La cultura alemana

Alemania siempre ha sido una potencia económica. De hecho, en el último siglo, la economía de Alemania ha sido completamente aniquilada por las guerras mundiales en las que participó. Sin embargo, ha conseguido recuperarse. Hoy en día, Alemania es la mayor economía de Europa. También es el segundo mayor exportador del mundo y la tercera economía. Se trata de una hazaña notable que Alemania ha conseguido en un corto periodo de tiempo. En este artículo analizaremos el sistema alemán para entender la razón de su sorprendente crecimiento.

Alemania es el segundo mayor exportador de bienes del mundo. Está sólo ligeramente por detrás de China. Esta afirmación desconcierta a muchos expertos. La creencia común es que la mano de obra barata es uno de los ingredientes esenciales para convertirse en una economía orientada a la exportación. La economía alemana no tiene mano de obra barata como tal. De hecho, los salarios que se pagan en Alemania son de los más altos del mundo si se comparan con la paridad de poder adquisitivo. Esto se debe a que un trabajador medio en Berlín gana aproximadamente el mismo salario que un trabajador en Nueva York. Sin embargo, el coste de la vida en Berlín es la mitad del de Nueva York. Por tanto, a diferencia de China u Occidente, las empresas alemanas no ganan dinero pagando menos a sus trabajadores. Estos salarios más altos se traducen después en una demanda de mercado que completa el flujo circular de la bulliciosa economía alemana.

PIB de Alemania

El ascenso de Alemania hasta convertirse en una potencia económica mundial -conocido como el “milagro económico alemán” o Wirtschaftswunder- tuvo su origen al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando gran parte del país estaba en ruinas.  Las fuerzas aliadas habían atacado o bombardeado grandes partes de su infraestructura.  La ciudad de Dresde estaba completamente destruida.  La población de Colonia había descendido de 750.000 a 32.000 habitantes.

En resumen, Alemania era un estado arruinado que se enfrentaba a un futuro increíblemente sombrío. Pero en 1989, cuando cayó el Muro de Berlín y Alemania volvió a reunificarse, era la envidia de casi todo el mundo.  Alemania tenía la tercera economía más grande del mundo, sólo por detrás de Japón y Estados Unidos en términos de producto interior bruto (PIB).

Las cifras muestran la historia de una nación en desorden. La producción industrial se redujo en un tercio. El parque de viviendas del país se redujo en un 20%. La producción de alimentos era la mitad de lo que era antes del comienzo de la guerra.  Muchos de los hombres de entre 18 y 35 años -el grupo demográfico que podía hacer el trabajo pesado para reconstruir literalmente el país- habían muerto o estaban lisiados.

Fracasos en Alemania

Hasta principios del siglo XIX, Alemania, una federación de numerosos estados de diferente tamaño y desarrollo, conservaba su carácter preindustrial, en el que el comercio se centraba en torno a una serie de ciudades libres. Tras el amplio desarrollo de la red ferroviaria durante la década de 1840, el rápido crecimiento económico y la modernización desencadenaron el proceso de industrialización[1]. La mayor economía de Europa en 1900, Alemania había establecido una posición primordial en varios sectores clave, como la industria química y la producción de acero[2][3][4] La elevada capacidad de producción, la competitividad permanente y las posteriores políticas proteccionistas que se aplicaron con Estados Unidos y Gran Bretaña fueron características esenciales.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la infraestructura económica del país estaba completamente destruida. Alemania Occidental se embarcó en su programa de reconstrucción con el apoyo financiero proporcionado por el Plan Marshall y, guiada por los principios económicos del Ministro de Economía Ludwig Erhard, se destacó en el milagro económico durante las décadas de 1950 y 1960. Las últimas instalaciones económicas de Alemania Oriental fueron desmanteladas por la fuerza de ocupación soviética como uno de los primeros pasos del plan de reparaciones de guerra[5]. Quedó muy rezagado en términos de nivel de vida, con una contaminación industrial muy elevada, hasta que fue absorbido por Alemania Occidental en 1990 y reconstruido bajo el capitalismo[cita requerida].

Industria alemana

Alemania experimentó un boom económico inmediatamente después de la unificación. Por primera vez, el país era una entidad económica única y se eliminaron los antiguos impedimentos al comercio interior. La cancillería federal publicó un nuevo código comercial y estableció una moneda uniforme. La indemnización que Francia tuvo que pagar a Alemania tras perder la guerra de 1870-71 proporcionó capital para la construcción de ferrocarriles y edificios. Se produjo un boom especulativo, caracterizado por la formación a gran escala de sociedades anónimas y por prácticas de inversión sin escrúpulos. Este periodo de intensa especulación financiera y construcción, llamado por los alemanes el Gruenderzeit (tiempo de los fundadores), terminó con el crack bursátil de 1873.

A pesar del crack y de varios periodos posteriores de depresión económica, la economía alemana creció rápidamente. En 1900 rivalizaba con la economía británica, más consolidada, como la mayor del mundo. La producción alemana de carbón, que en 1880 era un tercio de la británica, se multiplicó por seis en 1913, casi igualando la producción británica de ese año. La producción alemana de acero se multiplicó por más de diez en el mismo periodo, superando con creces la producción británica.