Soller qué hacer

Port de Soller es un pequeño y pintoresco pueblo de pescadores donde podrá experimentar la diversidad en todos sus sentidos y disfrutar de sus colores en armonía: el azul del mar y el cielo, el verde de la vegetación y las montañas y el marrón de las casas de piedra y el tranvía histórico. Descubra todo lo que necesita saber sobre este encantador pueblo.

Separado del resto de Mallorca por la sierra de Tramuntana, este pequeño pueblo costero es el mayor puerto natural de la costa norte y está situado a unos dos kilómetros de Sóller. Un lugar decisivo para su historia.

Los primeros vestigios históricos del Port de Soller se remontan a 1561, cuando las flotas de piratas turcos y argelinos desembarcaron en la playa de Soller. Fue una batalla en la que los sollerics derrotaron a los piratas y que conmemoran y reviven cada año en la tradicional fiesta de Es Firo.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XVIII cuando el Port de Soller adquirió verdadera prosperidad gracias a la exportación de cítricos. Así, este pequeño puerto se convirtió en un gran punto estratégico entre Mallorca y el resto del continente europeo con una gran afluencia de barcos de mercancías y pasajeros.

Sóller mallorca

En el corazón de la sierra de Tramuntana se escondía un valle que contenía los pueblos de Fornalutx, Biniaraix, Sóller y su puerto. Rebosante de cítricos, su aislamiento dificultaba su desarrollo, ya que el viaje a Palma, a través del Coll de Sóller, era un trayecto empinado y arduo.

Quizá te interese  ¿Dónde bañarse en Cadaqués?

Se aprobó una propuesta para construir un ferrocarril directo Palma-Sóller que pasara por un túnel bajo la Sierra de Tramuntana, y el primer tren en funcionamiento llegó a Sóller el 30 de septiembre de 1911.

Ahora comienza la emoción de los túneles, puentes y viaductos de 5 arcos mientras el tren gira y gira, haciendo una breve parada fotográfica, por encima de la exquisita ciudad de Sóller dominada por el imponente Penyal de Migdia en todo su esplendor.

Qué hacer en Mallorca

El Ferrocarril de Sóller (pronunciación en catalán: [ˌfɛrukəˈril də ˈsoʎə]; inglés: Ferrocarril de Sóller), acrónimo de FS, es un ferrocarril interurbano y el nombre de la empresa que opera las vías electrificadas de vía estrecha de 3 pies (914 mm) que discurren entre las localidades de Sóller y Palma en la isla española de Mallorca (con paradas en varias localidades menores como Bunyola y Son Sardina).

El histórico tren eléctrico recorre una ruta hacia el norte desde la capital a través de la llanura, serpenteando por las montañas y los 13 túneles de la Serra de Tramuntana, para terminar finalmente en la gran estación de ferrocarril de la ciudad norteña de Sóller.

El tren es ahora no sólo un medio de transporte entre estos dos asentamientos clave de Mallorca, sino también una atracción en sí misma, ya que a partir de 2019 transporta a más de 1 millón de pasajeros al año[2] En los precios oficiales que se cobran en la estación, los billetes sencillos de Palma a Sóller o viceversa cuestan 18 euros (2018), y los de vuelta 25 euros. El billete de ida y vuelta desde Palma puede ampliarse con un billete de ida y vuelta en el tranvía de Sóller por 7 euros más, lo que supone un ahorro del 50%, ya que la tarifa del tranvía a bordo es de 7 euros por trayecto.

Quizá te interese  ¿Cuáles son los cuadros más valiosos del mundo?

Trenes en Mallorca

Si se llega con tiempo suficiente, desde el andén, cubierto por una marquesina que ofrece sombra y cobijo al viajero, se pueden contemplar las maniobras de acoplamiento del vagón al resto del convoy, un proceso que, entre los toques de trompeta de los guardias y los graves pitidos de la vieja máquina, se repite a diario desde hace más de un siglo.

También puede visitar la exposición “50 paisajes de Mallorca”, una muestra pictórica que cubre las paredes de un antiguo garaje y que refleja la visión que importantes artistas locales y extranjeros han tenido de la naturaleza de la isla.

Es el momento de iniciar el recorrido. Se suben dos estantes y, ya en el andén del vagón, se accede al interior a través de una puerta de cristal: suelo, paredes y techo de madera lacada; ventanas de guillotina, apliques dorados y asientos de cuero y metal.

El tren de Sóller ha conservado el mismo aspecto desde su inauguración, gracias a los continuos cuidados y al trabajo artesanal que ha recibido a lo largo de los años. Los asientos pueden intercambiar su posición para que el viajero pueda elegir si se sienta frente a sus compañeros de grupo o por separado, según el sentido del viaje. En el vagón de primera clase, los sofás sustituyen a los asientos, haciendo el viaje aún más confortable. Un punto de vigilancia rodante único para contemplar el paisaje mallorquín, con el sabor de la “Belle Époque”.