Recorrido en bicicleta por el sendero Silver Comet

Silver Canyon Road es una carretera estacional de un solo carril que conecta Bishop, CA, con la carretera de alta montaña White Mountain y sube hasta el antiguo bosque de pinos Bristlecone. Lo mejor es recorrerla de este a oeste a última hora de la tarde, hacia el atardecer, para disfrutar de las vistas de la sierra a través del valle de Owens. Esté atento a los borregos cimarrones en las paredes rocosas del cañón. Las 4 millas superiores son empinadas curvas. Ceda el paso al tráfico de subida, y cambie a la 4ª velocidad para controlar la velocidad de bajada. Las 6 millas inferiores tienen numerosos cruces de agua. El camping de Grandview es el más cercano. No se permite acampar, ni aparcar durante la noche, ni encender hogueras en el antiguo bosque de pinos Bristlecone.

Prueba onX Offroad Elite gratis durante una semana, sin compromiso. Accede a miles de pistas de tierra y de motos de nieve de todo el país. Vea sus zonas favoritas en 3D. Envía rutas a tus amigos. Empieza a planear el viaje de tu vida ahora.

Senderismo al Puente Natural de Hurst y al Cañón de Farnsworth

El Cañón del Sil (gallego: Canón do Sil) es un desfiladero en Galicia, España, a lo largo del Sil. Recorre los últimos 50 km antes de que el Sil entre en el Miño. El paisaje está considerado como el más espectacular de Galicia[1].

Quizá te interese  ¿Cuál es la isla griega más barata para viajar?

Las paredes se elevan casi verticalmente hasta 500 m desde el nivel del agua. Debido a la extraordinaria orografía, el clima local difiere de las zonas circundantes y permite el crecimiento de la vegetación mediterránea, como los olivos[2] Los acantilados del río han sido aterrazados para permitir la producción de vides. La producción de vino se inició en esta zona ya en la época romana. La zona se denomina región vinícola de la Ribeira Sacra, y es el único lugar de Galicia que produce más vino tinto que blanco[1].

Fisura de Silfra – El agua más clara del mundo

Llevo más de un año viviendo en el estado de Arizona (más sobre esto en un próximo post), y en ese tiempo he aprendido que realmente no hay nada que supere al Gran Cañón; de hecho, es el Cañón más grande.

Dicho esto, antes de mudarme a Arizona visité lo que podría llamarse el “Gran Cañón de Galicia”, un cañón excavado por el río Sil a su paso por el noroeste de España. Pero mientras que el cañón de Arizona se lleva la palma en cuanto a vistas majestuosas y oportunidades para hacer senderismo, el cañón del río Sil destaca porque forma la columna vertebral de un paisaje cultural llamado la Ribeira Sacra, la “Ribera Sagrada” de Galicia.

Esta región toma su nombre de la plétora de monasterios que se fundaron aquí en la Edad Media en esta parte más aislada de la Península Ibérica. El terreno abrupto y escarpado a ambos lados del río Sil sirvió de escenario perfecto para los ermitaños que huían del caos y los placeres del mundo, aunque los monasterios eremitas se convirtieron rápidamente en centros cenobíticos u orientados a la comunidad cuando se corrió la voz. Finalmente, 18 monasterios florecieron aquí a lo largo del río Sil, dejándonos impresionantes ejemplos de arquitectura románica.

Quizá te interese  ¿Dónde se encuentra Belén y Nazaret?

Stowing the Spare Tire, Jack and Tools after Changing a Flat

If you do the whole route to Barxacova, you will have a fantastic prize: just at the end of the road, among vines and grapevines, you will be able to see the vertex where the river Mao flows into the river Sil. Do not forget that you are in the middle of the Ribera Sacra with vines everywhere.

The place is beautiful and really worth it. The village consists of a few houses, made of stone, some rebuilt and is very quiet. We did not see more than a couple of pilgrims but no one from the village, so do not count on buying water or drink anything there.

We returned by road. You have to climb a steep hill to catch the level that is much higher, but the rest of the way is downhill and in the shade, between beautiful trees that form vaults over the road, so it’s worth it.

Enjoying the countryside with the family, walking and enjoying this spectacular scenery is perfect. You laugh, you get tired, you laugh again and at the end you have the feeling that you have earned your meal and that this time the calories are not going to stick to your fat, which in my case is great.