El estrés de volver a la rutina, o estrés postvacacional podría destrozar el recuerdo de tus vacaciones: intenta seguir estas precauciones para volver con tranquilidad a la vida cotidiana como siempre.

La estrés por regresar a la rutina después de las vacaciones parece haberse convertido en el nuevo enemigo de los vacacionistas. Parece una paradoja: es como si el desapego y la relajación produjeran más daño que bien.

Pero, ¿estamos seguros de que este es el caso? ¿O tal vez no son tanto las vacaciones como la actitud mental lo que nos predispone a sentirnos mal? Según los últimos datos de Istat, al menos 6 millones de españoles informan sobre síntomas de estrés postvacacional.

Las madres jóvenes trabajadoras parecen ser las que más sufren, una categoría de alto riesgo de estrés. La idea de tener que volver a estar dividida entre el compromiso que se requiere en el trabajo y las necesidades de la pareja, los hijos y el hogar, acaba creando una situación de tensión.

También hay algunas categorías específicas de trabajadores que viven en contacto diario con el sufrimiento, como los médicos. Esto sucede porque hay una transición abrupta de la alegría de las vacaciones al peso de las responsabilidades de regresar a la rutina del trabajo.

Ahora las fiestas se han convertido en una forma de hacer alarde de una felicidad continua, también gracias a la manía de compartir cada momento en las redes sociales. Una puesta de sol impresionante, el traje de moda, la vista desde la habitación del hotel, todo debe hacer alarde de serenidad, alegría e incluso una pizca de locura.

Pero lo que está contenido en una toma a menudo no coincide con emociones y experiencias reales y esto crea aún más angustia. Y aquí, por lo tanto, la insatisfacción, la tristeza, la decepción se infiltran, sentimientos que luego encontrarán la manera de estallar inevitablemente en el regreso a casa.

Síntomas físicos y psicológicos del estrés postvacacional.

El estrés postvacacional va acompañado de toda una serie de síntomas típicos de estrés, como:

  • Migraña y pérdida del apetito;
  • Nerviosismo y tensión;
  • Insomnio;
  • Ansiedad y / o depresión leve;
  • Agotamiento y pérdida de interés en actividades comunes;
  • Insatisfacción;
  • Melancolía y nostalgia por los lugares donde pasaste tus vacaciones.

Estos síntomas se manifiestan durante unos pocos días después de regresar, lo que lo hace sentir más agotado de lo habitual.

Cómo reconocer que de hecho es estrés de reentrada

La estrés de reingreso produce una condición de debilitamiento físico y mental momentáneo. Si siente que la tensión, la fatiga y la tristeza son anormales, lo más probable es que esté experimentando un exceso de estrés después de regresar de las vacaciones.

Principales causas de estrés por reentrada

La estrés postvacacional está provocado por muchos factores, pero básicamente es la actitud con la que vivimos el desapego de la vida cotidiana la que determina toda una serie de problemas.

Las vacaciones a menudo se invierten con expectativas demasiado altas: algunas parejas en crisis creen que un viaje puede curar mágicamente viejas heridas, solo para encontrarse nuevamente en desacuerdo tan pronto como regresan a casa.

Otros se van con la esperanza de encontrar el amor de su vida o de olvidar a su ex. Otros colocan la mágica responsabilidad de librarse de todas las responsabilidades durante las vacaciones. Todas estas motivaciones subyacentes terminan con la cargado de afirmaciones exageradas las vacaciones, corriendo el riesgo de ser inevitablemente decepcionados.

Cuando el estrés por reentrada se convierte en un problema clínico

Si esta condición estresante dura mucho tiempo y la persona tiene dificultades para volver a la rutina habitual, puede ser necesario investigar las razones subyacentes. Tal vez haya algunos en la vida cotidiana, situaciones dañinas que provocan malestar e incomodidad y que necesitarían su propio contexto de estudio con la ayuda de un psicólogo. A menudo, de hecho, es precisamente la distancia desde el hogar lo que hace que las personas y las relaciones perciban con otros ojos, lo que lleva a reevaluar prioridades y necesidades.

Que hacer si tienes estrés postvacacional? Consejos y remedios naturales

Los síntomas de estrés de postvacacional deben enfrentarse cambiando de actitud y predisposición mental desde antes de la partida. Intentemos ver cuáles son las estrategias a adoptar y algunos remedios naturales que pueden aliviar el estrés:

1 Juega por adelantado

Antes de irse evita planear todo, abandónate a la idea de lo inesperado y deja a un lado las expectativas mágicas. Las vacaciones sirven para desconectar por unos días, ¡no son una panacea para todos los males! No necesariamente tienen que ser extraordinarios, ni necesariamente tendrás que ser feliz a toda costa. Redimensiona el ideal de las vacaciones perfectas y verás que vivirás todo de una manera diferente y más natural.

2 Planifica tu regreso con unos días de anticipación

Uno de los errores más frecuentes es regresar el último día de vacaciones con la esperanza de aprovecharlo al máximo. De hecho, volver a trabajar al día siguiente se convierte en estrés excesivo, porque la transición de no hacer nada, a tener todos los compromisos del trabajo es demasiado abrupta. Intenta volver al menos 2-3 días antes de reincorporarte para acostumbrarte a la rutina y volver a poner los pies en el suelo.

3 Reanudar gradualmente

Dale tiempo a tu cuerpo para reanudar los ritmos habituales, comenzando con el despertador. Empieza a acostarte temprano para levantarte temprano, de lo contrario cuando tengas que volver a la oficina levantarte por la mañana será una pesadilla. Incluso en el trabajo compromisos y citas dosificados para familiarizarse gradualmente con lo que se merece.

4 Relájate y haz ejercicio

Apúntate a una clase en el gimnasio, camina en el verde de los parques, acércate al yoga. Estas actividades le ayudarán a mantener una condición de equilibrio y serenidad, manteniendo a raya el estrés a la vuelta de la esquina.

5 Restaurar buenos hábitos alimenticios

Llénate de frutas y verduras, deja a un lado el tabaco y el alcohol, come de forma equilibrada sin exagerar, reduce el consumo de azúcares. Una dieta saludable ayuda a asimilar el impulso energético adecuado para afrontar el regreso de las vacaciones.

6 Mímate con medicamentos a base de hierbas

Para volver a dormir y sentirme mejor tómalo con calma, pide en tu herbolario que te prepare infusiones de hierbas a base de manzanilla, valeriana, pasiflora, griffonia, maca andina, espino, melisa y lima. Si todavía hace calor, puedes beberlos tibios incluso antes de irse a dormir.

7 Aromaterapia

¿Qué tal relajarse en una bonita bañera con unas gotas de aceites esenciales relajantes? La bergamota y el limón liberan tu mente de preocupaciones y inducen un estado de calma. Si, por el contrario, quieres sentirte con más energía, opta por la menta, el pachulí y las hojas de laurel. Regálate un buen baño, quizás con una relajante música de fondo y asegúrate de que nadie te moleste.

¿Cómo planificas y gestionas tu regreso de las vacaciones? ¿Los has experimentado alguna vez con un exceso de estrés? ¡Comparte tus experiencias con nosotros!