Metrópolis madrid

La Gran Vía es una avenida centenaria y emblemática de la ciudad de Madrid y una de sus principales arterias. Fue creada entre 1910 y 1931 para modernizar la ciudad, ya que en ella se construirían los primeros rascacielos de España, procedentes de las corrientes arquitectónicas que llegaban de Estados Unidos en aquella época.

La Gran Vía se diseñó para descongestionar el centro de la ciudad, que era caótico porque estaba formado por un entramado de pequeñas calles. Así, la gran avenida permitiría una mejor circulación, pero fue necesario deshacerse de varias de esas calles para lograrlo.

Podría decirse que la Gran Vía es una extraña fusión entre modernidad y antigüedad porque, durante su construcción, hubo que respetar tres edificios religiosos (la Iglesia de San José, el Real Oratorio del Caballero de las Gracias y la Iglesia de San Francisco de Borja). Así, esta emblemática avenida acabó siendo bastante irregular, dando lugar a un bello conjunto de edificios tan simbólicos y antiguos como modernos.

En la Gran Vía podemos encontrar algunos de los edificios más característicos de Madrid, como el Metrópolis, el Casino, el Cine Callao, el edificio de Telefónica o el Capitolio. Pero no sólo eso, sino que también hay importantes tiendas nuevas de todo tipo, centros comerciales y muchos otros negocios que hacen que la zona sea muy concurrida. La Gran Vía es uno de los lugares de la ciudad donde se puede encontrar de todo, desde cafeterías y restaurantes hasta escuelas de español para extranjeros, como Expanish, uno de los mejores lugares para aprender español en madrid.

Quizá te interese  ¿Que no te puedes perder en León?

Gran via barcelona

Si Madrid es básicamente un “poblachón manchego”, como lo describió el autor costumbrista del siglo XIX Mesonero Romanos, la Gran Vía imprimió glamour a su laberinto de callejuelas y callejones comunes. Desde mediados del siglo XIX crecía la opinión de que debía construirse una avenida que uniera el centro y el noroeste de la ciudad, descongestionando así la Puerta del Sol. Sin embargo, los primeros planos no se aprobaron hasta 1868. El proyecto del arquitecto Carlos Velasco causó tal controversia que ese mismo año se estrenó una ópera cómica titulada La Gran Vía, lo que posiblemente convirtió a la Gran Vía en la primera calle en tener una obra dedicada a ella antes incluso de existir.

Así comenzó la historia de la calle madrileña por la que fluiría la cultura moderna y de masas. En la Gran Vía se instaló Madrid-París (los primeros grandes almacenes de la ciudad) y se crearon grandes compañías de seguros para la floreciente clase media. La calle albergaba una gran cantidad de escaparates de artículos de lujo, de grandes cines, cafés, etc. La bulliciosa vida cotidiana de la Gran Vía siempre reflejó la sociedad contemporánea. Durante la Guerra Civil, la Gran Vía sufrió los bombardeos de la aviación del general Franco (de ahí su apodo de “Callejón de los Obuses”), pero el boom turístico de los años 50 pronto llenó la calle de hoteles y salas de baile. La Gran Vía también absorbió la creciente influencia de la cultura pop norteamericana, como se aprecia en los cafés de estilo americano como el Nebraska y, más tarde, en los años 80, en la legendaria tienda de discos Madrid Rock, ambas ya desaparecidas.

Quizá te interese  ¿Qué ver en el sur de Francia en 3 días?

Compras en Madrid

Tres meses antes de que comenzara la Guerra Civil, la Segunda República Española cambió el nombre de algunas calles por influencia de la izquierda. Las dos primeras partes de la avenida se llamaron Avenida de la C.N.T. Al comenzar la Guerra Civil, la avenida pasó a llamarse Avenida de Rusia debido al apoyo de este país a la República Española, pero pronto se cambiaría su nombre por el de Avenida de la Unión Soviética. Sin embargo, la avenida fue apodada popularmente como Avenida de los obuses debido a los continuos bombardeos de las fuerzas nacionalistas leales a Francisco Franco. El motivo de estos ataques en esta zona era que en esta calle se encuentra el “Edificio de Telefónica”, que por su altura servía a la aviación como punto de referencia durante los bombardeos.

Nada más terminar la guerra, cuando los sublevados entraron en Madrid, rebautizaron la vía con el nombre de Avenida de José Antonio, en honor a una de sus grandes figuras políticas, fundador del partido fascista Falange. No sería hasta 1981, una vez recuperada la democracia en España, cuando el alcalde socialista restauró los nombres de 27 calles y la avenida pasó a llamarse simplemente Gran Vía.

Plaza mayor madrid

Esta panorámica de la manzana representa la calle “Gran Vía” de Madrid, que significa “Gran camino”. Se trata de la fachada norte de la calle, desde la plaza de Callao hasta la plaza “Red de San Luis”, que era un antiguo cruce de caminos. La Gran Vía es una amplia avenida que se cortó en el casco antiguo de Madrid durante la segunda década del siglo XX. Esta parte es la segunda fase de la calle, llamada “El Bulevar”, y se construyó entre 1917 y 1927. En este sector desaparecieron 125 solares y 4 calles, y se modificaron otras 13 calles antiguas para dar cabida al nuevo bulevar.