Prueba de larga duración de Cupra Formentor: La mejor familia

En cuanto pones un pie en la isla te das cuenta de que la energía y las vibraciones son muy diferentes a las de Ibiza. Todo es más relajado, sin grandes discotecas, sin grandes carreteras, sin semáforos, sin siquiera un aeropuerto. Una isla de veinte kilómetros de largo llena de naturaleza y pequeños pueblos con encanto. Y todo ello rodeado de aguas cristalinas que te dejarán sin aliento.

Como no hay mucha red de transporte público, una moto te hará la vida en Formentera mucho más fácil. No sólo llegarás a todos los lugares que te recomendamos visitar, sino que disfrutarás cada minuto de tu conducción admirando el increíble paisaje de Formentera.

Al tratarse de una fiesta Flower Power al aire libre de entrada libre, puede llegar a estar muy concurrida. Es una fiesta al aire libre muy popular, ya que no hay que pagar entrada. Buena suerte si quieres ir al baño o tomar una cerveza en uno de los dos bares de la plaza.

Una buena recomendación es llegar a Illetes lo antes posible porque, en primer lugar, es un parque nacional y el aforo es limitado. Y segundo, descubrir esta playa sin mucha gente es una experiencia que seguramente te dejará sin palabras.

Visitar la isla de Formentera desde Ibiza / Un día en el paraíso

El acceso a Formentera es únicamente por mar, siendo su único punto de entrada y salida el puerto de La Savina. Los ferrys llegan desde Ibiza y varios puertos de la península. Una vez allí, es fácil desplazarse en bicicleta, autobús, scooter o coche, con versiones eléctricas disponibles para la mayoría de estas opciones, lo que ayuda a mantener la isla prístina.

Quizá te interese  ¿Qué hacer en Puerto de Alcudia con niños?

Muchas personas vuelan primero a Ibiza -los taxis y el autobús van directamente al puerto de la ciudad- y luego toman un ferry para cruzar. Si sus planes de viaje exigen pasar la noche en Ibiza, no olvide consultar nuestra oferta de hoteles en Ibiza.

La forma más económica y rápida de llegar a Formentera desde Ibiza es con uno de los ferrys de bajo coste. Estos servicios de ferry le llevan al puerto de Formentera de La Savina desde la ciudad de Ibiza durante todo el año, con Playa d’en Bossa y Figueretas añadidas para los meses de verano (de mayo a septiembre).

Una de las formas más populares y sostenibles de moverse por Formentera es la bicicleta. Se pueden alquilar tanto bicicletas manuales como eléctricas. Compañías de ferrys como Aquabus permiten llevar las bicicletas desde Ibiza de forma gratuita, pero nosotros recomendamos alquilar una en la estación de alquiler de bicicletas Moto Rent Pujols, que encontrará fácilmente al pasar por la terminal de ferrys del puerto de La Savina.

Formentera ibiza

Si hay un destino ideal para pasar unas vacaciones en las Islas Baleares es Formentera, una pequeña isla en el mar Báltico que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999, reúne muchos atractivos, entre ellos el turismo de naturaleza aunque también tiene muchos restaurantes, discotecas y ‘chiringuitos’ para disfrutar. Hay que visitarla para comprobar que la isla de Formentera es realmente un auténtico paraíso natural que tenemos en el Mediterráneo.

Se cree que la única manera de ir a Formentera es cruzar en un pequeño barco desde Ibiza, una isla situada al norte, a sólo media hora en un ferry rápido, pero también se puede llegar en ferry cruzando con su propio coche. Formentera es una isla muy pequeña, de forma alargada, con poco más de 20 kilómetros de distancia de un extremo a otro. Casi completamente plana, la mayor altura se encuentra en los acantilados del Faro de La Mola, con apenas 200 metros de elevación sobre el mar. Son apenas 83 metros cuadrados de superficie rodeados de playas y calas, todo ello en un entorno muy solitario.

Quizá te interese  ¿Cuál es el pico más alto de la península?

Playa de ses illetes Formentera 2018 | vlog de viajes pt. 7

Nada más subir al ferry de Ibiza a Formentera, una sonrisa empieza a dibujarse en tu cara. La travesía solo dura unos 30 minutos, pero ya te estás relajando incluso antes de poner el pie en la más pequeña de las islas Baleares. Enmarcada por idílicas playas de arena blanca y aguas resplandecientes, que pasan suavemente del aguamarina más pálido al turquesa más profundo a medida que ondulan por las bahías, Formentera es un paraíso sensual en el que el estrés cotidiano desaparece.

A pesar de su comprensible popularidad como destino vacacional, la isla está en gran parte sin desarrollar y más del 70% del terreno está protegido. Sólo hay un puñado de grandes hoteles y Es Pujols es el único complejo turístico, e incluso éste es pequeño y discreto. Como parte de los esfuerzos de la isla por mantener un entorno sostenible, el número de coches está estrictamente limitado y se fomenta el uso de motos y vehículos eléctricos. El cuidado del medio ambiente, tanto en tierra como en el mar, es esencial para conservar la belleza natural de la isla.