Sección de la catedral de Florencia

Aparte del David de Miguel Ángel, el Duomo es probablemente el más emblemático de los símbolos de Florencia, dominando por completo el horizonte de la ciudad. Es un monumento asombroso desde cualquier perspectiva, igualmente impresionante tanto si se admira desde la distancia como si se ve de cerca. Se obtienen unas vistas impresionantes del Duomo -y de todo el centro de la ciudad- cuando se sube a la colina al otro lado del río, y se admira el panorama desde Piazzale Michelangelo, pero para una vista más inesperada, pruebe a explorar las calles laterales cercanas a la Piazza del Duomo. Al doblar una esquina, la gigantesca cúpula se levanta de repente al final de la calle, de forma bastante inesperada. Es un monumento que nunca deja de sorprender, y en nuestros tours por Florencia podrá entrar en el Duomo y descubrir las obras de arte y la historia de este hermoso edificio.

El Duomo se construyó en el siglo XV, sustituyendo a una catedral en ruinas que se había construido en el siglo V. La construcción del Duomo fue un proyecto inmenso que tardaría más de cien años en completarse; las obras comenzaron en 1296, pero en 1418 el edificio seguía sin cúpula. Para encontrar un arquitecto que estuviera a la altura del reto, se convocó un concurso. Los principales competidores fueron Lorenzo Ghiberti, más conocido por su trabajo en las puertas del Baptisterio, y Filippo Brunelleschi, que contaba con el apoyo de los Medici.

Cúpula de la catedral de Florencia

Imagine la próspera ciudad de Florencia en el año 1296. Orgullosos de su ciudad, los florentinos comenzaron a construir una gloriosa catedral, reservando suficiente espacio en su diseño para una enorme cúpula. Pero había un problema: nadie sabía cómo erigir una cúpula que tendría casi 150 pies de ancho y que comenzaría a 180 pies sobre el suelo, encima de los muros existentes.

Otros interrogantes asaltaban a los supervisores de la catedral. Sus planes de construcción evitaban los arbotantes y los arcos ojivales del estilo gótico tradicional, preferido entonces por ciudades rivales del norte, como Milán, archienemigo de Florencia. Sin embargo, estas eran las únicas soluciones arquitectónicas que se conocían para una estructura tan grande. ¿Podría una cúpula de decenas de miles de toneladas mantenerse en pie sin ellas? ¿Había suficiente madera en la Toscana para los andamios y las plantillas que se necesitarían para dar forma a la mampostería de la cúpula? ¿Y podría construirse una cúpula en la planta octogonal dictada por los muros existentes -ocho cuñas en forma de tarta- sin que se colapsara hacia el interior cuando la mampostería se arquease hacia el vértice? Nadie lo sabía.

Características de la arquitectura de la catedral de Florencia

Uno de los logros arquitectónicos más significativos de todo el Renacimiento fue sin duda la construcción, por parte de Filippo Brunelleschi, de la cúpula de la Catedral de Florencia. Esta obra, iniciada en el verano de 1420, se terminó (excepto la linterna) en 1436.

Desde el punto de vista arquitectónico, la construcción de la Cúpula de Santa María del Fiore representó el acontecimiento que marcó el inicio del Renacimiento, es decir, el redescubrimiento de los modelos de construcción de la época clásica y los cambios contemporáneos en la organización de las obras, con la separación de los papeles de proyectista y constructor, sistema que sigue vigente en la actualidad. Fue la nueva figura del proyectista, ejemplificada por Brunelleschi, la que confirió a la arquitectura el estatus de disciplina artístico-científica, a partir de ese momento con pleno derecho a reclamar su lugar en el sistema cultural.

La cúpula se construyó sin emplear centrado (una estructura de madera o hierro) para sostener la mampostería. Para ello, superando el escepticismo de sus conciudadanos, Brunelleschi ideó algunas soluciones extraordinarias para aligerar la imponente estructura y organizar eficazmente una obra capaz de cumplir los requisitos de las distintas fases de construcción y garantizar la estabilidad de los planos sobre los que se colocaban los ladrillos, marcados por una inclinación progresiva desde la base hasta el óculo de la cúpula. Para construir la cúpula, Brunelleschi empleó máquinas innovadoras que él mismo diseñó. La organización de la obra y la disponibilidad de máquinas que podían mover enormes pesos y elevarlos a alturas considerables jugaron un papel decisivo en la construcción de la cúpula. Brunelleschi no dejó dibujos ni descripciones verbales de las distintas máquinas que diseñó y utilizó. Sin embargo, su carácter excepcionalmente innovador atrajo la atención de los más grandes ingenieros del siglo XV (Taccola, Francesco di Giorgio, Bonaccorso Ghiberti y Giuliano da Sangallo), cuyo elocuente testimonio ha sobrevivido. Incluso Leonardo da Vinci dibujó en sus cuadernos, con extrema precisión, las máquinas más importantes utilizadas por Brunelleschi para construir la cúpula.

Construcción de la cúpula de Brunelleschi

Imagine la próspera ciudad de Florencia en el año 1296. Orgullosos de su ciudad, los florentinos comenzaron a construir una gloriosa catedral, reservando suficiente espacio en su diseño para una enorme cúpula. Pero había un problema: nadie sabía cómo erigir una cúpula que tendría casi 150 pies de ancho y que comenzaría a 180 pies sobre el suelo, encima de los muros existentes.

Otros interrogantes asaltaban a los supervisores de la catedral. Sus planes de construcción evitaban los arbotantes y los arcos ojivales del estilo gótico tradicional, preferido entonces por ciudades rivales del norte, como Milán, archienemigo de Florencia. Sin embargo, estas eran las únicas soluciones arquitectónicas que se conocían para una estructura tan grande. ¿Podría una cúpula de decenas de miles de toneladas mantenerse en pie sin ellas? ¿Había suficiente madera en la Toscana para los andamios y las plantillas que se necesitarían para dar forma a la mampostería de la cúpula? ¿Y podría construirse una cúpula en la planta octogonal dictada por los muros existentes -ocho cuñas en forma de tarta- sin que se colapsara hacia el interior cuando la mampostería se arquease hacia el vértice? Nadie lo sabía.