Emprendimiento al servicio del patrimonio cultural y artístico italiano, el más importante y preciado del que el mundo pueda jactarse. Después del compromiso de Diego Della Valle de limpiar y restaurar el Coliseo, otra realidad empresarial Made in Italy ha garantizado la ayuda para salvaguardar una obra maestra escultórica que ha hecho grande el arte de Italia.

Tras la excelente restauración del Bailarín con platillos, Fassa Bartolo ha decidido continuar la colaboración con Fundación Canova di Possagno (Treviso), dando nueva vida a otra obra del escultor veneciano: las Tres gracias, en exhibición nuevamente al público a partir del 6 de diciembre, en el museo de la Fundación.

La empresa Fassa Bartolo, dedicada a la construcción y la eco-sostenibilidad desde hace más de tres siglos, siempre ha estado muy apegada a los valores artísticos de Italia, de Canova principalmente. El lema “Construir cultura” se adapta bien a esta realidad empresarial en el norte de este país, que cuenta con numerosos patrocinios culturales con el objetivo de proteger el patrimonio artístico y arquitectónico de Belpaese: desde restauraciones hasta bioarquitectura, colaboraciones con el Ayuntamiento de Venecia para salvaguardar la ciudad de la laguna y trabajar codo a codo con el Ayuntamiento de L’Aquila en la reconstrucción del centro de la ciudad después del terremoto de 2009.

Quizá te interese  ¿Qué es Agaete?