Medios de comunicación en Alemania

Con cada vez más formas de recibir canales de radio y televisión, los residentes anglófonos de Alemania tienen una gran variedad de opciones. Pueden conectarse a una programación de calidad con relativamente poco gasto y, si están dispuestos a desembolsar un poco más, pues el “cielo” es el límite.

No encontrará mucha, si es que hay alguna, televisión en inglés sin cable, recepción por satélite o conexión a Internet de banda ancha, aunque puede haber algo de radio en inglés por vía terrestre, especialmente en las bases militares estadounidenses o británicas y sus alrededores. Las cosas mejoran un poco si se quiere pagar por un servicio básico de televisión por cable en Alemania, o si ya está incluido en el paquete de alquiler, con lo que suele haber algunos canales de noticias en inglés disponibles, aunque poco en cuanto a entretenimiento general.    Pero si tiene acceso a una antena parabólica o puede instalar una, la oferta es muy amplia, en gran parte gratuita, y es la opción preferida.

Lo primero que hay que comprobar antes de decidir nada es su televisor. El estándar de emisión en Alemania es el “PAL” (B/G), que no es compatible con el “sistema NTSC” norteamericano. Por lo tanto, si tienes un televisor comprado en EE.UU. que no es multisistema capaz de procesar ambos tipos de señal, tendrás que conseguir un televisor PAL/multisistema o un conversor PAL/NTSC. Otra ventaja de tener un multisistema es que suelen ser de doble voltaje y cualquiera que haya tenido que lidiar con transformadores de voltaje sabrá lo valiosa que es esta característica. Un convertidor digital/HD PAL/NTSC de buena calidad puede pedirse en línea por unos 100 dólares. Con algunos productos más baratos puedes encontrarte con problemas de sincronización entre el sonido y la visión.

Quizá te interese  ¿Cómo hacer reservas en restaurantes de Disney?

Canales de televisión por países

En 1935 se inauguró en Berlín el primer servicio regular de televisión del mundo con una emisión en directo. Desde entonces, este medio clave ha pasado por todo tipo de fases diferentes, y no sólo en términos tecnológicos, dice el científico de los medios de comunicación, Lorenz Engell.

Lo interesante de los primeros tiempos de la televisión es el hecho de que la gente tardara tanto en empezar a utilizarla realmente. En 1884, el estudiante Paul Nipkow ya había solicitado la primera patente de televisión, antes de que se presentara la primera solicitud de patente de cine. En la especificación de su patente describía un aparato que denominó “telescopio eléctrico”. El Disco de Nipkow, como se llamaba, era totalmente operativo, pero apenas hubo demanda, por lo que no se puso en marcha hasta décadas después. Fue el 22 de marzo de 1935 cuando la gente empezó a acudir a los llamados salones de televisión durante unas horas al día para ver películas y programas informativos.

Los nazis mostraban las carreras y competiciones en directo en pantallas gigantes. Sin embargo, las emisiones de la televisión pública en aquella época se limitaban a Berlín. Durante la Segunda Guerra Mundial se instalaron televisores en los hospitales militares para los heridos. Sin embargo, no hubo producción en serie de televisores. El final de la Segunda Guerra Mundial supuso el ascenso meteórico del medio televisivo en Estados Unidos. Después de la guerra, la industria eléctrica estadounidense, que tanto había producido para el esfuerzo bélico, tenía ahora una capacidad de producción superior a la demanda. Estas capacidades se invirtieron en la producción en serie de televisores.

Quizá te interese  ¿Qué hacer en el Valle de Tena?

Canales de televisión en todo el mundo

Una de las mejores formas de mejorar la comprensión oral es ver la televisión alemana online. En el lenguaje hablado, la gente utiliza palabras y frases diferentes a las que utiliza por escrito. Utilizan la jerga, se saltan palabras y su pronunciación suele mostrar influencias regionales. Por eso, cuanto más escuches material auténtico, más fácil te resultará entender lo que dice la gente.

Repite las palabras y frases que escuches. No te preocupes, nadie te está mirando. Este ejercicio es estupendo porque el cerebro se acostumbra a nuevas estructuras. No sólo oyes las palabras, sino que las pronuncias y empiezas a prestar atención a los detalles y fragmentos. Así, será mucho más fácil recordar el nuevo vocabulario y utilizar las palabras en situaciones de la vida real.

Otro ejercicio recomendado mientras ves la televisión alemana online es escribir lo que oyes. De este modo, utilizarás tres habilidades diferentes al mismo tiempo: oír, escribir y leer. Cuantos más sentidos utilices en el aprendizaje de idiomas, más parte de tu cerebro participará en la retención de la memoria.

Lista de canales de televisión

La televisión en Alemania comenzó en Berlín el 22 de marzo de 1935, emitiendo durante 90 minutos tres veces por semana. Fue la sede de la primera televisión pública del mundo,[1] llamada Fernsehsender Paul Nipkow. En el año 2000, el mercado televisivo alemán contaba con unos 36,5 millones de hogares, lo que lo convierte en el mayor mercado televisivo de Europa[2]. En la actualidad, el 95% de los hogares alemanes tienen al menos un receptor de televisión[3].

Quizá te interese  ¿Qué tipo de libros debo leer para mejorar mi vocabulario?

En 1948, las fuerzas de ocupación británicas permitieron a la NWDR emitir programas de televisión para la zona británica. Otras redes regionales también empezaron a lanzar la televisión en sus propias zonas. Mientras tanto, la RDA lanza su propio servicio de televisión, Deutscher Fernsehfunk (DFF), basado en el modelo soviético.

En 1954 se inicia una programación regular gracias a la colaboración de todos los miembros de la ARD. Se establecieron los principios básicos en las áreas centrales de entretenimiento, información y esclarecimiento, y las obras de teatro televisivas se desarrollaron como una forma artística específica del medio. Las mejoras en la tecnología y la programación, así como la reducción de los precios, llevaron a un aumento constante de los titulares de licencias, y el número de éstas superó el millón en octubre de 1957.