Recetas de tapas gourmet

Vierte el zumo de las naranjas en un bol y añade una rama de canela. Lavar y pelar dos melocotones y cortarlos en trozos pequeños. Combinar el zumo de naranja con una naranja y una manzana cortada en cubos. Verter el brandy y añadir el azúcar moreno y el vino tinto.

Deja que todo repose en el frigorífico durante al menos cinco horas y sirve tu bebida alcohólica con unos cuantos cubitos de hielo, quizás en una jarra grande para que el vino y la fruta se junten.    Acompáñalo con varios aperitivos, brochetas de fruta o una buena paella para crear un perfecto ambiente español en tu casa.

¿Qué servir antes de la paella?

La paella con carne, según la tradición española, se disfruta mejor con la clásica sangría, elaborada con un vino tinto aromatizado con azúcar y fruta fresca para aportar el frescor adecuado al paladar.

¿Qué se come con la paella?

croquetas, que pueden ser de pollo, de queso, de jamón… tortilla, la típica tortilla de patatas española. ensaladilla, ensaladilla rusa. patatas bravas, patatas hervidas y luego fritas, acompañadas de una salsa picante.

¿Dónde comer paella en Andalucía?

Para ser más concreto, me gustaría señalar dos lugares, uno en Sevilla y otro en Málaga: en el mercado de la calle Feria de Sevilla se puede comer una tapa de arroz a un precio barato, mientras que en Málaga recomiendo Los Mellizos. También en Sevilla encontramos la verdadera Paella Valenciana en el restaurante Paella e Hijos.

Quizá te interese  ¿Cuánto engorda el boniato?

Tapas clásicas

La paella, aunque se prepara con muchas variantes e ingredientes, se cocina indiscutiblemente en la típica sartén de hierro o acero con un diámetro de entre 22 centímetros y 2 metros de ancho, con asas sólidas imprescindibles para soportar el peso de su contenido.

Es precisamente la presencia de innumerables ingredientes lo que confiere a este plato su sabor intenso y a la vez matizado, lo que hace difícil identificar el vino ideal para maridar la paella.

La paella mixta incluye tanto carne como pescado entre sus ingredientes, además de arroz, y es mejor servirla con un vino tinto fresco y mediterráneo que sea suave al paladar para no tapar el sabor del plato y potenciar sus aromas.

La paella de carne, según la tradición española, se disfruta mejor con la clásica sangría, elaborada con un vino tinto aromatizado con azúcar y fruta fresca para aportar el frescor adecuado al paladar.

¿Qué entrantes con la paella?

Ensalada rusa – exactamente como la conocemos, muy popular. Aioli – salsa de aceite y ajo, untada en el pan. Gazpacho – una sopa hecha con tomates exprimidos, servida en un vaso como entrante refrescante o acompañada de dados de verduras (todas crudas).

¿Cómo acompañar la paella de pescado?

La tradición española dicta que este suculento plato se acompañe de la clásica sangría, una mezcla de vino tinto aromatizado con azúcar y fruta fresca, muy ligera y agradable, que refresca el paladar.

¿Qué se come con la sangría?

Pero la sangría no es sólo un vino de mesa, es ante todo un vino para celebraciones. Acompaña perfectamente a entrantes como la bruschetta o los bocadillos, pero también al queso, especialmente al queso fundido.

Quizá te interese  ¿Que desayunar para aumentar de masa muscular?

Recetas de tapas con azafrán amarillo

Como todas las recetas tradicionales, el gazpacho andaluz está influenciado por la región en la que se prepara. Hay muchas formas de preparar este plato veraniego, aunque la receta básica lleva tomates y pimientos dulces, ajo, pepinos y pan.

La palabra gazpacho andaluz se utilizó para identificar este plato y diferenciarlo de todos los demás tipos de gazpacho, ya que esta palabra se utiliza en español para identificar cualquier tipo de sopa caliente o fría.

Algunos expertos afirman que las tapas se inventaron en el siglo XVI en la región de la Mancha, cuando los taberneros descubrieron que el fuerte sabor de sus quesos podía “tapar” el sabor de los vinos menos buenos. De ahí surgió la costumbre de servir el vino con trozos de queso;

En España, las tapas se sirven entre las 20:00 y las 22:00 horas, una hora adecuada para el aperitivo: justo después del trabajo, pero mucho antes de la cena. Por eso los españoles acostumbran a “ir de tapas” al salir del trabajo. Los fines de semana, como aperitivo, se sirven entre las 14.00 y las 15.00 horas.

¿Qué son las tapas en Barcelona?

Tapas: Es el nombre genérico de los pequeños platos de comida que se sirven para compartir. Pueden variar mucho y van desde pequeños cuencos de almendras o aceitunas hasta platos de gambas a la plancha.

¿Qué se bebe en España?

Por supuesto, están las famosas bebidas españolas que todos conocemos -la sangría, el vino y la cerveza-, pero hay muchas otras que la mayoría de los turistas no conocen: la dulce y cremosa horchata, los afrutados granizados y el rebujito de jerez, que son igualmente populares entre los lugareños.

¿Cuál es el plato típico de Sevilla?

El plato estrella de Sevilla

Quizá te interese  ¿Cuál debe ser la dieta de un niño?

El serranito es quizás la tapa más típicamente sevillana. Cientos de bares clásicos de la ciudad ofrecen este bocadillo con un lomo de cerdo, una loncha de jamón serrano y un pimiento frito.

Recetas de tapas

Y para terminar la velada, tal vez frente a una chimenea, deleite a sus amigos con galletas de chocolate y biscotes de almendra para mojar en un vino de licor o con un delicioso postre como zuppa inglese y leche a la portuguesa.

Dejen paso en la mesa también a los crostoni con trozos de tomate y hojas de albahaca, pimientos y tomates cherry rellenos de arroz y berenjenas en todas las salsas, a la parrilla, a la parmesana y enrollados. Por no hablar de las ensaladas de pasta o de verduras mixtas, de huevos, de atún o de pollo, de mozzarella, incluyendo una colorida ensalada caprese y niçoise que siempre son perfectas para estas ocasiones.

En definitiva, disfrutar de la velada sin tener que entrar y salir de casa para llevar comida caliente o mirar el horno y la cocina. Y si ni siquiera quieres encender la barbacoa, basta con preparar platos fríos para servir a tus invitados y llevarlos a la mesa.

A continuación, preparar el gazpacho de menta y calabacín con antelación, cocinando 1 chalota y 5 calabacines, cortados en rodajas finas, en una sartén durante 15 minutos con un poco de aceite, añadiendo un cazo de agua si es necesario. Sazonar con sal y pimienta, dejar enfriar y batir en una batidora junto con 10 hojas de menta. Aderezar con un poco de aceite y, si la salsa es demasiado espesa, diluirla con un poco de agua tibia. Mételo en la nevera hasta el momento de servirlo junto con el pinzimonio y los otros cuencos pequeños en los que has puesto el aceite en uno, la mostaza en otro y finalmente la mayonesa.