Para un desayuno dulce, perfecto sobre una tostada. O para rellenar tartas: la mermelada de higos es la primera de las conservas con la que nos divertiremos preparando para otoño e invierno. Y también es deliciosa como acompañamiento de quesos curados como aperitivo o guarnición.

Hacerla en casa es bastante sencillo: un poco de azúcar, un limón, higos (obviamente) y un agradable aroma que se esparce por la cocina. Cómo cerrar un poco de verano en un tarro, y tenerlo con nosotros hasta el año que viene, aunque, apostamos, ¡nuestra deliciosa mermelada terminará mucho antes!

Lo que te proponemos es la receta básica, pero te desvelamos un secreto: con la adición de nueces, piñones o almendras peladas al poner al fuego nuestra mermelada de higos tendrá un toque extra que te encantará.

  • Preparación: 15 minutos.
  • Cocción: 45 minutos

Ingredientes

Índice de Contenidos

  • 1 kilo de higos
  • 400 gramos de azúcar
  • 1 limón

Preparación

  1. Primero, lavamos los higos, y luego los secamos perfectamente, les quitamos los tallos y hacemos unos gajos que ponemos en una sartén grande y baja.
  2. Verter el zumo y la piel de un limón y dejar reposar de media hora a dos o tres horas.
  3. Ponemos al fuego muy lento, y añadimos el azúcar. Dejamos cocer durante al menos tres cuartos de hora, y en todo caso hasta que la mezcla haya alcanzado la consistencia deseada.
  4. Ahora solo tenemos que verter nuestra mermelada en tarros limpios y esterilizados, y dejar que se enfríe. ¡si podemos resistir!
Quizá te interese  ¿qué debe tener un plato de comida saludable?