Amenazas para los arrecifes de coral

Los arrecifes de coral, las “selvas del mar”, son algunos de los ecosistemas más biodiversos y productivos de la Tierra. Ocupan menos del uno por ciento del fondo del océano, pero albergan más de una cuarta parte de todas las especies marinas: crustáceos, reptiles, algas, bacterias, hongos y más de 4000 especies de peces tienen su hogar en los arrecifes de coral. Con un valor económico mundial de 375.000 millones de dólares al año, los arrecifes de coral proporcionan alimentos y recursos a más de 500 millones de personas en más de 100 países y territorios. Pero, trágicamente, los arrecifes de coral están en crisis.

Los arrecifes de coral son colonias de animales individuales llamados pólipos, que están relacionados con las anémonas de mar. Los pólipos, que tienen tentáculos para alimentarse de plancton por la noche, albergan zooxantelas, algas simbióticas que viven en sus tejidos y dan al coral su color. El coral proporciona el CO2 y los productos de desecho que las algas necesitan para la fotosíntesis. A su vez, las algas nutren al coral con oxígeno y los productos orgánicos de la fotosíntesis. El coral utiliza estos compuestos para sintetizar carbonato de calcio (piedra caliza) con el que construye su esqueleto: el arrecife de coral.

Consecuencias de la decoloración del coral

Las causas más importantes de la degradación de los arrecifes de coral son el desarrollo costero y la explotación excesiva de sus recursos. La migración hacia las costas ha provocado un fuerte desarrollo en tierra, que a menudo conduce a la destrucción de importantes ecosistemas costeros como los manglares y los lechos de hierbas marinas. La construcción y el desarrollo incontrolados en la costa, por ejemplo, hoteles, fábricas y plantas desalinizadoras, han provocado un aumento de la erosión en tierra y la consiguiente sedimentación en las aguas circundantes. El aumento de los sedimentos en el agua provoca una disminución de la cantidad de luz que penetra en la columna de agua. Una cantidad suficiente de luz es crucial para la supervivencia de los corales y las algas. Las aguas de vertido no tratadas y las escorrentías agrícolas (que contienen, entre otras cosas, pesticidas, herbicidas y fertilizantes) suponen una gran carga para los ciclos de nutrientes en las zonas costeras, lo que puede conducir a la eutrofización (sobrefertilización), la proliferación de algas y el agotamiento del oxígeno.

Quizá te interese  ¿Cuántos kilómetros tiene la costa vasca?

La sobrepesca y el uso de métodos de pesca destructivos han diezmado las poblaciones de peces en los arrecifes y han destruido también sus hábitats. Además, las elevadas temperaturas de la superficie causadas por el cambio climático mundial provocan el blanqueamiento del coral con mayor frecuencia. La acidificación de los océanos (causada por el aumento de las cantidades de CO2 en la atmósfera) tiene efectos adversos en las tasas de crecimiento de los corales, al dificultarles la construcción y el mantenimiento de un esqueleto estable.

Crisis del coral

275 millones de personas dependen directamente de los arrecifes de coral para su vida y sustento, pero el IPCC predice que el 99% de los corales se perderán con 2°C de calentamiento global. La contaminación y la pesca insostenible representan otras amenazas. Los arrecifes tienen más biodiversidad que cualquier otro hábitat marino, pero ahora están más amenazados que nunca. A continuación se explica por qué debemos salvarlos y cómo hacerlo.

Más del 75% de todos los arrecifes de coral del planeta están actualmente amenazados por una combinación de factores de estrés como el cambio climático, la sobrepesca y la pesca destructiva, el desarrollo costero, la contaminación y los daños. A medida que se deterioran, las poblaciones de peces desaparecen, los arrecifes ofrecen menos protección contra las tormentas, son menos atractivos para los turistas y dejan de contribuir a la formación de playas de arena, que son a su vez otra barrera protectora para las costas y un atractivo turístico. La sobrepesca y la contaminación son graves amenazas inmediatas para muchos arrecifes; sin embargo, el cambio climático es ahora la principal preocupación y causará daños irreversibles en los arrecifes de todo el mundo.

Quizá te interese  ¿Qué hacer en Brighton en dos días?

Salvar los arrecifes de coral

Las causas más importantes de la degradación de los arrecifes de coral son el desarrollo costero y la explotación excesiva de sus recursos. La migración hacia las costas ha provocado un fuerte desarrollo en tierra, que a menudo conduce a la destrucción de importantes ecosistemas costeros como los manglares y los lechos de hierbas marinas. La construcción y el desarrollo incontrolados en la costa, por ejemplo, hoteles, fábricas y plantas desalinizadoras, han provocado un aumento de la erosión en tierra y la consiguiente sedimentación en las aguas circundantes. El aumento de los sedimentos en el agua provoca una disminución de la cantidad de luz que penetra en la columna de agua. Una cantidad suficiente de luz es crucial para la supervivencia de los corales y las algas. Las aguas de vertido no tratadas y las escorrentías agrícolas (que contienen, entre otras cosas, pesticidas, herbicidas y fertilizantes) suponen una gran carga para los ciclos de nutrientes en las zonas costeras, lo que puede conducir a la eutrofización (sobrefertilización), la proliferación de algas y el agotamiento del oxígeno.

La sobrepesca y el uso de métodos de pesca destructivos han diezmado las poblaciones de peces en los arrecifes y han destruido también sus hábitats. Además, las elevadas temperaturas de la superficie causadas por el cambio climático mundial provocan el blanqueamiento del coral con mayor frecuencia. La acidificación de los océanos (causada por el aumento de las cantidades de CO2 en la atmósfera) tiene efectos adversos en las tasas de crecimiento de los corales, al dificultarles la construcción y el mantenimiento de un esqueleto estable.

Quizá te interese  ¿Dónde ir a caminar cerca de Barcelona?