Cueva de Chauvet

Diecisiete cuevas decoradas del Paleolítico fueron inscritas como ampliación de la Cueva de Altamira, inscrita en 1985. El bien aparecerá ahora en la Lista como Cueva de Altamira y Arte Rupestre Paleolítico del Norte de España. La propiedad representa el apogeo del arte rupestre paleolítico que se desarrolló en toda Europa, desde los Urales hasta la Península Ibérica, entre 35.000 y 11.000 a.C. Debido a sus profundas galerías, aisladas de las influencias climáticas externas, estas cuevas se conservan especialmente bien. Las cuevas están inscritas como obras maestras del genio creativo y como el primer arte realizado por la humanidad. También se inscriben como testimonios excepcionales de una tradición cultural y como ilustraciones destacadas de una etapa significativa de la historia de la humanidad.

La Cueva de Altamira, inscrita en la Lista en 1985, ha recibido un nuevo nombre. Al yacimiento original se añadieron 17 cuevas con pinturas rupestres que datan del Paleolítico. La propiedad representa el apogeo del arte rupestre paleolítico que se desarrolló en toda Europa, desde los Urales hasta la Península Ibérica, entre 35.000 y 11.000 a.C. La conservación de las cuevas es excelente, ya que se encuentran a una profundidad que las protege de las variaciones climáticas. Las cuevas han sido inscritas en la Lista como testimonio único de los poderes creativos del hombre primitivo y de la existencia de una tradición cultural. Son obras maestras del primer tipo de actividad creativa plenamente dominada por el hombre, que contribuyen a una mejor comprensión de un período importante de la historia de la humanidad.

Quizá te interese  ¿Cuándo fue encontrada la tumba de Tutankamón?

Cueva de Altamira pdf

Cueva de AltamiraHoy en día, cuando uno quiere ver obras de arte, va al museo, o quizás a Internet. En cualquier caso, esperamos encontrar arte en lugares accesibles, bien iluminados y abiertos. Estas mismas palabras no se aplican a menudo a las cuevas, pero fue en las oscuras y estrechas cavernas subterráneas donde los primeros humanos pudieron mostrar algunas de sus mejores obras de arte. El arte rupestre nos ha fascinado durante mucho tiempo, pero no siempre hemos tenido una buena idea de lo antigua que era esta tradición. Así fue hasta el descubrimiento de Altamira, una cueva del Paleolítico en Cantabria, España. El sistema de cuevas de Altamira puede parecer oscuro y húmedo desde el exterior, pero si nos adentramos en la oscuridad nos espera una de las mayores y más antiguas galerías de arte de la humanidad.

DescubrimientoEn el siglo XIX, los europeos estaban ocupados debatiendo la edad de sus propias civilizaciones. ¿Qué edad tenía la cultura occidental? ¿Cuándo llegó el ser humano a Europa por primera vez? ¿Cuándo desarrolló la humanidad cosas como el arte? Algunas de estas preguntas tendrían respuesta en 1868, cuando un cazador español llamado Modesto Cubillas descubrió la entrada de una cueva que había quedado cubierta por un terremoto. En el interior, Cubillas se sorprendió al encontrar pinturas rupestres que no se parecían a nada de lo que había oído. Cubillas habló de la cueva a un noble culto de la zona llamado Marcelino Sanz de Sautola. Sanz de Sautola inspeccionó la cueva él mismo en 1875. Tres años después, se enteró de descubrimientos similares en cuevas francesas mientras asistía a la Exposición Universal de París. El español decidió organizar una excavación completa de Altamira, que comenzó en 1879. Sautola publicó sus hallazgos, en los que describía increíbles pinturas rupestres y afirmaba que eran de época prehistórica. La mayoría de la gente de la época creía que esto era simplemente demasiado antiguo y descartó Altamira como algo irrelevante.

Quizá te interese  ¿Cuál es el pueblo más bonito de Alicante?

La pintura más antigua del mundo

La cueva de Altamira, con sus pasajes y cámaras retorcidas, tiene unos 270 metros. El pasaje principal tiene a veces seis metros de altura. Las excavaciones arqueológicas en la cueva han revelado artefactos paleolíticos desde el Gravetense (hace aproximadamente 22.000 años) hasta el Magdaleniense Medio (entre aproximadamente 16.500 y 13.000 años).

La cueva fue habitada por diferentes grupos de personas entre estos dos periodos. La ubicación de la cueva era claramente favorable para la ocupación, con un paisaje de valles y montañas, así como la región costera cercana. Hace unos 13.000 años, un desprendimiento de rocas selló la entrada de la cueva; Altamira permaneció sellada hasta su redescubrimiento en 1868.

Aunque la ocupación humana sólo se produjo en la boca de la cueva, la pintura, el dibujo y el grabado se realizaron en toda la cueva. Los artistas utilizaban ocre y carbón. Al igual que otros artistas del Paleolítico, utilizaron los contornos naturales de las paredes de la cueva para realzar las representaciones policromadas; los contornos pueden haber inspirado una representación particular, o los artistas pueden haber utilizado esta técnica para proporcionar un elemento tridimensional al arte. El arte de Altamira abarca el naturalismo, la abstracción y el simbolismo.

Significado de las pinturas rupestres de Altamira

Ya no recuerdo cuándo vi mi primera reproducción de una pintura rupestre, pero la magia de los animales dinámicos -caballos en carrera, majestuosos rinocerontes, bisontes bellamente representados, leones agazapados y otros- corriendo silenciosamente por las paredes de piedra, cobrando vida sólo cuando había una antorcha encendida, era apasionante.

Quizá te interese  ¿Cómo se llaman las líneas de un campo de fútbol?

Hace cincuenta años, durante una visita a Madrid, tuvimos el privilegio de ver reproducciones parciales de la Cueva de Altamira, situada en la explanada del Museo Arqueológico Nacional. La cueva, descubierta en 1868, está situada en el norte de España, cerca de la ciudad portuaria de Santander, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

El entorno de las cuevas es muy frágil, y la preocupación por la grave degradación de la pintura ha llevado a imponer severas restricciones de entrada. Por ello, se ha creado una réplica de la cueva en el cercano Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira.

Otras cuevas muy conocidas con pinturas y/o grabados extraordinarios son Chauvet -descubierta en 1944, y situada en la garganta del río Ardeche, al norte de Marsella, e incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2014- y Lascaux, descubierta en 1940 en el centro-este de Francia, y Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979. La datación de estas pinturas oscila entre 15.000 y 35.000 años aproximadamente, aunque la cueva de Magura, en Bulgaria, tiene pinturas similares que datan de hace entre 8.000 y 10.000 años.