Escalada del monte Thor

Un acantilado es una masa de roca que se eleva a gran altura y es casi vertical, o bien recta hacia arriba y hacia abajo. Los acantilados son elementos paisajísticos muy comunes. Pueden formarse cerca del océano (acantilados marinos), en lo alto de las montañas o como paredes de cañones y valles. Las cascadas se precipitan sobre los acantilados.

Los acantilados suelen formarse debido a procesos denominados erosión y meteorización. La meteorización se produce cuando fenómenos naturales, como el viento o la lluvia, rompen trozos de roca. En las zonas costeras, los fuertes vientos y las poderosas olas desprenden las rocas blandas o granuladas de las más duras. Las rocas más duras quedan como acantilados.

Los pequeños trozos de roca desprendidos por la meteorización se denominan sedimentos o aluviones. La erosión es el proceso de transporte de este sedimento. En los acantilados marinos, los sedimentos pasan a formar parte del fondo marino y son arrastrados por las olas. En los acantilados del interior, los sedimentos suelen ser arrastrados por los ríos o los vientos.

Las rocas más grandes desprendidas por los sedimentos se denominan derrubio o talud. En la base de muchos acantilados interiores se acumula el derrumbe de las rocas. Estos montones se denominan laderas de pedregal o montones de talud. Algunos taludes de derrubio pueden ser tan grandes que el suelo y los sedimentos pueden acumularse entre las rocas, permitiendo que los árboles y otra vegetación crezcan en la ladera.

Acantilados famosos

Antes de los X-games, del park, del pipe o del street skiing, antes del snowboarding, antes del ‘freeskiing’ o del ‘extreme’ sólo existía el Hot Dogging. Los saltos consistían en despeñarse por un gran acantilado. Los primeros récords de saltos desde acantilados se han perdido en la noche de los tiempos. Pero tenemos que empezar por algún lado – este es Tod McCoy en 1971 en Sun Valley Idaho. Estoy llamando a 50 pies… invertidos.

Quizá te interese  ¿Qué es Agaete?

Un motivo recurrente en la progresión del esquí es éste: siempre es más fácil cuando alguien lo ha hecho primero. A principios de la década de 1980 la gente no estaba segura de si el cuerpo humano era capaz de soportar una caída de 30 metros en la nieve. El agua, seguro. El hormigón, probablemente no. ¿Pero la nieve? Nadie lo sabía con seguridad. Un paso hacia la figura más icónica de la historia del freeski: Scott Schmidt atravesando la barrera de los 80-100 pies en The Palisades, Squaw Valley California en 1983/4.

A finales de los 80 y principios de los 90, Paul Ruff y John Tremann libraron una batalla por la supremacía del cliff hucking. Mientras rodaba para Warren Miller en Kirkwood, California, en 1989, Tremann estableció el primer récord mundial “oficial” de 40 metros. Momentos después, Ruff se lanzó por el mismo acantilado, pasando por el agujero de la bomba de Tremann para alcanzar los 112 pies. La mierda, como se dice en los clásicos, estaba a punto de volverse real. Este fue el comienzo de una de las rivalidades más épicas en la historia del esquí…

Cliffs of moher español

Si dejáramos caer una bola de bolos desde la cima (algo que nunca deberías hacer), tardaría casi 20 segundos en llegar al suelo. Cuéntalo en tu cabeza: 1… 2… 3… 4…. ¡Eso es mucha caída! Para cuando llegue al suelo, la pelota estará viajando a más de 240 kilómetros por hora. Eso sería una caída bastante extrema para un saltador de acantilados profesional.

Quizá te interese  ¿Cuál es el mejor lugar para vivir en España?

Está en una luna llamada Miranda en órbita alrededor de Urano. Eso es justo cerca del borde más lejano de nuestro sistema solar. Se estima que este acantilado, llamado Verona Rupes, tiene más de 10 kilómetros de altura. Tiene casi 33.000 pies de altura. Eso es cinco veces la profundidad del Gran Cañón y más alto que el Monte Everest.

Pero lo que puede sorprenderte es el tiempo que tardaría. La caída duraría ocho minutos. También te sorprendería saber que el saltador iría mucho más despacio cuando llegara al suelo. El saltador alcanzaría un máximo de 90 millas por hora e incluso podría aterrizar con seguridad gracias a una especie de airbag futurista.

Cliff duschgel

Sliabh Liag son conocidos como los acantilados marinos accesibles más altos de Europa, alcanzando una altura de 1.972 pies/601 metros, es decir, casi el doble de la Torre Eiffel de París y casi tres veces la altura de los famosos Acantilados de Moher en el condado de Clare. Visitar Sliabh Liag será sin duda una experiencia que nunca olvidará en la ruta Wild Atlantic Way.

Sliabh Liag se encuentra en el suroeste de Donegal, a unas 3 horas en coche de Belfast, 3 horas de Galway y 4 horas de Dublín. Donegal es el condado más septentrional de Irlanda, en la costa noroeste.

Tome la N56 desde la ciudad de Donegal hasta Killybegs, y luego la R263 hasta Carrick. Al llegar a Carrick, gire a la izquierda en el centro del pueblo en el Sliabh Liag Lodge.    Continúe por esta carretera durante 5 km hasta los acantilados de Sliabh Liag.

Quizá te interese  ¿Dónde bañarse en Annecy?