Especias asiáticas

Las especias pueden considerarse la “sal de los alimentos”. Añaden sabor y carácter a los alimentos, los enriquecen con nutrientes importantes para el organismo y, en algunos casos, ayudan a prolongar la vida útil de los alimentos.

Desde el punto de vista nutricional, las especias son excelentes aliadas de nuestro bienestar.  No sólo son perfectos para dar sabor a los alimentos que comemos y para incorporar la cocina natural a nuestra dieta diaria, sino que también son inestimables para elaborar medicamentos y cosméticos.  Sus orígenes se pierden literalmente en la “niebla del tiempo” y seguir su rastro conduce al lejano Oriente.

Como se ha mencionado, las especias son un derivado vegetal de varios componentes de la planta: semillas, raíces, hojas, frutos, corteza o bayas. La mayoría proceden de Oriente, pero gracias a la globalización de los mercados, se pueden conseguir fácilmente en cualquier latitud.

Algunas especias, como la galanga, el cilantro y el cardamomo, mejoran la digestión y limitan el proceso de fermentación en el intestino. También regulan la sensación de hambre, lo que a menudo favorece la pérdida de peso (especialmente el regaliz y la cúrcuma).

Beneficios del comino

En comparación con ocho especias de uso común (chile, pimienta negra, cilantro, comino, ajo, asafedita, jengibre y ajowan), el consumo diario per cápita en el sur de la India se estima en 9,54 g, que cubren entre el 1,2% y el 7,9% de las necesidades de diversos nutrientes (minerales, aminoácidos, vitaminas, etc.).

Algunos de ellos, como el jengibre y la cúrcuma, tienen un fuerte efecto antiinflamatorio, como han demostrado recientemente numerosos estudios. El jengibre, conocido desde hace miles de años en Oriente, también tiene un poder fortalecedor y calentador para el cuerpo.

Es interesante observar que el mayor consumo de especias se produce en los países de clima muy cálido, porque tienen la función de dilatar los vasos sanguíneos y permitir así una mayor dispersión del calor corporal.

Beneficios de la cúrcuma en polvo

Originaria de las islas indonesias, pero cultivada actualmente en Tanzania, Madagascar, India, Brasil, Filipinas y otras regiones cálidas, la cúrcuma son los capullos no brotados de las flores del árbol del clavel (Syzygium aromaticum). Se utiliza como especia natural.

También se utilizan para preparar una fragancia casera para las habitaciones. Para ello, basta con clavar unos cuantos clavos en una naranja. Por lo general, basta con 50 gramos de clavos de olor, que se extienden por toda la superficie; cuando haya terminado, la naranja debe quedar cubierta por los clavos. Para evitar la evaporación del aceite volátil, utilice un fijador, como el polvo de raíz de iris, y coloque la naranja perfumada en un lugar sombreado y ventilado durante un mes.

Combina bien con limón y pasta de tomate para hacer una excelente crema picante (la llamada salsa de cóctel para gambas), para mojar calabacines, zanahorias crudas y otras verduras para el pinzimonio.

Lista de especias indias

Cuando hablamos de especias nos referimos a las hierbas orientales, que no son hierbas aromáticas, como la albahaca, el romero o el orégano. Estas últimas se utilizan generalmente frescas y se obtienen de las ramas, mientras que para obtener las primeras se utilizan diferentes partes de la planta: la semilla para el comino, la raíz para la cúrcuma, el fruto para la pimienta y el cilantro, la corteza, utilizada para la canela y la flor de la que se obtienen el clavo y el azafrán. Algunas plantas ofrecen ambas cosas, como es el caso del cilantro, cuyas semillas son una especia, mientras que las hojas se utilizan frescas como aromatizante.