Potes (cantabria)

A poco menos de 20 km al sur de Santander, Cabárceno no es ni un zoo ni un parque de safari, y es una aventura especialmente divertida para los niños. Aquí, todo tipo de animales exóticos -desde tigres y jirafas hasta osos pardos cántabros en peligro de extinción- vagan libremente por gigantescos recintos en “semilibertad”, enmarcados por el paisaje verde y rojo de una antigua mina. Las visitas estándar son autoguiadas, pero necesitarás un coche para recorrer las 750 hectáreas del parque.  Si le apetece gastarse un dineral, la visita guiada por expertos le llevará entre bastidores con algunos de los mejores amigos peludos del parque; puede que incluso llegue a volar un águila calva, todo ello bajo la dirección de un biólogo de Cabárceno (adulto 200 €, niño 160 €, reservar con antelación). Dos esperados teleféricos (incluidos en el precio de la entrada) ofrecen ahora una vista de pájaro del parque.

Santander cuenta con una gran oferta de surf, y en ningún lugar como en Somo, al otro lado de la bahía del centro de la ciudad. Si lo que quieres es montar en las olas, no hay nada mejor que la Escuela Cántabra de Surf, con sede en Somo, que lleva aquí desde 1991. Ofrece surf diario en docenas de formatos diferentes, empezando por sesiones de iniciación de dos horas en grupo.  También hay cursos de surf más largos y especializados: una sesión intensiva en grupo de cinco días y 10 horas cuesta 130 euros, por ejemplo. Todos los precios incluyen las tablas y los trajes de neopreno, así que no hay que preocuparse por buscar equipo. La escuela también ofrece populares sesiones de stand-up paddle-boarding (dos horas, 50 euros). Tenga siempre mucho cuidado con las corrientes en Somo y preste atención a las banderas de advertencia y a las instrucciones.

Quizá te interese  ¿Que no perderse en Cazorla?

Cosas que hacer en Cantabria

Piensa en España y apuesto a que tu mente nunca irá a Cantabria. De hecho, lo más probable es que no tengas ni idea de dónde -y mucho menos de qué- es Cantabria. No te culpo. La mayoría de la gente de fuera de España ha oído hablar de ella – a mí también me pasaba, la verdad. Hasta que acabé yendo, y me di cuenta de que esta pequeña región, justo en el Golfo de Vizcaya y parte de la España Verde (la región más verde del país, donde se encuentran los Picos de Europa y la Cordillera Cantábrica) es realmente preciosa.

Si a esto le añadimos que esta región aún no ha sido descubierta por el turismo internacional de masas y que, si finalmente la visita, la tendrá para usted solo, verá por qué debería visitar Cantabria.

Santander, la capital de Cantabria, es una hermosa y elegante ciudad junto al mar, con unas preciosas playas doradas. Tan bonita es, que era el lugar donde la aristocracia española pasaba los meses de verano a principios del siglo XX. El centro de la ciudad fue destruido por un incendio en 1941, por lo que la mayor parte tuvo que ser reconstruida. No obstante, la ciudad es un lugar muy agradable de visitar.

Santillana del mar

Más de 48.000 viajeros experimentados participaron en la encuesta realizada por la revista Lonely Planet, que publicó una lista de 16 ciudades a lo largo y ancho de la Península Ibérica, un catálogo de tesoros españoles para hacer fluir el espíritu viajero.

Potes, que ha sido coronada como Capital del Turismo Rural 2020, siempre iba a ser una de las principales candidatas. No sólo alberga magníficos puentes medievales, calles de piedra y vistas de verdes laderas, sino que también cuenta con una exquisita cultura gastronómica. Su plato por excelencia es el Cocido Lebaniego de garbanzos, pero otras especialidades regionales son varios quesos y el Orujo de uva.

Quizá te interese  ¿Qué ver en Portugal en autocaravana?

Por supuesto, Potes se enfrentó a la fuerte competencia de algunas de las regiones más emblemáticas de España. En el segundo puesto se encuentra Briones, la “Ciudad del Vino” de La Rioja, y el tercer lugar lo ocupa la navarra Olite, un tremendo pueblo castillo que se alza orgulloso sobre el horizonte.

Otros pueblos de esta lista de viajes son la serena colina de Siruana, en Cataluña, y el pueblo mallorquín de Fornalutx, enclavado en el sublime valle de Sóller.

Cantabria, España

El pequeño pueblo de Isla se encuentra en la poco conocida región de Cantabria, en el norte de España. La mayoría de los visitantes de España buscan sol y playa. Este tipo de turistas se sienten atraídos en su mayoría por lugares como Andalucía, dejando las costas del norte a lo largo del Golfo de Vizcaya mayormente libres del genérico y desafortunado resort británico que invade las costas del sur. Lugares como Isla -y Cantabria en general- son visitados en gran medida por los visitantes locales españoles. Isla es un pequeño pueblo dividido en dos partes: la elevada e histórica Isla pueblo, y la costera Isla playa, asentada a lo largo de las playas del Cabo de Quejo. No es de extrañar que la hermosa iglesia de San Julián y Santa Basilisa se alce orgullosa en el centro de Isla pueblo. Este edificio data de 1629, y es uno de los ejemplos más bellos de este tipo de iglesias en Cantabria, con unos retablos barrocos impresionantes. Tiene un notable campanario, un hermoso órgano del siglo XIX, y sigue siendo uno de los mejores ejemplos de arquitectura “clásica” de Cantabria. Isla es un pueblo pequeño, uno más entre los muchos pueblos antiguos, pero igualmente encantador. Debido al microclima de Cantabria, el campo que la rodea es sorprendentemente exuberante y verde, perfecto para salir a pasear.

Quizá te interese  ¿Cómo se escribe la palabra Arán?