Berlín

Según la definición del Instituto Federal Alemán de Investigación sobre la Construcción, el Urbanismo y el Desarrollo Territorial, una Großstadt (ciudad grande) es una ciudad con más de 100.000 habitantes[1] A 31 de diciembre de 2015, 79 ciudades de Alemania cumplían este criterio y se enumeran aquí. Esta lista se refiere únicamente a la población de los municipios individuales dentro de sus límites definidos, lo que no incluye otros municipios o áreas suburbanas dentro de las aglomeraciones urbanas o áreas metropolitanas.

La siguiente tabla enumera las 79 ciudades de Alemania con una población de al menos 100.000 habitantes cada una a 31 de diciembre de 2015, según las estimaciones de la Oficina Federal de Estadística de Alemania[2] Una ciudad aparece en negrita si es una capital de estado o federal, y en cursiva si es la ciudad más poblada del estado. La siguiente tabla contiene la siguiente información:

Aglomeración Alemania

Desde la moderna y cosmopolita Berlín hasta las calles medievales de Rothenburg ob der Tauber, hay muchas ciudades encantadoras que visitar en Alemania, cada una con su propio conjunto de atracciones, lugares de interés e incluso gastronomía. ¿No está seguro de qué ciudades quiere visitar en su viaje a Alemania? Aquí tiene nuestra guía de las 10 mejores ciudades para visitar en Alemania, sin ningún orden en particular.

Como capital del país, le será difícil encontrar una ciudad alemana más diversa que Berlín. Con una población estimada de 3,7 millones de habitantes, Berlín es la segunda ciudad más poblada de la Unión Europea y alberga a una amplia gama de personas con orígenes y culturas realmente diversos.

Quizá te interese  ¿Dónde está el templo de Angkor?

Aunque sea una metrópolis con un impresionante horizonte urbano y muchas opciones para ir de compras, un tercio de Berlín está cubierto de frondosos bosques, pintorescos parques y jardines, ríos, canales y lagos. Pero, por supuesto, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad es su variada historia. Una visita a Berlín incluirá sin duda algunos lugares monumentales, como el Muro de Berlín (incluido el Checkpoint Charlie), que es también una de las principales atracciones turísticas de Alemania; la Puerta de Brandemburgo, el Memorial del Holocausto y una serie de fascinantes museos.

Una chica alemana en América

Alemania es un gran lugar para vivir, trabajar y formar una familia. Alemania tiene algo que ofrecer a todo el mundo, tanto si busca la emoción de una gran ciudad como un ambiente más relajado de un pueblo pequeño. En este artículo, echaremos un vistazo a las mejores ciudades de Alemania para los expatriados. Nos centraremos tanto en grandes ciudades como Berlín y Múnich, como en ciudades infravaloradas, como Dusseldorf y Bonn. Cada ciudad tiene su propio conjunto de ventajas que la hacen perfecta para los internacionales.

Uno de los aspectos más críticos para los expatriados a la hora de elegir una ciudad para vivir es el sistema de transporte público. Un buen sistema de transporte público facilita los desplazamientos por la ciudad y la exploración de todo lo que ofrece. Alemania cuenta con un excelente sistema de transporte público que facilita a los internacionales moverse por la ciudad en la que viven.

Otro factor vital para los expatriados es la comunidad internacional de una ciudad. Este aspecto puede medirse observando el número de personas que hablan inglés, las escuelas internacionales y los restaurantes que sirven cocina extranjera. Berlín, Múnich, Hamburgo y Düsseldorf tienen grandes comunidades de expatriados. Así, a los recién llegados no les resulta complicado encontrar amigos e instalarse adecuadamente.

Quizá te interese  ¿Cuál es el significado de la flor Alcatraz?

Alemania es hermosa

Aquisgrán vive y respira Europa. Podría decirse que es Europa en miniatura: situada en el centro de una región trifronteriza, ha encapsulado las raíces, los valores y los ideales del continente de diversas maneras desde los tiempos de Carlomagno.

Erfurt seduce a los visitantes con su encanto medieval y su rica historia, combinados con su entusiasmo por la vida y su cálida acogida. Situada en la encrucijada de antiguas rutas comerciales, la capital de Turingia ha sido siempre lugar de encuentro y sede de importantes intelectuales y un imán para visitantes de todo el mundo.

Heidelberg es una ciudad de la que merece la pena enamorarse: un entorno de ensueño y romántico en torno al Puente Viejo y el castillo, una oferta cultural y de ocio sin parangón allá donde vaya y una gastronomía abundante y celestial. Todo ello enclavado entre el río Neckar y las estribaciones del bosque de Odenwald.