabaja en la oficina, conecte todos los dispositivos: pc, impresora, escáner, etc. a una toma múltiple (regleta) para apagar el interruptor principal antes de volver a casa, evitando así el paso de energía cuando no se necesita y por tanto desperdicio.

¿Ya pones en práctica estos buenos consejos? ¿Tienes algo más que sugerir? Deje un comentario en el artículo para informarnos sus formas de ahorrar energía.