Importancia de la pintura paisajística

Al investigar su próximo proyecto de diseño paisajístico, son muchas las variables que hay que tener en cuenta y puede resultar abrumador. En este artículo pretendemos eliminar todas las distracciones innecesarias y ofrecerle lo esencial. Aunque cada casa es diferente, hay algunas partes integrales en el diseño del paisaje que son vitales para crear un paisaje que estará orgulloso de compartir con sus amigos y familiares. Siga leyendo para saber cómo puede aplicar estas cuatro partes esenciales a su proyecto de diseño paisajístico.

Tanto si emprende su proyecto solo como si trabaja con un contratista de paisajismo, todos los elementos del paisaje de su casa deben complementarse entre sí. Cuando todos los componentes están en sintonía, el atractivo visual del espacio aumenta. Pero cuando los estilos no coinciden y no hay un tema, las cosas pueden parecer desordenadas, desorganizadas o simplemente malas.

Del mismo modo, hay que decidir si el paisaje es simétrico o asimétrico, y esto debe ser una elección intencionada. Aunque la simetría es a veces más fácil de conseguir, ya que basta con dividir el espacio en dos, la asimetría puede ser más creativa e interesante.

Pintura de paisaje tradicional

Un paisaje es el conjunto de características visibles de un terreno, sus formas y su integración con las características naturales o artificiales, a menudo consideradas en términos de su atractivo estético[1] Un paisaje incluye los elementos físicos de formas terrestres definidas geofísicamente, como montañas (cubiertas de hielo), colinas, masas de agua como ríos, lagos, estanques y el mar, elementos vivos de la cubierta terrestre, incluida la vegetación autóctona, elementos humanos que incluyen diferentes formas de uso del suelo, edificios y estructuras, y elementos transitorios como la iluminación y las condiciones meteorológicas. Combinando tanto sus orígenes físicos como el revestimiento cultural de la presencia humana, a menudo creado a lo largo de milenios, los paisajes reflejan una síntesis viva de personas y lugares que es vital para la identidad local y nacional.

Quizá te interese  ¿Qué tiburones hay en Tenerife?

El carácter de un paisaje ayuda a definir la imagen que tienen de sí mismas las personas que lo habitan y el sentido del lugar que diferencia a una región de otras. Es el telón de fondo dinámico de la vida de las personas. El paisaje puede ser tan variado como las tierras de labranza, un parque paisajístico o un espacio natural. La Tierra tiene una gran variedad de paisajes, como los paisajes helados de las regiones polares, los paisajes montañosos, los vastos paisajes áridos de los desiertos, las islas y los paisajes costeros, los paisajes densamente arbolados o boscosos, como los bosques boreales del pasado y las selvas tropicales, y los paisajes agrícolas de las regiones templadas y tropicales. La actividad de modificar las características visibles de una zona de tierra se denomina paisajismo.

Ensayo de pintura de paisaje

La apreciación de la naturaleza por sí misma, y su elección como tema específico para el arte, es un fenómeno relativamente reciente. Hasta el siglo XVII, el paisaje se limitaba al fondo de los retratos o de los cuadros que trataban principalmente de temas religiosos, mitológicos o históricos (pintura de historia). En la actualidad, el paisaje sigue siendo un tema importante en el arte, y muchos artistas utilizan técnicas documentales como el vídeo, la fotografía y los procesos de clasificación para explorar las formas en que nos relacionamos con los lugares en los que vivimos y para registrar el impacto que tenemos sobre la tierra y nuestro entorno.

El paisaje a través de los siglosEn la obra de los pintores del siglo XVII Claude Lorraine y Nicholas Poussin, el fondo paisajístico comenzó a dominar los temas de historia que eran la base ostensible de la obra. Sin embargo, su tratamiento del paisaje era muy estilizado o artificial: intentaban evocar el paisaje de la Grecia y la Roma clásicas y su obra pasó a denominarse paisaje clásico. Al mismo tiempo, los paisajistas holandeses, como Jacob van Ruysdael, desarrollaron una forma mucho más naturalista de pintar el paisaje, basándose en lo que veían a su alrededor.Cuando, también en el siglo XVII, la Academia Francesa clasificó los géneros artísticos, situó el paisaje en cuarto lugar en orden de importancia de entre cinco géneros. Sin embargo, la pintura de paisaje se hizo cada vez más popular a lo largo del siglo XVIII, aunque predominó la idea clásica.

Quizá te interese  ¿Cuál es la mejor ciudad del mundo para vivir 2020?

Paisajista

Si tiene ganas de nuevas vistas, puede disfrutar de un paseo por estos encantadores paisajes. Desde la dichosa tranquilidad de la Abadía de Tintern de Turner, hasta la representación de los pantanos en la tumba del noble egipcio Nebuman hace más de 3.000 años, proporcionan una evasión muy necesaria.

La abadía de Tintern, que se eleva en las orillas del exuberante valle de Wye, en el sur de Gales, sin techo y de forma mágica, ha despertado la imaginación de generaciones. Wordsworth escribió sobre la situación de la abadía del siglo XII en el “silvestre Wye”, bajo “acantilados escarpados y elevados”, y J M W Turner realizó esta magnífica acuarela en torno a 1794 cuando aún era un adolescente. Turner quedó tan impresionado por la forma en que la naturaleza había reclamado la abadía como por su grandeza, y su época de dibujante de arquitectura se hace evidente en este detallado estudio.

Este relieve del palacio de la antigua Asiria muestra los jardines regados por un acueducto construido por el entonces rey Senaquerib. Fechado en el siglo VII a.C., muestra acueductos en un exuberante parque, regado por varios canales que atraviesan el paisaje. El panel habría sido pintado originalmente con ricos colores, recreados aquí. El acueducto, toda una proeza de la ingeniería, se construyó más de 500 años antes de que los romanos empezaran a construir sus acueductos – lea más sobre los antiguos jardines de Asiria aquí.