Visit Peru – Arequipa – Monasterio de Santa Catalina 2

Usted puede utilizar esta imagen, hasta 30 días después de la descarga (Período de Evaluación), sólo para su revisión y evaluación interna (maquetas y comps) con el fin de determinar si cumple con los requisitos necesarios para el uso previsto.Esta autorización no le permite hacer ningún uso en materiales o productos finales o ponerla a disposición de terceros para su uso o distribución por cualquier medio. Si al finalizar el Periodo de Evaluación no contrata una licencia de uso, deberá dejar de utilizar la imagen y destruir/borrar cualquier copia de la misma.

Perú 2012: Monasterio de Santa Catalina

Este artículo incluye una lista de referencias, lecturas relacionadas o enlaces externos, pero sus fuentes no están claras porque carece de citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Octubre de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La fundadora del monasterio era una viuda rica, María de Guzmán. La tradición de la época indicaba que el segundo hijo o hija de una familia entraría en una vida de servicio en la Iglesia, y el monasterio sólo aceptaba mujeres de familias españolas de clase alta. Cada familia pagaba una dote en el momento de la admisión de su hija en el monasterio. La dote que se exigía a una mujer que deseaba entrar como monja de coro -indicada por el uso de un velo negro- y que, por tanto, aceptaba el deber del rezo diario del Oficio Divino, era de 2.400 monedas de plata, equivalentes a unos 150.000 dólares (EE.UU.) de hoy. Las monjas también debían traer 25 artículos de la lista, incluyendo una estatua, un cuadro, una lámpara y ropa. Las monjas más ricas podían llevar vajilla fina inglesa y cortinas y alfombras de seda. Aunque era posible que las monjas más pobres entraran en el convento sin pagar una dote, se puede ver en las celdas que la mayoría de las monjas eran muy ricas.

Quizá te interese  ¿Dónde empieza la Selva de Irati?

Monasterio de Santa Catalina, Arequipa, Perú, Sudamérica

El Monasterio de Santa Catalina es sin duda el lugar más intrigante de Arequipa, y es visitado por prácticamente todos los viajeros que se detienen al menos un día en la segunda ciudad más grande de Perú. Fundado en 1579, era frecuentado principalmente por mujeres de la alta sociedad que se retiraban allí con sus sirvientes. Hasta 450 monjas vivían principalmente en pequeñas casas agrupadas en calles.

Nada más pasar la taquilla, un escuadrón de jóvenes sonrientes vestidas con elegantes trajes naranjas y negros tratan de imponer sus servicios como guías, haciendo creer a los visitantes intimidados que su presencia es obligatoria. Como siempre en estas circunstancias, sus discursos calibrados y automáticos a lo largo del recorrido aportan información, pero su afán por llegar al momento de la propina y luego intentar apresar a un nuevo visitante puede no ser apropiado para la fotografía tranquila.

El primer patio se abre a un arco con la palabra silencio en letras grandes, que conduce al noviciado donde las jóvenes aspirantes al convento debían pasar cuatro largos años en silencio y meditación antes de emitir sus votos definitivos. Un largo periodo de prueba para comprobar la solidez de su fe y su capacidad para soportar el aislamiento de la vida de monja.

Castillo Santa Catalina Málaga

En aquella época, era tradición que la segunda hija de una familia acomodada entrara en una vida de servicio a la iglesia. La vida era dura y resultaba ventajoso que un miembro de la familia rezara regularmente por el bienestar de sus parientes. Los hijos mayores solían casarse para crear vínculos con otras familias poderosas y para mantener a los padres en su vejez.

Quizá te interese  ¿Dónde hay nieve en el mundo?

Una familia pagaba el equivalente a 150.000 dólares por la residencia de su hija en el monasterio. También debían aportar el mobiliario y los objetos personales. Las novicias solían llevar a dos sirvientes de la familia a vivir con ellas, a menudo una niñera y una de las cocineras de la familia. Cada apartamento incluía una cocina, un dormitorio y una sala de estar. También había jardines y patios para disfrutar en los terrenos.

Después de aprender las oraciones requeridas, las monjas se dedicaban a coser elaboradas vestimentas para sacerdotes, obispos, cardenales y estatuas religiosas. Algunas de estas obras están expuestas en el monasterio. En una época, unas 150 monjas vivían en el monasterio, apoyadas por casi 300 sirvientes. El mayor inconveniente de esta vida de clausura era que una monja nunca podía salir. Ningún hombre, excepto el obispo, hablaba nunca con las mujeres cara a cara. Los familiares podían visitarlas, pero hablaban a través de unas rejas de madera oscurecidas.