Mitología egipcia

Osiris, dios principal de los muertos y del más allá, suele ser representado como un humano con forma de momia que lleva la corona atef (una corona blanca flanqueada por plumas de avestruz) y sostiene un báculo y un mayal (signos de realeza y justicia). En ocasiones, la piel de Osiris es verde o negra, una referencia a sus aspectos de vegetación y tierra fértil.

ReligiónA lo largo de la historia de Egipto, las creencias y prácticas cambiaron constantemente, aunque los temas de la fertilidad, el renacimiento, la muerte y la resurrección se mantuvieron generalmente constantes. Los antiguos egipcios tenían la tendencia a fusionar las nuevas creencias con las antiguas en lugar de sustituirlas. Esta tendencia ha dificultado que los estudiosos modernos comprendan plenamente las antiguas creencias y, aunque se sabe mucho, todavía hay mucho que sigue siendo un misterio.

DiosesSabemos de cientos de dioses y diosas adorados por los antiguos egipcios, ya que sus nombres, personalidades y apariencias han sobrevivido en las obras de arte que dejó la civilización. Muchos de ellos desempeñaban funciones idénticas o similares. Esto se debe tanto a la compleja naturaleza de la religión como a la organización política del Estado. Las zonas locales tenían dioses locales, y cada ciudad o región solía tener sus propias deidades a las que rendir culto. Si una ciudad alcanzaba la prominencia bajo un gobernante o funcionario poderoso, los dioses locales se elevaban junto a ellos. Estos se convirtieron en dioses “estatales”, adorados por los ricos y la élite en los templos. Sin embargo, la población en general seguía adorando también a sus dioses locales. Algunos dioses, por tanto, eran preferidos por ciertas clases de personas, otros sólo se adoraban en ciertas zonas y otros sólo eran prominentes en ciertos periodos. Osiris, dios principal de los muertos y del más allá, suele ser representado como un humano con forma de momia que lleva la corona de atef (una corona blanca flanqueada por plumas de avestruz) y sostiene un báculo y un mayal (signos de realeza y justicia).

Quizá te interese  ¿Qué estado o provincia es Madrid?

Dioses egipcios femeninos

Los dioses que pertenecían al culto oficial eran venerados en templos estatales en todo el país. Sólo unos pocos dioses tenían sus propios templos, pero cada templo tenía también representaciones de un gran número de otros dioses. Cada ciudad grande tenía un dios principal que funcionaba como patrón y representante de la ciudad. Se creía que el dios vivía en el templo de la ciudad, donde formaba una familia con otros dos dioses (normalmente la madre, el padre y el hijo) en la llamada tríada. La tríada representaba todos los poderes divinos del cosmos y funcionaba al mismo tiempo como modelo social. Con su autoridad y fuerza, el dios complementaba la ternura, la belleza y la sabiduría de la diosa, y la unión de estas dos fuerzas cósmicas creaba una nueva vida, representada por el hijo divino, que aseguraba la continuación del mundo y la creación.

La colección egipcia del museo contiene referencias pictóricas y textuales a un gran número de dioses y diosas. A continuación se presenta una lista completa de los dioses a los que se hace referencia en la colección, junto con una breve descripción. La lista también incluye algunos dioses que no se encuentran en la colección pero a los que se hace referencia en este folleto.

Dios egipcio de las aves

El panteón de dioses y diosas egipcios es complejo y confuso. Desde diosas madre y arquitectos de la Tierra hasta deidades de cocodrilos y gatos, la antigua religión egipcia perduró, y se adaptó, durante más de 3.000 años.

Los egipcios creían que Ra surcaba el cielo en una barca cada día (representando la luz del sol) y viajaba por el inframundo por la noche (representando la noche). Se enfrentaba diariamente a Apep, la serpiente celestial, mientras se abría paso por el inframundo.

Quizá te interese  ¿Qué ver alrededor de Málaga?

Dios de la Tierra; padre de las serpientes. Esposo de Nut; padre de Osiris, Isis, Set, Neftis y Horus (el mayor). Se decía que su risa provocaba terremotos. Junto con su esposa Nut, se les representa abarcando la tierra y el cielo.

Es uno de los dioses egipcios más antiguos y duraderos. Según el “mito de Osiris”, era el mayor de los 5 dioses, nacido de Geb y Nut; inicialmente era el Señor de la Tierra, dios de la fertilidad y la vida; fue asesinado por un resentido Set, su hermano menor; resucitó temporalmente por Isis, su hermana-esposa, para concebir a Horus.

¿Cuántos dioses adoraban los egipcios

El dios del sol, Ra, fue el primer faraón del mundo, en los días en que los dioses habitaban Egipto. Cada día, la nave solar dorada de Ra surcaba el cielo, y cada noche viajaba por el mundo subterráneo de la Duat, navegando por el Río de las Tinieblas y luchando contra los monstruos. Los egipcios celebraban cada amanecer, cuando Ra volvía a salir victorioso y hacía que comenzara un nuevo día. Después de muchos siglos, Ra envejeció y se volvió senil, y se retiró a los cielos, cediendo su trono a Osiris.

El dios de la tierra, Geb, fue uno de los primeros dioses en aparecer desde el mar del caos al principio de los tiempos. Aparece como un hombre hecho de tierra, con ríos, bosques y colinas en todo su cuerpo.

Nut era la esposa de Geb, la diosa del cielo. Sí, sabemos que tiene un nombre curioso, pero no era la diosa de los cacahuetes. Aparecía como una mujer con la piel como un cielo estrellado, de color azul oscuro y cubierta de constelaciones. A menudo se la representa extendiéndose sobre Geb, como el cielo se extiende sobre la tierra.