Si ya se perdió unas vacaciones por temor a volar en avión, esta guía puede ayudarlo a comprender cómo lidiar con el problema de forma natural.

Allí miedo a volar en realidad, es mucho más frecuente de lo que la gente piensa. Se habla poco o no lo suficiente, simplemente porque el avión no es un medio de transporte habitual. Por esta razón, quienes la padecen no están obligados a probar suerteansiedad por tener que subir a un avión todos los días, pero como máximo 1 o 2 veces al año. Sería muy diferente si el miedo se manifestase hacia el coche o el metro, medio por el que vamos a trabajar todos los días.

Miedo a volar en avión: causas, síntomas y remedios naturales

Se estima que 1 de cada 2 personas padece este problema, poniendo así en riesgo la posibilidad de disfrutar de unas largas vacaciones fuera de casa, quizás en algún país exótico. Además, son las mujeres las más afectadas. No se puede llegar a todos los destinos en tren o en coche y, a menudo, el terror de subirnos a ese avión nos obliga a renunciar a nuestro período de relajación.

Allí miedo a volar puede presentarse con diferentes niveles de gravedad y en algunos casos llega a definirse como uno fobia real: de hecho hablamos de aviofobia.

Lo que une a todas las personas que sufren aviofobia es el miedo a no tener control sobre el vehículo. Cuando estamos en el avión tenemos que confiar en las habilidades técnicas de los demás, tenemos que sentarnos, abrocharnos los cinturones de seguridad y esperar la llegada a nuestro destino.

El hecho de no poder conocer todos los detalles del vuelo, los trámites implantados y el avance del viaje nos pone en una condición mental de impotencia. Es precisamente esta impotencia la que desencadena la ansiedad en personas que se sabe que controlan también en otras áreas de la vida.

Síntomas físicos y psíquicos del miedo a volar en avión

Allí miedo a volar se manifiesta con todos los clásicos sintomas ansiedad:

  • Taquicardia;
  • Dificultad para respirar
  • Sentirse mareado y mareado;
  • Sudoración excesiva
  • Insomnio en los días inmediatamente previos al vuelo.
Quizá te interese  10 consejos para remediar quemaduras domésticas leves

El pensamiento recurrente es que puede pasar algo malo. Tememos por nuestra vida, imaginamos accidentes catastróficos, siempre estamos alerta durante el viaje. Como resultado, no puede dormir durante el vuelo, salta ante el menor ruido y sonido. Llevado al extremo y transformado en fobia, este miedo se vuelve real rechazo obstinado del avión que puede producir ataque de pánico incluso a la simple vista del vehículo.

Así, podemos distinguir claramente una primera forma de ansiedad anticipatoria, en el que la persona imagina la situación de fuga y automáticamente desencadena el círculo vicioso de la ansiedad. A esto se sigue, como respuesta, un comportamiento de evitación, concebido como una solución temporal para evitar la ansiedad. Obviamente, esto solo pospone el problema para otro momento.

Lea también: Ansiedad: causas, síntomas para reconocerla y remedios efectivos

Cómo reconocer que en realidad es miedo a volar

Allí miedo a volar, como hemos visto, se caracteriza por una serie de sintomas ansioso por naturaleza. Sin embargo, hay que hacerlo importante distinción entre miedo y fobia.

Allí fobia a volar se manifiesta sin ninguna motivación real. La persona teme por su vida sin necesitarla realmente y presenta reacciones excesivas y exageradas.

La sentimiento de miedo en cambio, surge de la existencia de una condición de peligro real. Además, el miedo se puede manejar y controlar de una manera mucho más fácil y no siempre conduce a evitar el avión.

Principales causas del miedo a volar

La causas del miedo a volar, como se anticipó, se encuentran en rasgos de personalidad dominados por la necesidad de tenerlo todo bajo control. Estas personas a menudo también lo intentan síntomas de claustrofobia siempre que se encuentren en el ascensor o en entornos estrechos y cerrados.

Por otro lado, existen varios casos en los que la miedo a volar depende únicamente de trauma psicológico previo que puede haber involucrado o no viajes aéreos. Otras veces, una situación estresante y momentos difíciles pueden determinar la aparición del problema.

Quizá te interese  Contaminación interior: que es, que consecuencias puede tener y como reducirla en el hogar y la oficina

Cuando el miedo a volar se convierte en un problema clínico

El miedo a volar se convierte en un gran problema cuando se convierte en fobia y por tanto impide físicamente que la persona pueda viajar en avión. Esto nos obliga a preferir rutas más largas y a menudo fatigosas con otros medios de transporte o a renunciar definitivamente al viaje.

Incluso si se trata de un viaje de negocios, la persona está dispuesta a arriesgar su trabajo para no tener que pisar el avión. Muchas personas no ven desde hace décadas a sus familiares que emigraron al exterior, otras evitan su luna de miel o la reducen a un breve recorrido por los lugares más cercanos. De todos modos, como todas las fobias, la aviofobia reduce la calidad de vida y por tanto compromete el bienestar de la persona.

Miedo a volar en avión: ¿que hacer? Consejos y remedios naturales

Todos pueden deshacerse del miedo a volar, pero debemos ser los primeros en querer dejar de lado nuestras inseguridades. Baste decir que hoy el avión se revela el medio de transporte más seguro, más que el coche. Entonces, ¿por qué los que temen volar todavía se sienten paralizados, a pesar de que las estadísticas indican claramente que las posibilidades de sufrir un accidente aéreo son realmente mínimas?

Sería recomendable evaluar la posibilidad de emprender un camino psicoterapéutico que ayude a la persona a disolver la necesidad de control. Quien quiera también puede asistir cursos específicos organizados por las aerolíneas. Con la ayuda de psicólogos, asistentes de vuelo y comandantes, se le ayuda a superar el miedo mediante ejercicios de simulación y seminarios intensivos.

Veamos ahora como podemos intervenir de forma natural a través de remedios para el miedo a volar.

1 Remedios de hierbas

Estas son plantas y flores naturales que ayudan a aiInducir una condición de mayor relajación., va a apaciguar el síntomas de ansiedad. Entre los muchos remedios podemos sugerir Manzanilla, Pasiflora, Melisa, Lavanda y Valeriana, plantas con acción sedante. Hypericum, por otro lado, no induce somnolencia, pero ayuda a combatir el estrés y la ansiedad asociados con volar. Antes de escalar, pruebe a tomar un té verde a base de hierbas. Para las dosis y métodos de administración, confíe en un naturópata experto que le sugerirá la mejor ruta de acuerdo con sus necesidades y condiciones de salud.

Quizá te interese  Como quitar manchas de tinta en la ropa de forma natural

2 Suministro

Antes del vuelo intenta comer ligero, de esta forma no te sentirás agobiado y además podrás relajarte más. Evite los alimentos grasos y fritos, limite la cafeína y abastecerse de frutas y verduras.

3 Técnicas de relajación

Los ejercicios de relajación son útiles para mantener a raya la ansiedad anticipada en los días previos al viaje, pero pueden ayudar especialmente durante el vuelo. Si cierra los ojos, utilice técnicas imaginativas para verse proyectado sobre una playa o montaña. Para relajarse, escuche también música agradable que le ayudará a eliminar todas las fuentes de ruido. Recuerde crear una lista de reproducción ad hoc para “alejarse” del contexto.

4 Que evitar

No escuche a nadie que le sugiera beber antes del vuelo o tomar medicamentos. Solo te sentirás más aturdido, incluso una vez que aterrices. También corre el riesgo de tener el efecto contrario, aumentando los síntomas de ansiedad.

5 Que hacer antes del viaje

Antes de subir al avión empezar a sentirse cómodo con el medio ambiente y con las personas. Lo más probable es que todos estén muy callados, así que ¿por qué no estarlo también? Aprovecha para comprar revistas, libros y cualquier cosa que te ayude a distraerte durante el vuelo.

6 Que hacer sobre la marcha

Observa bien la aeronave, visualiza toda la información que te pueda dar la sensación de tener todo bajo control. El avión es un medio de transporte estable y seguro. y puedes tener una prueba de ello. Sigue mirando a las personas que te rodean: sonríen, charlan con familiares y amigos, se tranquilizan. La situación es tranquila y nadie está alarmado. Durante el vuelo, lee, come, escucha tu música favorita, imagina lo que te espera luego de aterrizar, habla con quienes viajan contigo.

¿Estamos realmente seguros de que merece la pena dejarse condicionar por una fobia? ¿Cuánto tiempo querríamos renunciar a nuestra diversión y la gratificación de un viaje solo para satisfacer nuestros miedos? Si quieres, cuéntanos en los comentarios cómo manejas tu miedo a volar.