Puente de san martín

Con más de diez kilómetros de longitud, [el Madrid Río] transforma una zona hasta ahora descuidada en el centro de la capital española. Su creación, en cuatro años, sobre una compleja red de túneles excavados para soterrar una autopista intrusa, también rejuvenece un tramo del río Manzanares perdido hace tiempo, y al hacerlo une barrios que la autopista había aislado del centro de la ciudad.

España se ha gastado 6.000 millones de dólares en hacer un túnel en 27 kilómetros de la autopista M-30 y, de esa cantidad, 500 millones de dólares en crear la vía verde de superficie: los 10 kilómetros de Madrid Río.    Este es un mapa aéreo de una parte en construcción en el centro de la ciudad:

Esto lo pone en la clase de Cheonggyecheon de Seúl (que, supongo, tampoco es muy conocido por aquí) – y otro ejemplo de cómo un proyecto de capital masivo para eliminar una autopista de superficie o elevada aumenta dramáticamente los valores de la propiedad y los valores humanos (¡alguien tiene que hacer un estudio sobre eso!)

La ciudad no organizó un concurso hasta varios años después del inicio de la construcción de los túneles en 2003, cuando los inevitables atascos provocaron una tormenta política. Varios arquitectos de renombre propusieron construir edificios llamativos.

Hechos de El puente de toledo

DescripciónInformaciónMadrid Río es un amplio espacio de ocio y cultura paralelo al río Manzanares que, gracias a su restauración, ha recuperado su sorprendente fauna. Monumentos históricos e instalaciones de ocio y cultura junto al cauce que ha recuperado su biodiversidad a pasos agigantados.

Quizá te interese  ¿Qué hacer en un día en la Comunidad Valenciana?

Desde el punto de vista lúdico, el nuevo sistema de la ribera del Manzanares es la receta perfecta para pasar un buen rato en familia. Los niños se divertirán en las 17 zonas de juego que se encuentran a lo largo del Salón de Pinos, todas ellas con columpios realizados con materiales naturales y sostenibles como la madera y la cuerda de cáñamo, formando telas de araña, hamacas, puentes colgantes o lianas para trepar. Cada zona tiene características diferentes según la edad, por lo que hay áreas dedicadas a los más pequeños y a los mayores en función de la destreza, el equilibrio y la fuerza.En lo que todos coinciden, niños y mayores, es en que la playa de Madrid Río y los chorros de agua son ideales para refrescarse en verano.

Pero también es un lugar donde los adultos pueden disfrutar de una gran oferta cultural. Desde todas las actividades culturales (exposiciones, festivales musicales, obras de teatro…) que se celebran en Matadero Madrid, hasta los nuevos puentes de gran belleza, como el monumental Puente de la Arganzuela o el Puente de Perrault.

Puente de Toledo España

El Puente de Praga (en español: Puente de Praga, por la ciudad de Praga) es un puente en Madrid, España. Cruza el Manzanares y forma parte del Paseo de Santa María de la Cabeza, que se convierte en la A-42 (la autopista a Toledo) al sur del río.

El puente original, construido hacia 1925, se utilizaba principalmente para el transporte de ganado al Matadero de Legazpi, por lo que se le conocía informalmente como puente del Matadero[1] En 1932, el Ayuntamiento de Madrid determinó llamarlo como la ciudad de Praga[1].

Quizá te interese  ¿Qué es curso BLS y ACLS?

Sin embargo, las obras de construcción de un nuevo puente comenzaron en los años 40.[1] Cuando llegó el momento de la inauguración del segundo puente, se determinó que se llamaría puente de los Héroes del Alcázar de Toledo, pero casi todo el mundo se quedó con el nombre de Praga del antiguo puente.[2] Finalmente se abrió al tráfico en el verano de 1952. [Como hubo problemas en las obras de cimentación y la calidad de los materiales era deficiente, las autoridades determinaron la demolición del puente en 1964, para sustituirlo por uno nuevo[2]. El puente se fue desmontando progresivamente mientras se construía el nuevo, y la inauguración formal de la tercera versión del puente tuvo lugar el 11 de octubre de 1968[3].

Pasarela de Arganzuela

En 2003 el Ayuntamiento de Madrid decidió soterrar los 10 km del tramo oeste de la primera Circunvalación de la ciudad, conocida como M30. Este tramo oeste recorre las dos orillas del río Manzanares. La construcción original de la M30 no fue el resultado de un diseño único, sino que se realizó de forma descuidada durante los últimos 40 años y su desarrollo siempre dependió de las demandas de tráfico. Entre las consecuencias y efectos secundarios, borró la conexión de la ciudad con su río, haciéndolo inaccesible e invisible. Una vez soterrada la autopista, apareció un enorme espacio público vacante en el corazón de la ciudad de Madrid, en un lugar muy céntrico, a menos de media milla del Palacio Real y sus jardines.

La construcción de los túneles, con una longitud total de más de 40 km, y por los que pasan más de 200.000 vehículos al día, supuso el soterramiento de las líneas eléctricas que transportan el 40% de la energía de la ciudad; la renovación del sistema de recogida y filtrado de aguas pluviales y de la red principal de alcantarillado; el restablecimiento del sistema de protección contra inundaciones; las líneas de conducción de agua potable, gas, datos y teléfono. Además, se llevó a cabo en el mismo lugar que ocupaba la autopista, por lo que no se pudo cortar el tráfico. Fue una obra extremadamente compleja que modificó todas las capas infraestructurales de la ciudad, encontrándose en un lugar muy denso donde todo estaba comprimido. La finalización de las obras, en el corto plazo de 3 años, supuso un gran alivio para la ciudad, especialmente para los vecinos que vivían más cerca de la M30.

Quizá te interese  ¿Cuántos días en la Patagonia?